Las empresas y los consumidores debemos estar unidos en la lucha contra el Covid-19

No hay opción a la preocupación por un posible desabastecimiento, ya que este no va a ocurrir. Nuestras industrias están sobradamente preparadas para responder al suministro

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

En tiempos de crisis, todos debemos aportar nuestros mejores esfuerzos para ayudar al ciudadano a superarlas. Cuanto mayor es la crisis, mayor debe ser la aportación de todos. Las marcas de alimentación, bebidas, droguería y cuidado personal tenemos muy claro que nuestro sector es crítico y que tenemos un papel muy importante en estos momentos. También tenemos claro que nuestra misión no es otra que servir a los millones de ciudadanos que son nuestros clientes. En estos momentos, somos más necesarios que nunca. Sobre todo si se tiene en cuenta que la demanda de productos de este sector se ha doblado en esta última semana, constituyendo un reto sin precedentes.

Es por eso que todo el sector relacionado con los productos de primera necesidad ha asegurado, al 100%, el suministro en todo el territorio a lo largo y ancho de nuestro país. No hay opción a la preocupación por un posible desabastecimiento, ya que este, sencillamente, no va a ocurrir. Nuestro país y nuestras industrias están sobradamente preparados para responder a las necesidades de suministro de todos los españoles incluso en situaciones excepcionales como esta.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Es hora de ser responsables

La labor de todas las industrias será insuficiente si no se ve acompañada por la de los usuarios y consumidores, que son los protagonistas principales de esta historia, para que todos estemos seguros y nadie tenga problemas.

Como he dicho, el suministro en los supermercados está total y absolutamente garantizado, con lo que no hay un solo motivo para que los ciudadanos perdamos la calma. Es evidente que la necesidad de provisión de alimentos puede hacer que todos actuemos de manera improvisada, pero debemos ser prudentes a la hora de hacer la compra:

1.- Horarios. Muchos españoles suelen acudir al supermercado en horas punta, sobre todo a mediodía y a última hora de la tarde. Sin embargo, quienes estén teletrabajando y puedan disponer de un horario más flexible pueden optar por hacerlo en horas menos congestionadas. De este modo, haremos posible una reposición rápida de alimentos.

2.- Cantidades. Cuando llenemos el carro de la compra, debemos ser cautos: ¿qué cantidad de productos necesitamos? Si normalmente en nuestra compra semanal adquirimos una cantidad determinada de carne, fruta, leche o papel higiénico, ¿por qué ahora va a ser necesario aumentar esa cantidad? Además, comprando las cantidades justas de comida, no solo conseguiremos que no cunda el temor entre nuestros vecinos sino que además haremos bajar la cantidad de productos y alimentos que pueden llegar a caducar fruto de un aprovisionamiento excesivo.

3.- Seguridad. No vamos a terminar antes la compra por correr más. Cuando vayamos al supermercado, debemos hacer una lista previa para ser medianamente ágiles y no entretenernos sin necesidad, pero a la hora de circular y sobre todo de pagar, debemos ser cautos con las medidas de seguridad: si guardamos un metro de distancia con quien tengamos delante y detrás, conseguiremos que esta labor sea mucho más fácil y segura para todos.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Es hora de dar las gracias

En estos momentos, son muchos los agradecimientos que hay que dar. Casi todas las empresas han incrementado su producción, lo cual exige una planificación perfecta de la actividad y del suministro de materias primas. A todos los que hacen que esto sea posible, nos gustaría agradecer el esfuerzo tan importante que están haciendo.

Queremos dar las gracias a todos: a nuestros agricultores, ganaderos y proveedores de todo tipo que están trabajando sin parar para abastecernos con sus materias primas; a nuestros empleados, que trabajan en las líneas de producción, o telemáticamente desde diversos lugares para poder planificar, producir y servir los productos que demandan nuestros consumidores; a nuestros distribuidores y canales de minoristas, que hacen que nuestros productos lleguen a los consumidores; al mundo sanitario, la primera línea en la lucha contra la amenaza más seria que ha tenido el mundo en los últimos años; a todos los servidores sociales, agentes del orden, militares, autoridades, funcionarios y demás servidores públicos que trabajan por el bien de todos; a los consumidores, por seguir confiando en las marcas.

Y, por último, a los autónomos y pymes, que con su esfuerzo y sacrificio contribuyen a que la crisis se supere con orden y, sobre todo, con espíritu de servicio admirable, que renueva nuestra confianza en la bondad del ser humano. Ojalá que mantengamos gran parte de este espíritu cuando pase la crisis.

*Ignacio Larracoechea es presidente de Promarca.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios