2019 será un año de crecimiento estable

Seguirá habiendo una gran volatilidad, sí, pero (aunque no se descarta para más adelante) no será en este año la temida recesión de la que algunos hablan

Foto: ¿Qué nos depara este 2019?
¿Qué nos depara este 2019?

Claramente, la volatilidad ha definido a los mercados en 2018. No es que haya sido una tendencia nueva, llevamos varios ejercicios observándola; ni una sorpresa para los analistas y economistas de Mirabaud, que ya señalaron que continuaría dándose en sus previsiones de finales de 2017. Pero, aun así, no ha dejado de crear incertidumbre, con efecto directo en las bolsas de todo el mundo, que se han visto inmersas en un bucle de montaña rusa durante todo el ejercicio.

Si un país ha destacado en fortaleza en 2018 ha sido Estados Unidos. Algo que puede ser un arma de doble filo ya que, tras un año récord, es previsible que el crecimiento de los beneficios de las empresas se ralentice. De hecho, podríamos hablar de un frenazo en esos beneficios, que pasarían de más del 20 por ciento obtenido en 2018 al entorno del 8 por ciento en 2019. Beneficios, en cualquier caso.

Esta ralentización se explicaría fundamentalmente por la nula contribución de los cambios en la fiscalidad tras la reforma tributaria aprobada el año pasado y, en segundo lugar, porque el crecimiento de los ingresos no será tan fuerte. Concretamente, el crecimiento económico rondará el 2,5 por ciento en 2019, frente al 3 por ciento en que se ha situado en 2018. Apuntar también en este sentido que tal descenso del crecimiento será, con una alta probabilidad, más acusado durante el segundo semestre.

Por último, consideramos que el crecimiento de los márgenes en Estados Unidos se verá limitado por el aumento de los costes, principalmente salariales. Sin embargo, descartamos un escenario de contracción de los beneficios, que tendría un efecto negativo importante en las valoraciones. Es por todo lo expuesto hasta ahora por lo que en Mirabaud Asset Management seguimos prefiriendo la renta variable estadounidense frente a la bolsa europea, debido principalmente a que la primera goza de unos fundamentales sensiblemente más sólidos.

Elena Villalba es directora general de Mirabaud Asset Management para España, Portugal y Latinoamerica.
Elena Villalba es directora general de Mirabaud Asset Management para España, Portugal y Latinoamerica.

Con respecto a la estrategia de inversión en renta variable, en las últimas semanas hemos optado por continuar con el ajuste progresivo de la asignación sectorial que pusimos en marcha durante el tercer trimestre, por el que estamos dando más peso al sector farmacéutico y a los productores de alimentos y quitándoselo al sector de los materiales básicos.

El pasado mes de noviembre elevamos la exposición al sector de los servicios públicos y la recortamos en el sector de los bienes de equipo. Las revisiones de los beneficios son positivas en los sectores defensivos comparadas con los sectores cíclicos, lo que pone de relieve el temor a una ralentización del crecimiento económico.

Es importante destacar también que las bolsas de los países emergentes destacaron en noviembre debido, principalmente, a la estabilización de sus monedas y al descenso de los tipos de los bonos en Estados Unidos. Tras un año difícil -el índice MSCI World pierde un 12% en el año-, la perspectiva de un acuerdo comercial a largo plazo entre Estados Unidos y China podría servir de catalizador para un rebote, toda vez que los PER están en su nivel más bajo desde 2009. Mantenemos, así, nuestro posicionamiento neutral, con preferencia por Asia.

Estamos a las puertas de un 2019 que seguro viene cargado de retos y oportunidades. Seguirá habiendo una gran volatilidad, sí, pero, según las conclusiones de Gero Jung, economista jefe de Mirabaud Asset Management, y aunque no se descarta para más adelante, no será en este año la temida recesión de la que algunos hablan.

Estamos a las puertas de un 2019 que seguro viene cargado de retos y oportunidades.

Las previsiones de la gestora para España en el año que entra son más que halagüeñas: lo hará mejor que muchos países de la Unión Europea y afrontará una época de crecimiento estable. No en vano, la incertidumbre política en España ha disminuido, la demanda externa ha crecido y no hay signos de desalineación fundamental en el sector inmobiliario, que sigue siendo uno de los pilares de la economía española. Si a esto sumamos el influjo positivo de la situación macro en Brasil, plaza clave de grandes compañías españolas, el Ibex se podría beneficiar llegando posiblemente a los 11.300 puntos, casi un 25% por encima de sus actuales niveles de cotización.

Un contexto positivo en el que, una vez más, desde Mirabaud recomendamos apostar por una gestión cien por cien activa, de alto valor añadido, basada en el análisis compañía por compañía, flexible y con el horizonte puesto en el largo plazo.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios