¿Ha llegado la hora del autoconsumo?
  1. Economía
  2. Tribuna
Tribuna EC10

Tribuna

Por

¿Ha llegado la hora del autoconsumo?

Todavía se siguen oyendo de vez en cuando consignas contra el autoconsumo, consignas que se mueven en la era de la posverdad jugando con la falta de información de la mayoría

placeholder Foto: Estructura solar para autoconsumo. (EFE)
Estructura solar para autoconsumo. (EFE)

En un sector, el fotovoltaico, y en particular en su subsector, el del autoconsumo, donde no estaban sobrados en los últimos años de buenas noticias, se nos empiezan a acumular recientemente las mismas. Su creciente competitividad, demostrada el año pasado cuando se pasó de 55 MW instalados en 2016 sin haberse levantado las barreras económicas y administrativas existentes, demostrando que cuando a un cliente se le presentan los números reales, se evaporan las previsiones de los agoreros sobre el miedo a instalarse plantas fotovoltaicas.

Se continuó con el lanzamiento de un borrador de RD que, después de meses de conversaciones con nuestra asociación (UNEF), incluía una propuesta de mejora de la tramitación administrativa de los proyectos de autoconsumo, aspecto este que se ha convertido en nuestro auténtico cuello de botella. Borrador que confiamos sea mejorado por el actual Gobierno. No tendría sentido que un Gobierno que ha convertido en una de sus prioridades la transición ecológica pusiera barreras a la forma más clara mediante la cual ciudadanos, empresas e instituciones pueden contribuir a esta transición.

placeholder Placa de autoconsumo.
Placa de autoconsumo.

La creación de este ministerio y los anuncios realizados por la titular del mismo, Teresa Ribera, y por el propio presidente del Gobierno en el sentido de eliminar las cargas sobre la energía autoconsumida han sido la siguiente buena noticia. Esperamos que esta intención se transmita en hechos lo antes posible. La urgencia en multiplicar todos los esfuerzos en contra del cambio climático, unida a la dificultad por parte de nuestro país de conseguir los objetivos marcados por la Unión Europea para el año 2020, justifica la urgencia de un real decreto-ley.

Otra ha sido el importante paso dado en la Directiva de Energías Renovables, aprobada estos últimos días, en la cual se reconoce el derecho de los ciudadanos al autoconsumo, se eliminan barreras administrativas y se limita la potencialidad de los estados miembros para introducir barreras económicas. Hay que destacar el cambio producido en el último momento en el Consejo, pasando la delegación de nuestro país de liderar 'el lado oscuro' a liderar las posiciones a favor de las energías renovables. En este sentido, merece la pena mencionar la difícilmente comprensible actitud del Gobierno alemán en su defensa de las cargas a la energía autoconsumida. Por una parte, ha establecido una contribución de los autoconsumidores a la transición energética de 2,7 c/kWh para los domésticos y de 6,7 c/kWh para los industriales, mientras que al mismo tiempo incentiva la realización de estos proyectos con primas de 29,4 c/kWh y 17,2 c/kWh respectivamente.

Foto: La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, a su llegada al Palacio de la Moncloa. (EFE)

Sin embargo, en nuestro país todavía se siguen oyendo de vez en cuando consignas contra el autoconsumo, consignas que se mueven en la era de la posverdad jugando con la falta de información de la mayoría de los ciudadanos. Uno de estos últimos ejemplos ha sido el llamado informe de la comisión de 'expertos' convocada por el anterior Gobierno. En su informe, se entraba en una importante contradicción, por un lado se planteaba la necesidad de alcanzar 8.000 MW de autoconsumo para el año 2030 en España y por otro lado planteaba no eliminar las cargas sobre la energía autoconsumida hasta que no se implementara una reforma sobre el sistema de tarifas que incrementaría el término fijo de las mismas y por tanto desincentivaría la realización de dichos proyectos. Lo curioso es que una de las argumentaciones a favor de este hecho era evitar transferencias de renta regresivas entre los consumidores y los autoconsumidores. Realmente no hay nada más regresivo que un sistema de tarificación eléctrica que tienda a incrementar el coste fijo sobre el variable, penalizando a los ciudadanos que consumen menos, normalmente aquellos con rentas más bajas, sobre los que consumen más. Un sistema tarifario será menos regresivo cuanto más fuerte sea su componente variable, además de ser un mayor incentivo a la eficiencia energética.

En estas argumentaciones se repite que “el autoconsumidor se libra de pagar los costes fijos del sistema”. Realmente, esto no es así: el autoconsumidor paga el mismo término fijo que cualquier otro consumidor y la repercusión de los costes del sistema en función de lo que lo utiliza. Lo que se pretende es que pague incluso por lo que no utiliza.

Foto: El técnico de la empresa Colexon Energy, Gerd Seeloff, comprueba el funcionamiento de varios paneles solares en Alemania. (EFE)

Pero poniendo un poco de matemática para ver la 'gravedad' del tema y si el sistema eléctrico está en peligro por el desarrollo del autoconsumo, veremos que lo que deja de ingresar el sistema eléctrico anualmente por cada 100 MW de autoconsumo instalado al año son aproximadamente 1,65 millones de euros. De acuerdo a nuestras estimaciones de mercado, con un sistema liberalizado el impacto total sobre el sistema estaría en el entorno de los cinco millones de euros, es decir, un 0,02% de los ingresos del mismo. Difícilmente se puede hablar de que el autoconsumo afecta a la sostenibilidad del sistema con estos números. No se trata del huevo, se trata del fuero, evitar la competencia.

Y si utilizamos las matemáticas para analizar la supuesta regresividad del autoconsumo, veremos que el incremento anual que tendría en las facturas de los consumidores estaría en el orden de 6,8 c/año.

Tampoco parece que suponga un importante efecto de transferencia de rentas, pero es que además, si analizamos su efecto completo por el impacto que tiene en la rebaja de precios de mercado y del consiguiente IVA, vemos que cada consumidor se ahorraría 39,7 c/año. Un saldo positivo de 32,9 c, todos ganamos con el autoconsumo.

Confiamos en que el nuevo Gobierno devuelva la racionalidad a este tema permitiendo el desarrollo del autoconsumo, sin incentivos pero tampoco sin barreras.

*José Donoso es director general de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF).

Autoconsumo IVA Competitividad Teresa Ribera Cambio climático Unión Europea