¿Tiene el dedo rápido? Con el borrador de la renta, conténgase
  1. Economía
  2. Tribuna
Colaboradores EC10

Tribuna

Por

¿Tiene el dedo rápido? Con el borrador de la renta, conténgase

Hacienda trabaja con los datos que empresas y organismos le remiten, no contrasta la información para hacer la declaración. Y pueden ocurrir unas cuantas cosas

Foto: Imagen: Pexels
Imagen: Pexels

Llegada esta época del año, la Agencia Tributaria comienza la campaña sobre las rentas obtenidas en el ejercicio anterior. El 7 de abril comienza la campaña del IRPF de 2020 y, como ya es costumbre, Hacienda le hará llegar un borrador que, si le da a aceptar, se convertirá en su declaración. Y cuanto más rápido sea enviando su declaración, más rápido recibirá su devolución (porque doy por sentado que si usted acepta rápido es porque le sale a devolver). Dedo rápido, devolución rápida.

Pero cuidado, que no es oro todo lo que reluce. Hasta el año del covid ya veníamos diciendo que hay que tener mucho cuidado con aceptar el borrador sin verificar los datos. Hacienda trabaja con los datos que empresas y organismos le remiten, no contrasta la información para hacer la declaración. Y pueden ocurrir unas cuantas cosas. La más favorable es que se haya remitido a Hacienda todo lo que a usted le compete y que esté todo bien. A partir de ahí, cualquier otra situación es posible que se produzca, y que alguna o algunas empresas declaren mal sus rentas, sus datos personales o familiares, o que sencillamente no los declaren. Incluso, que usted deje de aplicar algunas deducciones que le incrementarían su devolución.

Y no se crea usted que por haber puesto lo que dice Hacienda es esta la que asume la responsabilidad de los errores, es usted el único responsable de que su declaración sea correcta. Tenga en cuenta que el único que conoce toda la información relevante para su declaración es usted, por lo que es su responsabilidad comunicarla correctamente y de forma íntegra en la declaración del IRPF. Pero cuidado, que puede estar declarando de más o de menos. O puede no estar aplicando deducciones que le corresponden y, en consecuencia, estar pagando de más.

El error medio: 300 euros

En otros ejercicios, los gestores administrativos calculamos que el error medio por aceptar el borrador de la declaración era de 300 euros. Este ejercicio puede ser peor, ya que tiene condiciones especiales. Hay más de 4 millones de personas que han estado, algunas aún están, en ERTE. Estas personas tienen un segundo pagador y esta circunstancia cambia las reglas del juego en cuanto a la obligatoriedad o no de presentar declaración. Adicionalmente, aquellos que han estado o están en ERTE han podido cobrar o no, o han podido cobrar más o menos de lo que les corresponde. Y no siempre la información que le pase el SEPE a Hacienda tiene por qué ser buena.

Pero es que podría ser también que usted cobrara del SEPE después de hacer la declaración y que ni el SEPE ni usted hubieran informado a este de las cantidades que debieron cobrar pero no cobraron. Pues bien, si cobra después de hacer la declaración y no consideró la cantidad cobrada en su declaración, debe hacer una declaración complementaria. Lo sé, lo sé, éramos pocos y...

Quienes hayan estado en ERTE o hayan cobrado el IMV pueden llevarse una sorpresa

Aquellos que cobraron el Ingreso Mínimo Vital, que tengan en cuenta que sí o sí, aunque esté la renta exenta, deben hacer la declaración de la renta. Usted y los miembros, todos, de su unidad de convivientes. Es lo que tiene, le ayudan, pero esto le sirve al Ministerio de Seguridad Social para tener controladas otras rentas que podrían no estar declarándose. Vamos, textualmente, que desincentivan la economía informal. No, no se confunda, no lo digo yo, lo dicen ellos, los del ministerio. A las 150.000 familias que se ‘benefician’ del Ingreso Mínimo Vital las vigila el ojo del Gran Hermano.

Pero hay más. Tenga usted precaución si tuvo que vender participaciones en su fondo de pensiones para comer. O vender acciones u otras participaciones en su fondo de inversión porque no llegaba a final de mes. O si su padre le donó unos miles de euros para salvar esos meses en los que no consiguió que nadie le pagara un euro para alimentar a su familia, o si vendió su casa, o si heredó y tuvo que vender.

* Fernando J. Santiago Ollero es el presidente del Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos.

El redactor recomienda