Trabajo en remoto y creatividad, hacia un futuro modelo mixto
  1. Economía
  2. Tribuna
Joseph Gelman

Tribuna

Por

Trabajo en remoto y creatividad, hacia un futuro modelo mixto

El trabajo en remoto, más allá de ser una solución para una situación puntual/externa, es una nueva forma de trabajar

placeholder Foto: El teletrabajo como alternativa laboral en tiempos de pandemia. (EFE)
El teletrabajo como alternativa laboral en tiempos de pandemia. (EFE)

Es innegable que el trabajo en remoto tiene bastantes ventajas: minimiza los desplazamientos, reduce costes operativos, ayuda al medio ambiente e impulsa la conciliación de la vida laboral-familiar. Además, ha permitido a muchas empresas mantener la actividad en un periodo complejo, poniendo siempre el bienestar de los empleados primero.

Adicionalmente, el uso de herramientas digitales que ayudan a la deliberación y toma de decisiones ha florecido, y han sido adoptadas durante este periodo con excelentes resultados. Podemos decir que el teletrabajo ha ayudado a que el proceso de toma de decisiones sea más concreto, rápido y ágil. Este ha sido uno de los grandes descubrimientos del periodo de confinamiento, que el trabajo en remoto, más allá de ser una solución para una situación puntual/externa, es una nueva forma de trabajar que tiene ventajas indudables que deben seguir siendo potenciadas cuando se vuelva a la 'normalidad'.

Foto: Una mujer realiza teletrabajo en su casa mientras su hija juega a su lado. (EFE)

Entonces, la pregunta es si luego de que el covid-19 desaparezca debemos seguir impulsando el trabajo en remoto, para quién y en qué situaciones. Una de las grandes interrogantes que habrá que plantearse es el modelo de teletrabajo para personas en proyectos especialmente creativos, donde vemos algunos aspectos clave que deben ser resueltos en modelos mixtos remoto/presencial.

He aquí algunos de los aspectos a definir en este nuevo modelo:

  1. Impulsar el pensamiento divergente: las reuniones en remoto potentes impulsan la eficiencia y la toma de decisiones. La convergencia es importante y beneficiosa, pero para poder innovar es necesario divergir, discutir, profundizar en las ideas e irlas desarrollando en un proceso iterativo que lleva algo de 'caos' implícito. Es probable que no todas las interacciones que requieran divergencia puedan hacerse exclusivamente en remoto.
  2. Buscar inspiración: en innovación, siempre decimos que “el escritorio es pésimo sitio para innovar”. Bueno, pues la mesa del comedor de casa, en la que estoy solo yo, es peor. Hay que potenciar la exposición a fuentes de inspiración requeridas para el proceso creativo, incluida la interacción con otros. Además, el entorno físico y ambiente de trabajo es una señal muy fuerte que no debería perderse por completo, no en vano las empresas más innovadoras invierten en sus espacios.
  3. Construir tribus y relaciones: en parte, el trabajo se ha apalancado en que el grupo ya había establecido su dinámica de relación: se conocen, se tienen confianza, saben cómo trabajar juntos para resolver problemas y generar ideas. Habrá que considerar cómo se incorporan en estas dinámicas nuevas personas que se incorporen a los equipos, para lograr construir tribus potentes que resuelvan problemas complejos.
Foto: Fuente: iStock

Pasado el covid-19, habrá trabajos que requerirán necesariamente presencia física casi total (fábricas, laboratorios, hostelería, etc.). Pero parece impensable perder las ventajas del teletrabajo, por lo que es poco probable que volvamos a cinco días por semana en la oficina. En los sectores en los cuales se ha venido teletrabajando durante la pandemia, habrá que potenciar al máximo el trabajo en remoto, aprovechando los procesos que se han establecido y las herramientas digitales que se han adoptado.

Sin embargo, para esas situaciones específicas en las cuales se requiere resolver problemas complejos de forma creativa, para lo cual es recomendable la interacción física, en ese momento en que el covid-19 haya pasado, habrá que definir un modelo mixto remoto/presencial, ya que, para las fases de inspiración y creación, además de aprovechar las herramientas tecnológicas que hemos descubierto en este periodo, será necesario en ocasiones que los equipos estén juntos, discutan, se inspiren y desarrollen la próxima gran idea.

*Joseph Gelman es experto en innovación y transformación digital.

Conciliación Trabajo