La 'tokenización' será el futuro de la economía

Las criptomonedas ganan peso en carteras de inversión: uno de cada tres asesores confirma que sus clientes ya han invertido en criptomonedas y están convencidos de que serán un activo fijo

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.
Autor
Tiempo de lectura4 min

Cada vez avanzamos más hacia un futuro digitalizado. Es imparable y así está ocurriendo en todos los ámbitos, tanto sociales como económicos. No se trata de conceptos abstractos que se materializarán en un futuro por definir, la revolución ya ha empezado: si hace 10 años las mayores empresas del mundo eran grandes grupos industriales, particularmente petroleras, hoy son las grandes firmas tecnológicas las que ocupan ese lugar. La gestión del 'big data' es una realidad en el mundo empresarial y las compañías que se resistan a comprenderlo están llamadas a desaparecer. En definitiva, no hay vuelta atrás en una revolución digital que, por supuesto, también llega al ámbito de la inversión financiera, ya que este camino hacia la digitalización global pasa necesariamente por la 'tokenización', es decir, la conversión de todos los derechos de intercambio de la actividad económica en activos digitales ('tokens'). Los inversores deben, por tanto, prepararse para aprovechar el potencial y las ventajas que puede ofrecer esta gran transformación.

Bastan unos datos para ilustrar lo evidente que es ya esta nueva realidad: en CoinMarketCap están cotizando más de 2.600 criptomonedas diferentes con un valor de mercado aproximado de 269.000 millones de dólares, un volumen equivalente a casi el 25% del PIB de España. Las criptomonedas van ganando peso en las carteras de inversión. Así lo pone de manifiesto el último estudio de opinión realizado entre asesores financieros por eToro: uno de cada tres entrevistados confirma que sus clientes ya han invertido en criptomonedas y están convencidos de que serán un activo fijo en las carteras del futuro.

Seis de cada 10 asesores financieros están seguros de que el futuro de los activos será 'tokenizado'

Pero la 'tokenización' es un paso más allá de las criptomonedas, puesto que los 'tokens' son unidades de valor que no tienen por qué equivaler solo a dinero, sino a cualquier derecho que el emisor de los 'tokens' quiera contemplar. La 'tokenización' es, en definitiva, la conversión de los derechos de propiedad de un activo en un 'token' comercializable dentro del espacio Blockchain (cadena de bloques). Sus posibilidades son infinitas.

No es sorprendente, por tanto, que la mayoría de los asesores financieros consultados (seis de cada 10) estén ya seguros de que el futuro de los activos será 'tokenizado'. Esto representará un nuevo paradigma financiero en el que la mayor parte de la riqueza financiera será transferida mediante protocolos de Blockchain, cuya tecnología mejora la transparencia y reduce la fricción dentro del comercio global.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Retos: regulación, volatilidad y fraude

La trazabilidad que ofrece la tecnología de bloques, universalmente accesible, es además la fuerza disruptora que está cambiando la forma de invertir y que democratizará la inversión en el futuro. Eso sí, aún quedan obstáculos por delante que resolver. Por ejemplo, la falta de regulación, la volatilidad y el temor al fraude son los elementos que más destacan los inversores como frenos en la inversión en criptoactivos.

En este contexto, uno de los conceptos que puede dar un impulso decisivo a esta revolución digital es el 'trading' o inversión social, el desarrollo de una nueva comunidad global de inversores que, en mi opinión, debe ser considerada como una nueva forma de inversión dentro del sistema financiero. La inversión social permite a los usuarios ‘seguir’, es decir, copiar los enfoques de inversión de aquellos inversores de la plataforma que han tenido más éxito de forma completamente transparente.

Por explicarlo de forma simple, se trata del Facebook de la inversión. Los inversores pueden comprar, mantener o vender sus activos de una manera sencilla, así como monitorizar su cartera en tiempo real y realizar transacciones cuando lo deseen con total transparencia.

La inversión social permite a los usuarios copiar los enfoques de inversión de los inversores que han tenido más éxito

La idea detrás del 'trading' social es que el inversor no se sienta solo, que sea capaz de interactuar con personas de todo el mundo y compartir enfoques de inversión, aprovechando la inteligencia colectiva para lograr el éxito en sus inversiones.

Todo ello ayudará a mejorar la cultura financiera de los inversores de a pie, al aumentar la transparencia y permitir compartir sin frenos la información. Así, los inversores podrán ampliar y compartir sus conocimientos sobre los activos de inversión.

Por tanto, es una forma de resolver una de las preocupaciones que más hemos detectado entre los asesores financieros que no incluyen aún en las carteras los criptoactivos debido a la falta de comprensión. No paramos de hablar de la necesidad de educación financiera, la inversión social permitirá hacerla realidad.

* Tali Salomon es directora general para España y Latam de eToro.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios