Las elecciones 'midterm' EEUU y su incierto efecto en los mercados

Una interpretación demasiado precipitada de los comicios nos puede llevar a lecturas erráticas. Dejémoslo reposar, sobre todo porque los resultados no están aún finiquitados

Foto: El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. (Reuters)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. (Reuters)

Distintas y dispares las reacciones e interpretaciones a las elecciones 'midterm' norteamericanas. Todos se ponen medallas: mayoría en el Congreso de los demócratas mientras en el Senado se refuerzan los republicanos. Pero, en realidad, los resultados tienen un significado especial en las elecciones estatales, donde los parlamentos y los gobernadores pueden modificar los distritos.

Si queda algo claro es que Trump es una realidad, aunque puede convertirse en espejismo provocado por la intervención de los rusos u otros en las redes, cuando Muller hable, con un Congreso controlado por los demócratas. Su mensaje es populo/nacionalista y ha calado en una parte del país, concretamente su base. Pero con unos datos económicos impecables, crecimiento por encima del 3%, datos con pleno empleo y mercados en máximos, tampoco el electorado se muestra muy entusiasmado.

Una interpretación demasiado precipitada de los comicios nos puede llevar a lecturas erráticas. Dejémoslo reposar, sobre todo porque los resultados no están todavía finiquitados. Los grandes diarios, 'FT' y 'WSJ', que influyen en la opinión, por ello, se muestran reticentes a hacer apuestas.

Con una política confrontacional y divisiva en lo social, además de algo aparatosa y contradictoria en la aplicación de herramientas económicas —utilizando política expansiva fiscal, bajada de impuestos a los más ricos y subida de tipos en el año octavo de ciclo, aun con presiones inflacionistas—, el escenario de 'hard landing' o aterrizaje brusco empieza a aparecer en las quinielas.

No será una corrección suave acompañada de armas keynesianas amortiguadoras, sino brusca, con mercados desde máximos y los dos déficits, comercial y fiscal, en máximos históricos.

Al resultado de una política ambigua (Trump —hombre de grandes altibajos— y la Fed enfrentados por la política monetaria), se suma el tremendo enfrentamiento con China y México en materia de aranceles y fronteras, y todo ello puede ser desastroso para los mercados, los cuales toleran mejor las correcciones y altos multiplicadores que la volatilidad.

Al resultado de una política ambigua, se suma el enfrentamiento con China y México en materia de aranceles y fronteras, que puede ser desastroso

El petróleo, en mínimos anuales con una corrección muy significativa. Un príncipe aliado al menos cruel, al frente de un país armado hasta los dientes pero que es un gran cliente, que ahora crea pavor. Oro sin dirección, ni dólar ni euro muestran grandes tendencias...

Un octubre, con caídas muy significativas en las bolsas, lideradas por las tecnológicas, tipos al alza y curva de tipos plana que no vaticinan nada bueno para los mercados, aun a pesar de los buenos resultados corporativos, debidos en parte a la masiva reducción de impuestos que repercute a las grandes corporaciones.

Quedaremos atentos a los síntomas de recesión, que a buen seguro será contagiosa. ¡Igual se nos pone cara de tontos a los españoles que no llegamos a ver ni palpar el ciclo expansivo y que vemos el Ibex de 16.000 tan lejos!

*Rafael Salama Falabella es licenciado en Economía e Historia por la Universidad de Tufts (Medford, Massachusetts).

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios