Es noticia
Menú
Si queremos derrotar a Putin, debemos proteger a los europeos de la onda expansiva de la guerra
  1. Economía
  2. Tribuna
Jonás Fernández

Tribuna

Por

Si queremos derrotar a Putin, debemos proteger a los europeos de la onda expansiva de la guerra

La guerra de Rusia contra Ucrania provocará inevitablemente una grave conmoción económica de magnitud incierta en toda la Unión Europea

Foto: Ursula Von der Leyen en el foro económico de Davos. (EFE/Laurent Gillieron)
Ursula Von der Leyen en el foro económico de Davos. (EFE/Laurent Gillieron)

La guerra de Rusia contra Ucrania provocará inevitablemente una grave conmoción económica de magnitud incierta en toda la Unión Europea. El rápido aumento de los precios de los alimentos y de la energía está afectando a los europeos más vulnerables, agravando la pobreza energética y empeorando sus condiciones de vida.

Las previsiones económicas de la Comisión Europea ilustran claramente el impacto negativo de la guerra en nuestra economía: el crecimiento se está desacelerando significativamente y la inflación ha alcanzado sus niveles más altos, no vistos desde la introducción de la moneda común.

Foto: Desfile de las fuerzas armadas de Austria, en Viena. (Reuters/Leonhard Foeger)

Este panorama nos exige una acción inmediata. Nosotros, los Socialistas y Demócratas, que llevamos mucho tiempo luchando por una Europa más justa, estamos resueltos a encabezar los esfuerzos necesarios para proteger a los ciudadanos europeos y, particularmente, a los más vulnerables, contra la onda expansiva de la guerra.

Se lo debemos a los ucranianos. Si no nos mantenemos fuertes y unidos, no podremos ayudarlos. También se lo debemos a nuestros ciudadanos, a quienes prometimos que defenderíamos nuestros valores. La falta de una respuesta común europea a las crisis financiera y migratoria nos ha enseñado una lección dolorosa: solo los populistas y las fuerzas destructivas sacan partido de la falta de actuación de la UE.

Foto: Un fotograma de 'Tolyatti Adrift'. (Filmin)

Hasta el momento, la Comisión ha optado por hablar de sanciones y la reconstrucción de Ucrania. Se trata, en efecto, de prioridades muy importantes, pero si queremos conservar el apoyo de los europeos, para llevar a cabo estas prioridades y evitar el aumento del populismo, también debemos proteger a los ciudadanos de las repercusiones de la guerra; este es el objetivo de la resolución que el Parlamento Europeo adopto en mayo y que pone sobre la mesa varios objetivos e ideas concretas.

Hacemos un llamamiento a la Comisión Europea y a los estados miembros de la UE para que los tengan en cuenta inmediato y los conviertan en una prioridad.

Mantener las reglas fiscales europeas flexibles

Lo primero que hay que hacer es mantener la máxima flexibilidad en las normas fiscales europeas y durante el tiempo que sea necesario con el fin de permitir una respuesta eficaz a la evolución de la situación económica. Esto es posible gracias a la Cláusula de Escape General, que permite saltarse las reglas fiscales europeas en caso de una recesión económica importante.

La UE introdujo esta cláusula con la reforma presupuestaria de 2011, como respuesta a la crisis financiera. Por el momento, solo se ha activado en marzo de 2020 para permitir que los gobiernos hicieran frente a la pandemia del covid-19.

Foto: IVA (iStock)

Ahora, Europa vuelve a atravesar una dura recesión económica y se enfrenta a grandes incertidumbres. Por ello, vemos la necesidad de ampliar la cláusula a lo largo de 2023. La Comisión tomó la buena decisión de proponer una prórroga de un año de esta cláusula. No obstante, el mero hecho de que algunos Comisarios se mostraran reacios a hacerlo nos alerta de que no todo el mundo ha aprendido las lecciones de las políticas fallidas adoptadas en respuesta a la crisis financiera, ni de las buenas medidas que mantuvieron a flote nuestras economías durante la crisis del covid-19.

Establecer un nuevo paquete de resiliencia

Nuestro grupo también ha trabajado duramente para llamar a la puesta en marcha de un paquete de resiliencia social europeo temporal, con apoyo específico para los europeos más vulnerables de aquí al verano de 2022.

Esta es una situación sin precedentes y, como tal, requiere medidas sin precedentes

Este conjunto de iniciativas incluye la extensión y fortalecimiento del instrumento SURE, diseñado como respuesta a la pandemia del coronavirus, para proteger el empleo. También hemos solicitado fondos adicionales para la Garantía Infantil Europea, con el fin de ayudar a los niños ucranianos, y un mejor apoyo en la recepción e integración de los refugiados en nuestras sociedades.

Para poder debatir todas estas iniciativas, debemos organizar una nueva cumbre social, al estilo de la cumbre de Oporto el año pasado, para acordar nuevas acciones concretas y cumplir los ambiciosos objetivos que definimos entonces. Esta es una situación sin precedentes y, como tal, requiere medidas sin precedentes.

El impuesto sobre las ganancias extraordinarias

Para financiar estas medidas necesarias, no basta con reasignar los fondos existentes, como los 200.000 millones de euros no gastados de los préstamos previstos en el fondo de recuperación y resiliencia. Necesitamos más dinero.

El Instituto Bruegel estima que por cada millón de refugiados necesitamos 10.000 millones de euros al año para apoyarlos y garantizarles unas condiciones de vida dignas, para el acceso a la vivienda, la educación y el mercado laboral.

Sugerimos dos posibles nuevas fuentes para el presupuesto europeo: el tan debatido impuesto a las transacciones financieras y un impuesto a las ganancias inesperadas. Este impuesto establece tasas impositivas más altas para las ganancias inesperadas de las grandes multinacionales, como en el caso del sector energético.

Foto: Trabajadores en una fábrica. (EFE/Enrique García)

Es inaceptable que las personas más desfavorecidas no puedan permitirse el lujo de calentar sus hogares, mientras que las empresas ricas obtienen enormes ganancias como resultado de circunstancias inesperadamente favorables, como son los altos precios de la energía en la actualidad.

Siguiendo la experiencia italiana, donde el gobierno espera recaudar en torno a 11.000 millones de euros este año con un impuesto sobre las ganancias extraordinarias del 25 %, la UE podría recaudar entre 90.000 y 100.000 millones de euros en 2022.

Foto: Foto de recurso de un tendido eléctrico. (Reuters/Francis Mascarenhas)

Esto le permitiría no solo financiar las medidas extraordinarias que Europa necesita para hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la guerra, sino también restablecer cierta justicia social básica. Esto es fundamental si queremos evitar el auge del populismo y mantener el apoyo de todos los ciudadanos a la causa ucraniana.

En conclusión, el Parlamento Europeo, encabezado por los Socialistas y Demócratas, propone un paquete social, sólido y realista para hacer frente a la difícil situación en la que se encuentra la economía europea, como consecuencia de la criminal invasión de Ucrania por parte de Putin. Es el momento de que la Comisión y el Consejo actúen.

*Jonás Fernández. Eurodiputado.

*Pedro Marques. Eurodiputado

La guerra de Rusia contra Ucrania provocará inevitablemente una grave conmoción económica de magnitud incierta en toda la Unión Europea. El rápido aumento de los precios de los alimentos y de la energía está afectando a los europeos más vulnerables, agravando la pobreza energética y empeorando sus condiciones de vida.

Unión Europea Ucrania Vladimir Putin
El redactor recomienda