Es noticia
Recuperación laboral de España: ¿mejor que la del resto de Europa?
  1. Economía
  2. Laissez faire
Juan Ramón Rallo

Laissez faire

Por

Recuperación laboral de España: ¿mejor que la del resto de Europa?

Casi todos los países de nuestro entorno están creciendo lo suficiente como para recuperar los niveles de ocupación previos a la pandemia

Foto: Una mujer aguarda a las puertas de una oficina de empleo en Madrid. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
Una mujer aguarda a las puertas de una oficina de empleo en Madrid. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

España ha recuperado las cifras de empleo previas a la pandemia y encadena 10 meses consecutivos de reducción del paro. Sin duda, se trata de datos muy positivos para nuestro mercado laboral y probablemente mejores que las previsiones más optimistas al inicio del confinamiento, allá por marzo de 2020. La sorpresa, empero, no es exclusiva de España: en general, la mayoría de economías mundiales se están recuperando a un ritmo más acelerado del que se preveía hace dos años y, por tanto, sus mercados laborales también están exhibiendo un mejor comportamiento.

Tanto se ha acelerado el crecimiento económico global que, de hecho, la inflación también se ha disparado muy por encima de aquellos niveles que nadie habría anticipado en 2020: señal inequívoca de que el conjunto del planeta está expandiéndose de manera recalentada y que, durante los próximos trimestres, habrá que ir echándole el freno a tal exuberancia.

Foto: El refuerzo de las plantillas de sanitarios ha sido clave durante la pandemia. (EFE/Manuel Bruque)

De ahí que, más que fijarnos en si estamos creando más o menos empleo de lo habitual —que es evidente que sí, como muchos otros países—, acaso deberíamos fijarnos en cuánto empleo estamos creando comparativamente con nuestros vecinos europeos. Así podremos relativizar la magnitud del éxito laboral español.

En el siguiente gráfico, se exhibe el nivel de empleo durante el tercer trimestre de 2021 respecto al nivel de empleo existente en el cuarto trimestre de 2019 (antes de la pandemia). Es fácil observar que, visto así, el éxito de España es moderado. Nuestro país, sí, ha recuperado el nivel de empleo previo a la pandemia, pero es que otros 14 países europeos también lo han hecho. No en vano, España es la decimoquinta economía europea (de las 22 para las que existen datos comparables del tercer trimestre de 2021) en intensidad de recuperación de la ocupación: solo siete economías lo han hecho peor.

Pero es que, además, el gráfico anterior incluye entre los ocupados a los trabajadores del sector público. No se trata, claro, de que los empleados públicos no trabajen, sino de que su volumen de contratación no tiene por qué estar relacionado con la buena o mala marcha del mercado laboral: las administraciones públicas pueden decidir tirar de chequera para incrementar su personal aun en contextos en los que el sector privado esté destruyendo masivamente empleo (aunque es cierto que, en la actual coyuntura, parte de la contratación pública está al menos justificada por las necesidades extraordinarias de la pandemia). Así que tal vez convenga eliminar del gráfico anterior el empleo de naturaleza pública (o muy estrechamente vinculado al sector público). En particular, el siguiente gráfico muestra el nivel de empleo agregado en el tercer trimestre de 2021 respecto al cuarto de 2019 pero excluyendo del empleo agregado al personal de la Administración, de la educación y de la sanidad:

Como vemos, según esta métrica, España no solo no ha recuperado el nivel de empleo privado prepandemia en el tercer trimestre de 2021 (si bien es probable que sí lo haya hecho en el cuarto: habrá que esperar a los datos de la EPA), sino que empeoramos en nuestra posición relativa (solo seis de los 22 países europeos de los que disponemos datos comparables están experimentando una recuperación menor del empleo).

Sea como fuere, y ocupemos una posición algo más alta o algo más baja en este 'ranking' europeo de recuperación del empleo, lo que sí debería quedar claro es que nuestro perfil de creación de puestos de trabajo no es en absoluto excepcional dentro del continente. Casi todos los países de nuestro entorno están creciendo lo suficiente como para recuperar los niveles de ocupación previos a la pandemia. No deberíamos ni autoengañarnos ni tratar de engañar a los demás.

España ha recuperado las cifras de empleo previas a la pandemia y encadena 10 meses consecutivos de reducción del paro. Sin duda, se trata de datos muy positivos para nuestro mercado laboral y probablemente mejores que las previsiones más optimistas al inicio del confinamiento, allá por marzo de 2020. La sorpresa, empero, no es exclusiva de España: en general, la mayoría de economías mundiales se están recuperando a un ritmo más acelerado del que se preveía hace dos años y, por tanto, sus mercados laborales también están exhibiendo un mejor comportamiento.

Sector público Inflación Pandemia
El redactor recomienda