¿Cuáles fueron los efectos de establecer un salario mínimo en Alemania?
  1. Economía
  2. Laissez faire
Juan Ramón Rallo

Laissez faire

Por

¿Cuáles fueron los efectos de establecer un salario mínimo en Alemania?

Subir el SMI terminó otorgando más cuota de mercado a las grandes empresas: un resultado que casa mal con la defensa que suele hacer Podemos de las pymes frente al Ibex

Foto: Protesta de los sindicados en Barcelona para urgir mejoras laborales. (EFE)
Protesta de los sindicados en Barcelona para urgir mejoras laborales. (EFE)

El 'Quarterly Journal of Economics' acaba de publicar un 'paper' sobre los efectos económicos del establecimiento de un salario mínimo en Alemania: 'Reallocation Effects of the Minimum Wage', de los economistas Christian Dustmann, Attila Lindner, Uta Schönberg, Matthias Umkehrer, Philipp vom Berge. Las conclusiones de esta investigación han hecho las delicias de los economistas de Podemos porque, al parecer, la introducción de un salario mínimo de 8,5 euros por hora en Alemania a partir de 2015 contribuyó a incrementar el salario del 15% de los trabajadores y no tuvo efectos negativos sobre el empleo. Miel sobre hojuelas: aumentar el salario mínimo beneficia netamente a los trabajadores y, por consiguiente, disponemos de más argumentos para seguir aumentándolo en España. No tan rápido.

Primero, la metodología que emplea este artículo es muy similar a la que utilizó la investigación publicada hace pocos meses por el Banco de España y en la que se concluyó que la subida del SMI en nuestro país durante el año 2019 había destruido o dejado de generar hasta 170.000 empleos. Si las conclusiones del artículo sobre la Alemania son sólidas, las del Banco de España también lo serán: allí no destruyó empleo, pero aquí sí.

Foto: Un grupo de personas accede a una oficina del Inem. (EFE) Opinión

Segundo, y vinculado con lo anterior, habría que evitar los paralelismos precipitados entre España y Alemania, pues sus estructuras económica, empresarial y laboral no tienen por qué ser idénticas. Así, de acuerdo con el propio 'paper', la introducción en 2015 del SMI en Alemania supuso un incremento del salario por hora promedio entre los trabajadores afectados del 5,4% y, desde entonces, el salario mínimo alemán ha pasado de 8,5 euros por hora a 9,5: esto es, la subida acumulada del SMI en Alemania —una economía con pleno empleo— entre 2015 y 2021 ha sido del 17,8%... En España —una economía con un desempleo galopante—, lo ha sido del 47,2% (y en este 2021 se quiere volver a incrementar todavía más). Dicho de otra manera, los efectos de un aumento del salario mínimo del 5,4% en 2015 no tienen por qué ser orientativos de los efectos de subir acumulativamente casi un 50% el SMI en nuestro país.

Y tercero, las conclusiones del 'paper' son algo más amplias que meramente decir que no ha habido efectos sobre el empleo. En concreto, ha habido dos repercusiones que merecen consideración.

Foto: La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE) Opinión

Por un lado, la subida del SMI perjudicó a las pymes (sobre todo, a las micropymes) hasta el punto de que el 83% de la subida del SMI se explica porque el empleo se redujo entre las pequeñas compañías y se incrementó entre las grandes. Por consiguiente, subir el SMI termina otorgando más cuota de mercado a las grandes empresas: un resultado que casa mal con la defensa que suele hacer Podemos de las pymes y los autónomos frente al Ibex 35. ¿Por qué se produjo esto? Una posibilidad es que las pequeñas empresas se enfrenten a un mercado laboral competitivo donde, en efecto, subir el SMI implica destrucciones de empleo (mercado laboral competitivo), mientras que, en cambio, las grandes empresas cuenten con poder dentro del mercado laboral para imponer sus condiciones contractuales y la subida del SMI lo único que haga sea recortar ese poder de mercado (mercado laboral monopsónico); en este último caso, el SMI mejoraría la eficiencia en el funcionamiento del mercado laboral de las grandes empresas, pero la empeoraría en el mercado laboral de las pymes. Otra posible explicación es que la subida del SMI aceleró la reestructuración empresarial que habría tenido lugar de todos modos: expulsa a las pymes ineficientes y concentra la actividad en las grandes empresas eficientes.

Foto: La titular de Trabajo, Yolanda Díaz, flanqueada por los representantes de patronal y sindicatos. (EFE) Opinión

Por otro lado, y derivado de este proceso de reestructuración empresarial, la subida del SMI también incrementó los tiempos medios de desplazamiento de los trabajadores poco cualificados: ganaron un 5,4% más por hora…, pero también sufrieron más costes (monetarios y no monetarios) en los desplazamientos. Según los autores, pues, la ganancia neta de los trabajadores fue menor que aquella cuantificada monetariamente por el aumento del SMI (si bien en Alemania los gastos de desplazamiento están fiscalmente bonificados y, por esa vía, tal vez se compensaran esos daños).

En definitiva, en lugar de utilizar esta investigación alemana para orientar el debate político interno a favorecer un nuevo incremento del SMI español, ¿qué tal si el Gobierno se esfuerza por evaluar seriamente los efectos económicos de sus políticas públicas antes de seguir avanzando ciegamente por un camino de desconocido destino?

Banco de España Paro Ibex 35
El redactor recomienda