El mejorable plan de Scholz para culminar la unión bancaria

El titular de Finanzas alemán ha escrito en el 'Financial Times' defendiendo la necesidad de profundizar sobre la unión bancaria, ahora que Londres está a punto de salir

Foto: La canciller alemana, Angela Merkel, junto al titular de Finanzas, Olaf Scholz, en Berlín. (EFE)
La canciller alemana, Angela Merkel, junto al titular de Finanzas, Olaf Scholz, en Berlín. (EFE)

El ministro de Finanzas de Alemania, Olaf Scholz, ha escrito en el Financial Times sobre una “innegable” necesidad de profundizar la unión bancaria de la zona euro. Con Londres a punto de salir, la Unión Europea perderá su mayor ‘hub’ económico y se verá cara a cara con las deficiencias de su arquitectura financiera doméstica.

Y Scholz tiene razón al decir que el euro necesita un seguro de depósitos real, donde un marco común asegure que los primeros 100.000 euros depositados en cualquier banco de la unión monetaria están protegidos. Ahora mismo, el umbral de protección es el mismo en toda la UE, pero cada país es responsable de proveer dicha seguridad. Con las divisiones de la crisis todavía frescas y a mano, los inversores y los ciudadanos tienen razón al desconfiar de esta promesa.

Para los optimistas, es un signo de que la flexibilidad de Alemania ha empezado. Estos observadores celebraron el acuerdo de la eurozona sobre un calendario para preparar una hoja de ruta, solo para empezar el diálogo político. Ahora se pueden consolar con que Scholz no está pidiendo cambios en los tratados europeos, como hizo su predecesor, Wolfgang Schäuble.

Pero la larga lista de ‘caveats’ de Scholz sugiere que Alemania no está del todo lista para arremangarse y ponerse a trabajar. Podría haberse unido a la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, y al del Mecanismo Europeo de Estabilidad, Klaus Regling, al pedir un esfuerzo centrado en la reducción de riesgos y en desarrollar un sistema común. En su lugar, ha incluido el seguro de depósitos como una de las piezas de un gran puzle.

La reducción de riesgos —particularmente, de la cartera de deuda pública de los bancos— es la precondición más relevante, compartida por otros países recelosos de la mutualización del riesgo. La zona euro se separaría de los estándares internacionales al penalizar a los bancos que tienen grandes cantidades de bonos soberanos, pero existen propuestas para hacer esto de forma que pueda funcionar.

Scholz pide además un marco europeo de procedimientos de insolvencia, aplicado en particular a los bancos pequeños que no están cubiertos por el nuevo marco de resolución. Esta es una buena idea, y está empezando a coger tracción, pero será difícil de implementar. En una línea similar, el apoyo de Scholz a un seguro europeo requiere un reaseguro de los sistemas nacionales, algo que para los escépticos no equivale a un sistema verdaderamente continental.

El titular de Finanzas de Alemania, Olaf Scholz. (Reuters)
El titular de Finanzas de Alemania, Olaf Scholz. (Reuters)

Alemania y Francia han trabajado juntos para empezar la 'unión de mercados de capitales', un proyecto que pretende integrar la arquitectura financiera de la UE. Las mejoras en los procedimientos de insolvencias son parte de este marco, al igual que otro amplio abanico de propuestas.

Pero es poco práctico sugerir que el seguro de depósitos debe esperar a esta lista de deberes. Scholz incidió específicamente en los impuestos que pagan las empresas como uno de los elementos que necesita ser arreglado, pidiendo una “tributación uniforme para la banca europea” y ligándola a la tan debatida propuesta de armonizar la base impositiva del impuesto de sociedades.

Es difícil ver cómo una mejor unión bancaria tendría algún efecto en los impuestos que pagan los bancos, por no entrar en la creación de “acuerdos que distorsionen la competencia”. Además, la política tributaria europea se decide por unanimidad y el impuesto de sociedades es un tema notoriamente divisivo. Scholz pide una base común del impuesto de sociedades sin mencionar la “consolidación”, la segunda etapa que no solo fijaría estándares comunes sino que se aseguraría de que los ingresos se repartirían de forma justa.

La unión bancaria ha avanzado enormemente desde su nacimiento en junio de 2012. La supervisión bancaria común y el BCE han sido un notable éxito, cinco años después de su comienzo en noviembre de 2014. En la misma línea, la región ha puesto un marco sólido para gestionar quiebras de bancos, aunque todavía hagan falta algunos refinamientos. El seguro de depósitos es el gran eslabón perdido.

Hay propuestas que podrían satisfacer las demandas de una mayor reducción de riesgo, permitiendo avances hacia un seguro de depósitos común. La plataforma actual de Scholz no es una de ellos.

* Rebecca Christie es investigadora de economía del 'think tank' Bruegel, especializada en la eurozona, regulación financiera y Brexit. Es autora del libro "Salvaguardando el euro", la historia oficial del Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios