El agujero de 17.000 millones en las cuentas de 'Antoñita la fantástica'

El déficit se desviará, como mínimo, al 2,3% del PIB, un punto por encima del objetivo, y eso lo acabaremos pagando todos a través de recortes y subidas de impuestos

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero

Pedro Sánchez ha presentado unas cuentas con el objetivo confeso de retrasar las elecciones. Pero lo peor no es que no haya un proyecto detrás de las cuentas, sino que el descuadre de los números es antológico, y eso tiene y tendrá graves consecuencias para la economía si los socios separatistas y populistas de Sánchez le permiten sacarlo adelante. Al final de este año, las administraciones que controla el Gobierno, es decir la Administración General del Estado y la de la Seguridad Social, habrán excedido en más de 17.000 millones de euros la senda de déficit autorizada por las Cortes Generales. Esto supone más del doble del déficit previsto.

Esto nos llevará, como mínimo, al 2,3% de déficit, si la economía no se resiente aún más, las CCAA se ajustan al objetivo del 0,1% de déficit y los ayuntamientos siguen teniendo medio punto de superávit. Si todo esto no se cumple, el déficit se irá completamente de las manos, y eso lo acabaremos pagando todos no sólo a través de recortes y subidas de impuestos, sino también pérdida de crecimiento y empleo por desconfianza en la economía española.

Empecemos por la Seguridad Social, es decir por la garantía de las pensiones de los españoles. La Seguridad Social debería cerrar con un déficit del 0,9%, cerca de 11.000 millones de euros, aunque en la senda de déficit rechazada dos veces, una por el Congreso y otra por el Senado, se permitía a la Seguridad Social cerrar con un déficit del 1,1%, unos 13.000 millones de euros. El propio gobierno de Sánchez prevé exceder con mucho estas dos cifras de déficit, o eso parece. En el propio informe económico-financiero de los Presupuestos (el conocido como libro amarillo) se señala textualmente:

“Para 2019 se ha presupuestado en pasivos financieros 15.164 millones de euros, reflejo de la dotación de préstamos por parte del Estado a la Seguridad Social para equilibrar, presupuestariamente, las cuentas de la Seguridad Social. También en 2019 está previsto, para el equilibrio presupuestario de la Seguridad Social, la utilización del Fondo de Reserva de la Seguridad Social. En este sentido en el estado de ingresos del presupuesto de la Seguridad Social figura como 'Utilización de activos financieros afectos al FRSS y a otros fondos del Sistema' un importe de 3.693 millones de euros.”

Como los ingresos, fundamentalmente las cotizaciones, no serán suficientes para pagar las pensiones, entonces se venderán activos del fondo de reserva por casi 3.700 millones. En estos activos está materializado el superávit de años anteriores, en los que había más ingresos por cotizaciones que gasto en pensiones. Como no basta, la Seguridad Social pedirá un préstamo a diez años al Tesoro, que muy probablemente no devolverá. Entre ambas cuestiones, nos encontramos un déficit, un exceso de gasto sobre ingresos en el ejercicio 2019, de 18.800 millones de euros, unos 8.000 millones por encima de la previsión del propio Gobierno Sánchez.

[Sánchez no reduce el déficit de las pensiones]

Un inciso: el préstamo del Tesoro supone financiar a cargo de impuestos de los ciudadanos el aumento de las pensiones. Ahora bien, si no se ajusta el cupo, este aumento corre a cargo de todos los ciudadanos que no tienen privilegio de estar en un territorio foral. Por supuesto, el PP, el PSOE y Podemos lo que hicieron en el 'cuponazo' fue recortar el cupo que paga el País Vasco, obviar este ajuste, como muchos otros, y blindar esta financiación privilegiada. Solo Ciudadanos presentó enmienda a la totalidad y votó en contra. La próxima vez que vea al PNV exigiendo mayores pensiones, especialmente las más elevadas, en la Comunidad que tiene las pensiones más elevadas de España, piense que esto solo lo pagan los contribuyentes del resto de España.

Nos encontramos un déficit de 18.800 millones de euros, unos 8.000 millones por encima de la previsión del propio Gobierno de Sánchez

El citado libro amarillo, es decir, el gobierno de Sánchez, rebaja esta estimación de Ciudadanos, un desfase de gastos sobre ingresos, de 18.800 millones de euros a… 18.651, en estos términos: “Como consecuencia de los gastos e ingresos no financieros previstos en el Presupuesto de la Seguridad Social para 2019, se deduce un resultado no financiero por importe de -18.651 millones de euros”. Es posible que se vendan las joyas de la abuela, fondo de reserva, por 3.693 millones, y la Seguridad Social se empeñe, pida un préstamo, con el Tesoro por 15.164 millones y tenga finalmente un déficit de 18.651, y no de la suma, que son 18.800 millones, porque haya una pequeña diferencia temporal de tesorería, lo que resulta casi imposible de explicar es cómo, con estas cifras, se pretende dejar el déficit en 11.000 o 13.000 millones. En resumen faltan 8.000 millones en las Seguridad Social.

La 'trampa' del IVA

Otra cuestión inexplicada, y me temo que inexplicable, es el cómputo de un adelanto en caja de unos días en 5.000 millones de euros en el ingreso del IVA por parte de las grandes empresas. Evidentemente, el adelanto en diez días del pago del IVA de las grandes empresas no permite computar 13 meses de IVA en lugar de 12 meses. El año sigue teniendo doce meses para ingresos y gastos, aunque eso no le guste a Pedro Sánchez y María Jesús Montero. Al igual que una empresa que obtiene un anticipo del cobro de una venta, tendrá antes el dinero en caja, pero no habrá vendido más, habrá vendido lo mismo. En el IVA, que es un impuesto sobre las ventas, ocurre exactamente igual: un anticipo no es una venta. Con esto tenemos que la previsión de ingresos de IVA está inflada en 5.000 millones de euros: con un adelanto no se puede financiar el aumento del gasto permanente.

No es la única previsión de ingresos inflada. Tenemos dos nuevos impuestos, transacciones financieras y servicios digitales que acaba de enviar el Gobierno de Sánchez al Congreso, y con los que prevé ingresar más de 2.000 millones de euros. Estos proyectos no estarán aprobados definitivamente antes de julio, y según los propios proyectos no entrarán en vigor hasta tres meses después. Las declaraciones y los ingresos se producirían en el caso del impuesto sobre servicios digitales a trimestre vencido. Eso quiere decir, que como en el IVA, el ingreso del último trimestre se realizaría en enero, y antes no estaría en vigor. Siendo extremadamente optimistas, lo único que puede esperarse, y no se dará, son dos meses, octubre y noviembre, de recaudación de la denominada tasa Tobin, que se ingresa mensualmente: unos 80 millones de euros, no 2.080 millones.

Siendo optimistas, lo único que puede esperarse de los nuevos impuestos es la recaudación de octubre y noviembre de la tasa Tobin

Por otra parte, Sánchez también espera obtener 950 millones de euros de imponer un tipo mínimo del 15% a la base imponible del impuesto de sociedades de las grandes empresas. De nuevo, tampoco se puede esperar que esta subida de impuestos recaude nada. La razón no solo es que las grandes empresas ya pagan un 19 por ciento sobre la base imponible, sino que la propia ley del impuesto tiene todo tipo de límites que impiden que se pague mucho menos. Las grandes empresas tienen deducciones acumuladas que les permiten pagar menos impuestos en el futuro.

Si las grandes empresas no pagan menos es porque normas como el artículo 39 de la ley del impuesto, por ejemplo, impiden que las deducciones absorban ordinariamente más de un 25 por ciento de la cuota íntegra, por muchas deducciones que se tengan. Una gran empresa puede ganar 1000, generar una cuota íntegra de 250, y sobre eso no se podrá deducir más que un 25 por ciento, lo que son 62,5, lo que dejan 187,5 a pagar. Aquí establecer un tipo mínimo del 15 por ciento es irrelevante, porque las grandes empresas ya tienen límites que les obligan a pagar más, por lo que el límite queda bien, pero no recauda nada.

[El Gobierno aprueba la mayor subida del gasto desde Zapatero]

También, el gobierno pretende obtener 828 millones en diversas medidas de lucha contra el fraude. También nos encontramos ante el argumento L'Oreal: "recaudaré más porque yo lo valgo". Aquí ya ni tenemos proyecto de ley, ni se justifica porque estas medidas vayan a tener efecto directo en la recaudación.

Por último, y esto da simplemente vergüenza, Sánchez pretende obtener 339 millones de euros de incrementar el impuesto de patrimonio. Aquí la competencia para subir el impuesto es de la CCAA, ninguna ha expresado su voluntad de hacerlo, y se quedarían ellas con el dinero, no el Estado.

Faltan 8.000 millones de euros en el presupuesto de la Seguridad Social, y los ingresos del Estado están inflados en más de 9.000 millones

En resumen, nos encontramos ante las cuentas de “Antoñita la fantástica”: faltan 8.000 millones de euros en el presupuesto de la Seguridad Social, y los ingresos del Estado están inflados, de forma evidente, en más de 9.000 millones de euros; en total 17.000 millones de euros, un 1,4% más de déficit. Y todavía faltan las enmiendas de los populistas y separatistas, que supondrán como siempre, menos ingresos y más gastos. Eso sí, con semejante descontrol en las cuentas públicas, la partida que primero se recortará serán las inversiones. Esto es injusto, especialmente para los habitantes menos favorecidos por la impresentable distribución de inversiones del sanchismo. Pero sobre todo, el descontrol de las cuentas y la falta de inversiones lastrarán el crecimiento de la economía.

Aunque la ministra de Hacienda decía tener dudas, Ciudadanos presentará enmienda a la totalidad y votará en contra de las cuentas de "Antoñita de la fantástica", que presentan un descuadre, ya, antes de enmiendas, de más de 17.000 millones de euros, y que son muy negativas para la economía española. Los españoles no se merecen estas cuentas, se merecen elecciones y no cuentas de fantasía y claudicación ante los independentistas.

(*)Francisco de la Torre Díaz; diputado de Ciudadanos y presidente de la Comisión de Presupuestos del Congreso. Inspector de Hacienda (SE).

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios