Una nueva regulación para un nuevo escenario

Si la sociedad avanza y nacen nuevas formas de trabajar como los 'riders', ¿por qué no analizamos el trabajo que la gente quiere y reformamos nuestras leyes en consecuencia?

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Las plataformas digitales como Deliveroo han cambiado la forma de pensar de los españoles en relación con la comida que consumen, la manera en que trabajan y la forma en que los restaurantes hacen crecer sus negocios. En la actualidad, desde ciudades y pueblos de todo el país se puede pedir comida a domicilio a cualquier hora del día o de la noche, pudiendo elegir entre miles de restaurantes.

Estas plataformas también han brindado a muchas personas la posibilidad de ser verdaderamente flexibles en su trabajo, eligiendo dónde, cuándo y cuánto tiempo trabajan. Por su parte, y gracias también a este fenómeno, los restaurantes han podido ver crecer su negocio al obtener ingresos adicionales, accediendo a una base de clientes completamente nueva a través de la entrega a domicilio. Los restaurantes han entrado en nuestras casas.

El ritmo al que se han producido todos estos cambios ha sido extraordinario. Deliveroo se lanzó en España hace menos de cuatro años y ya opera en más de 40 ciudades, ofreciendo comida desde unos 5.000 restaurantes gracias a una red de 1.500 'riders' autónomos. Según un informe reciente realizado por los analistas independientes Capital Economics, la actividad de Deliveroo en España contribuyó en el último año con unos 43 millones de euros al PIB nacional y a la generación de 2.100 puestos de trabajo indirectos. Además, el informe concluyó que, si Deliveroo sigue creciendo al mismo ritmo, para 2020 nuestra actividad generará 6.200 empleos adicionales en nuestro país y aportará alrededor de 115 millones de euros a la economía española.

"No se tiene en cuenta que un 'rider' trabaja de media 25 horas a la semana y gana más de 10 € la hora, lo que supone más de 1.000 € al mes"

Pero, mientras las plataformas digitales - y con ellas la sociedad - avanzan dando grandes pasos, el debate en España sobre el futuro de los 'riders' permanece estancado. Necesitamos buscar nuevas soluciones legislativas que puedan beneficiar a miles de personas que optan por el trabajo flexible, más que criticar estas nuevas formas de trabajar sin detenerse a analizar por qué son tan populares. No se tiene en cuenta así a las madres y padres que usan nuestros servicios porque necesitan equilibrar su vida laboral con el cuidado de sus hijos, ni a los trabajadores mal pagados que buscan reforzar los ingresos de su trabajo a tiempo completo, ni a los estudiantes que buscan ganar dinero mientras estudian, entre otros casos. No se tiene en cuenta que un 'rider' trabaja de media 25 horas a la semana y gana más de 10 € la hora, lo que supone más de 1.000 € al mes, algo que está lejos de ser un trabajo precario.

Así, este debate estéril enjuicia el trabajo autónomo sin analizar antes su valor y lleva aparejado el riesgo de que se deje atrás a quienes optan por trabajar de esta forma. En lugar de atender a las demandas de los trabajadores autónomos, de forma que puedan mantener la flexibilidad laboral que desean, se les ignora, agarrándose a argumentos obsoletos. Si la sociedad avanza y nacen nuevas formas de trabajar, ¿por qué no analizamos el trabajo que la gente quiere y reformamos nuestras leyes en consecuencia?

Los 'riders' autónomos de Deliveroo disfrutan de una flexibilidad que hoy en día solo pueden encontrar en España trabajando por cuenta propia. Pueden elegir si quieren trabajar, dónde lo quieren hacer y cuándo, incluso pueden rechazar un trabajo concreto en un determinado momento, pueden terminar de trabajar cuando elijan y pueden trabajar para múltiples compañías simultáneamente cuando lo deseen, algo que es habitual.

"Los restaurantes han obtenido ingresos adicionales, accediendo a una base de clientes nueva a través de la entrega a domicilio"

En otros países de Europa ya se está innovando en este sentido. En Francia, por ejemplo, el Gobierno ha presentado un proyecto de ley que aboga por la creación de una carta de derechos y garantías entre las empresas digitales y los trabajadores autónomos de las plataformas. El propósito de esta carta es permitir que plataformas como Deliveroo ofrezcan beneficios a los trabajadores por cuenta propia sin comprometer su situación laboral.

Deliveroo es la única empresa del sector que paga a los 'riders' un seguro de accidentes y a terceros. Y nos gustaría hacer más, mucho más. Pero, si una plataforma como Deliveroo intentara en España ofrecer beneficios adicionales a los 'riders' autónomos sin una legislación similiar a la propuesta francesa, una resolución judicial podría cambiar la naturaleza de la relación entre la compañía y el 'rider' reclasificándolos como asalariados. Este cambio en su situación laboral significaría que los 'riders' tendrían que trabajar horas fijas, poniendo fin a la flexibilidad que es su principal razón para trabajar con las plataformas digitales.

"Es vital que los políticos actúen en beneficio de los miles y miles de 'riders' que colaboran actualmente con las plataformas digitales"

Desde Deliveroo sabemos que cada país es diferente y que la solución en España puede no ser la misma que la que se ha encontrado en Francia, pero creemos que es vital que los políticos españoles actúen en beneficio de los miles y miles de 'riders' que colaboran actualmente con las plataformas digitales. Nosotros siempre hemos defendido que, desde las plataformas, deberíamos poder ofrecer a nuestros 'riders' más beneficios sin amenazar su flexibilidad laboral. Creemos firmemente que hay una mejor manera de avanzar que beneficie a todos y queremos trabajar de manera constructiva con el Gobierno.

El 28 de abril los españoles eligieron su Gobierno en las elecciones. Este nuevo Gobierno tiene la oportunidad de aprovechar los beneficios económicos y de creación de empleo que brindan estas plataformas digitales buscando soluciones para que los miles de personas que ya trabajan de esta forma puedan disfrutar de la flexibilidad que desean y la seguridad que merecen.

*Gustavo García Brusilovsky, director general de Deliveroo España.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios