Una fiscalidad verde para la ciudad de Madrid

Desde 2015, trabajamos para que la ciudad de Madrid sea cada vez más verde, y cuente con un aire más limpio y más saludable para sus vecinas y vecinos

Foto: Vista del ahuehuete del madrileño Parque de El Retiro que tiene el honor de ser el árbol de jardín más antiguo de la capital. (EFE)
Vista del ahuehuete del madrileño Parque de El Retiro que tiene el honor de ser el árbol de jardín más antiguo de la capital. (EFE)

El año 2019 sin duda representará un claro punto de inflexión en la mejora de la calidad del aire, el impulso a medios de movilidad urbana sostenible y la rehabilitación energética de la ciudad de Madrid. El compromiso del Ayuntamiento de Madrid es firme y las Ordenanzas Fiscales para 2019 constituyen un claro ejemplo del mismo. En el marco de nuestro Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático, reduciremos las emisiones en nuestra ciudad y contribuiremos al logro de los compromisos adquiridos a nivel internacional en la Agenda de París de lucha contra el cambio climático y la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Porque no hay un plan B. Porque el mensaje que nos llega no deja de ser el mismo: es imperativo generar cambios de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad para limitar el calentamiento global a 1,5ºC y evitar así daños irreversibles en las personas y los ecosistemas, como alertaba hace sólo unos días el Panel Intergubernamental de expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas. Porque todavía hoy, el 91% de la población mundial respira un aire insalubre que es causa de más de 7 millones de muertes anuales, según la Organización Mundial de la Salud.

El pelotón de la Vuelta a España a su paso por el Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)
El pelotón de la Vuelta a España a su paso por el Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)

Y por todo ello, desde 2015, trabajamos para que la ciudad de Madrid sea cada vez más verde, y cuente con un aire más limpio y más saludable para sus vecinas y vecinos. Este es el objetivo de muchas de las medidas que estamos impulsando en materia de movilidad sostenible y lucha contra la contaminación del aire. También de las inversiones que estamos llevando acabo para consumir energía 100% limpia en nuestro Ayuntamiento, tener una flota de vehículos 0 emisiones y mejorar la eficiencia energética de los edificios municipales, incluyendo guarderías, polideportivos, centros de mayores, etc. Un objetivo que impulsamos también a través de ayudas para la rehabilitación energética del parque de viviendas de nuestra ciudad (Plan MA-DRE). Y por supuesto, que debe tener su reflejo en las Ordenanzas Fiscales que aprobamos hoy. Unas Ordenanzas que apuestan decididamente por las energías renovables, la movilidad sostenible y la reducción de emisiones en nuestra ciudad.

En particular, las Ordenanzas Fiscales para el ejercicio 2019 introducen nuevos beneficios fiscales que colocan a Madrid en la vanguardia de la fiscalidad verde, consolidándose así como un referente en el cuidado del medio ambiente, ahora también en el ámbito tributario local. En este sentido, conviene recordar que, según Eurostat, España todavía se encuentra a la cola del resto de países europeos en cuanto a fiscalidad ambiental. En este año mantenemos todas las ayudas fiscales de los años anteriores y además creamos otras nuevas que renuevan y acrecientan nuestra ambición por robustecer la transición ecológica de nuestra ciudad.

En primer lugar, el Ayuntamiento de Madrid reducirá los impuestos de las empresas (bonificación en el IAE) que, en el marco de sus planes de transporte, paguen íntegramente el abono transporte a sus trabajadores. El futuro de Madrid pasa ineludiblemente por un transporte público sostenible y, en la medida de nuestras posibilidades, queremos facilitar lo más posible su uso.

Las Ordenanzas Fiscales para el ejercicio 2019 introducen nuevos beneficios fiscales que colocan a Madrid en la vanguardia de la fiscalidad verde

En segundo lugar, y en línea con los recientes cambios legislativos a favor del autoconsumo compartido y del uso del sol como fuente de energía limpia sin cargos ni peajes, bajaremos el IBI de todos los inmuebles (no solo de los residenciales como se hacía hasta el momento) que instalen sistemas para el aprovechamiento de la energía solar. Se ha establecido la bonificación máxima que permite la ley para los inmuebles residenciales, de forma que en tres ejercicios se podrá llegar hasta el 60% del coste total de la instalación. A partir de 2019, tanto particulares como empresas podrán aprovechar el uso de la energía solar, no sólo para reducir su factura eléctrica sino también su recibo del IBI. Igualmente, prácticamente desaparecerá (bonificación del 95%) el ICIO correspondiente a las obras para la instalación de los paneles solares.

En tercer lugar, seguimos favoreciendo la retirada de los vehículos más contaminantes de nuestras calles, al extender también a las motos la bonificación en el IVTM para los supuestos en que se achatarre el anterior vehículo y se sustituya por uno nuevo con distintivo ambiental C.

En definitiva, se trata de unas ordenanzas alineadas y coherentes con el modelo de ciudad por el que llevamos apostando desde 2015: una ciudad con bajas emisiones y con unos modos de producción y consumo sostenibles que primen el uso de energías limpias, aun cuando esto suponga un esfuerzo en términos de ingresos tributarios. Cuidar nuestro planeta no es solo una buena idea sino una necesidad imperiosa. Nos va la salud en ello.

*Jorge García Castaño es delegado de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios