Ibex 35: Cataluña: y si cae el Ibex... ¿puedo aprovecharlo?. Blogs de Tribuna
así debe reaccionar un inversor

Cataluña: y si cae el Ibex... ¿puedo aprovecharlo?

Las encuestas prevén que no habrá ninguna mayoría, y sí un incremento de votos para Ciudadanos. En cualquier caso, si me ciño a encuestas como las del Brexit, no me fío demasiado

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Nos acercamos al momento clave del fin de año bursátil en España. La mayoría de encuestas prevé que no habrá ninguna mayoría el 21-D, y sí un incremento de votos para Ciudadanos. En cualquier caso, si me ciño a los resultados de algunas encuestas importantes en el pasado (las del Brexit, por ejemplo), no me fío demasiado.

Aunque está claro que sí hay probabilidad de turbulencia en los mercados: tanto si gana el bloque independentista como si hay empate, asistiremos a inestabilidad geopolítica; en el primer caso, por las consecuencias que tendría, y en el segundo porque significaría la no formación de Gobierno.

Una tensión de este tipo se puede traducir en descensos en el Ibex en términos generales, más acentuados en el sector financiero, que está directamente correlacionado con la prima de riesgo. Y esta inestabilidad política, como la vivida después del 'referéndum', podría llevar al índice español a niveles cercanos a 9500.

¿Cómo debo reaccionar como inversor?

Como inversores, tenemos en la cabeza la idea de comprar activos para obtener rentabilidad a través de ellos, por pura revalorización de su valor. Así, cuando el precio del activo que hemos comprado desciende, asumimos que nuestra inversión también lo hará y que hemos incurrido en pérdidas. Pero podemos cubrir esa caída tomando posiciones cortas en el activo que tenemos comprado.

La caída en dicho activo será rendimiento en el caso de tener una posición corta, por lo que neutralizará la pérdida que se producirá en la otra posición, la larga. Cuando hablo de tener una posición larga, puede traducirse en tener una participación de un fondo de inversión, ser propietario de unas acciones, estar comprando futuro o ser poseedor de cualquier activo financiero, en este caso relacionado con la bolsa española.

Como inversores, tenemos la idea de comprar activos para obtener rentabilidad, por pura revalorización de su valor

Tomar posiciones cortas no siempre significa realizar inversiones arriesgadas, sino que los productos que nos permiten beneficiarnos de las caídas del mercado (los llamados derivados) pueden servir para cubrir el riesgo de la cartera. Así los usan muchos gestores de fondos.

Lo que hay que tener claro es que la mayoría de estos productos funciona con apalancamiento, es decir, no tenemos que depositar el 100% de la inversión. Esto implica riesgo, ya que si el mercado va en nuestra contra, podemos perder más dinero del depositado para realizar la operación.

Los 'stop loss' garantizados aseguran la ejecución incluso en un gap de mercado

Esto tiene que gestionarse poniendo siempre órdenes 'stop loss', para acotar el riesgo. Y a ser posible, 'stop loss' garantizados, que aseguran su ejecución incluso en un gap de mercado. (Aquí tiene mayor información sobre cómo se puede aprender a gestionar el riesgo).

Volviendo a Cataluña, la inestabilidad puede hacer caer al Ibex, por lo que una opción para algunos inversores podría ser tomar posiciones cortas en el índice, es decir: vender el CFD del Ibex. Los que escojan hacer esto se beneficiarán de esas caídas (si es que ocurren). Un ejemplo de estas estrategias cortas ocurrió en octubre, cuando las caídas rondaron un 6%.

Grafico del CFD del Ibex en velas diarias, con las caídas de octubre.
Grafico del CFD del Ibex en velas diarias, con las caídas de octubre.

Cierto es que muchos estarán pensando que 'a toro pasado todo son Manoletes', y que es muy difícil que un inversor hubiese entrado corto justo en el momento que comenzó a caer el índice y que después hubiese cerrado la posición justo cuando finalizó la caída. Efectivamente, puede ser que no haya tantos inversores tan visionarios.

Pongamos entonces un ejemplo más real: el inversor entró cuando en velas diarias el índice cerró por debajo de un nivel de soporte importante, la zona en torno a 10.350/10.355, y salió cuando el índice cerró por encima del alto de la vela anterior. Esto representa una estrategia bastante común en este tipo de operaciones y el resultado hubiera sido positivo (3,45% de rentabilidad, como se observa en el gráfico siguiente).

Y esto es aplicable a más de 10.000 activos a los que se puede acceder a través de CFD: índices o acciones, divisas o deuda. En este último caso, ojo con la deuda americana, cuyos precios caerán con las subidas de tipos si estas no se gestionan correctamente. Esas caídas se podrían aprovechar tomando posiciones cortas en los bonos y notas USA.

Por ultimo, no olvidemos que para realizar este tipo de operaciones es imprescindible no lanzarse a la piscina. El que sea inexperto puede hacer todo tipo de pruebas (con tiempo real gratuito) a través de cuentas DEMO, es decir, cuentas con dinero virtual y acceso a los mercados cuyas pérdidas, lógicamente, no son reales.

* Sara Carbonell es 'relationship manager' de CMC Markets Spain.

Tribuna