Es noticia
Menú
Qué es el dinero
  1. Economía
  2. Tribuna
Ramón Casilda Béjar

Tribuna

Por

Qué es el dinero

Es una creación espontánea, cuya función es agilizar el intercambio de mercancías. Es una creación del Estado moderno, quien a su vez determina su valor y su validez

Foto: Una persona paga en el mercado de la plaza de Lugo. (EFE/Cabalar)
Una persona paga en el mercado de la plaza de Lugo. (EFE/Cabalar)

Todos, probablemente, estaríamos de acuerdo en reconocer el 'dinero' un medio, no un fin, sino más bien un instrumento útil, necesario y que no es bueno ni malo, sino susceptible de ser utilizado para bien o para mal, pero ante todo es un instrumento que vamos a tener que utilizar durante toda la vida.

Pero qué es el dinero. Es una creación espontánea, cuya función es agilizar el intercambio de mercancías. Es una creación del Estado moderno, quien a su vez determina su valor y su validez.

Foto: Foto: Getty/David Ramos

Si le preguntamos al hombre de la calle, probablemente se llevará la mano al bolsillo y nos mostrará monedas o billetes, afirmando: "Esto es el dinero". Incluso puede que saque el talonario de cheques o alguna tarjeta de crédito de la cartera, afirmando: "Esto también es dinero". Y es que, efectivamente, todo lo que 'sirve de dinero es dinero'.

El dinero que nos mostraba el hombre de la calle, si bien tenía una forma específica materializada en monedas, billetes, cheques o tarjetas de crédito, en realidad representa una idea. El dinero es básicamente una representación, una abstracción, y en última instancia una idea, como tal susceptible de ser materializada de muchas maneras, algo así como la felicidad, que puede expresarse riendo, saltando, cantando o invitando a los amigos. El dinero ha sido representado de mil formas a lo largo del tiempo.

Foto: Entrevista a Ángel de la Fuente (Fedea). (Fotografías: Ana Beltrán)

En la idea inmaterial del dinero es donde reside su 'esencia'. De hecho, recordemos la famosa controversia que enfrentó durante siglos a los 'metalistas' y 'nominalistas' en torno a la naturaleza del dinero. También los debates parlamentarios sobre la Bank-Charte Act (Ley de la carta bancaria, introducida en 1844 por el Gobierno del primer ministro del Reino Unido Robert Peelen), donde William E. Gladstone, ministro de Hacienda, hacía ver "que las teorías sobre la esencia del dinero han hecho perder la cabeza a más personas que el amor".

Han sido ríos de tinta a lo largo de tantos años, dentro de los que cabría citar a los mejores pensadores de todos los tiempos. Aristóteles, santo Tomás, Oresme, Copérnico, Descartes, Locke, Hume, Smiht o Marx, incluso un maestro de su majestad británica llamado Isaac Newton.

Foto: Billetes de euro, libra y dólar. (EFE/Daniel Irungu)

Todos y cada uno de ellos se interesaron por el fenómeno monetario y trataron por todos los medios de incorporarlo a las nociones de justicia, de equilibrio, de crecimiento, o de explicarlo desde las concepciones más moralistas hasta las más complicadas fórmulas matemáticas.

El dinero podemos decir que es fruto de la mente humana debido a su carácter abstracto e ideal. En este sentido, es un instrumento poderoso que permite al hombre medir y efectuar equivalencias, facilitar los intercambios y la circulación de mercancías, permitiendo distribuir la producción. Por estos motivos está presente —incluso podríamos decir que omnipresente en la existencia humana.

Foto: Manifestantes y fuerzas del orden se enfrentan frente al Parlamento libanés en medio de la sesión para aprobar el presupuesto de este año. Wael Hamzeh / EFE

Keynes propuso a los historiadores ciertas explicaciones basadas en el dinero. Para él, la civilización de Sumer estaría condicionada por el oro de la península arábiga. El esplendor de Atenas, por las minas de plata de Laurión. El Imperio romano, por la dispersión de los tesoros del Imperio persa, y el estancamiento medieval, por la falta de metales preciosos a raíz de las invasiones bárbaras.

"En Dios confiamos", se lee por decisión del presidente Dwight Eisenhower en todas las monedas y billetes de Estados Unidos. La confianza en el dólar se reforzó con los acuerdos de Bretton Woods, que lo fijaron como el rey del sistema monetario y financiero internacional de la posguerra. Hasta hoy, prevalece su reinado. Ni la 'guerra', ni la amenaza de recesión, ni de crisis energética, ni la caída generalizada de las bolsas, ni de los bonos, ni de las criptomonedas impiden que el dólar sea el Dios en quien confiar.

Silencioso, invisible o cuasi invisible, el dinero ejerce un inmenso poder para la organización de las sociedades tanto antiguas como modernas

Pero las monedas tienen dos caras. La otra es que su imparable revalorización frente al resto de monedas tiene consecuencias e impactos no deseados para los países, empresas y ciudadanos. 'The New York Times' lo precisaba con un titular: "El dólar está fuerte. Eso es bueno para EEUU, pero malo para el mundo". La experiencia histórica indica que el dólar caro en general no beneficia al mundo y en particular a las economías emergentes, generalmente endeudadas en dólares, aunque, por otro lado, la devaluación les facilita las exportaciones al mismo EEUU, bajo la lógica de que si los productos y servicios son más baratos, se venderán mejor en el exterior.

Cuando se comprenden a fondo los principios que lo sustentan, el dinero se convierte, quizás, en el medio más poderoso que el hombre puede confiar a su imaginación y su acción. Silencioso, invisible o cuasi invisible, ejerce un inmenso poder, demostrando ser crucial para la organización de las sociedades antiguas y modernas.

Foto: El expresidente de la Reserva Federal Ben Bernanke. (Reuters/Christopher Aluka)

Si bien el concepto de dinero es complejo y, en cierto modo, incluso misterioso, el poder de las economías modernas se puede resumir simplemente comparando un billete de dólar con cualquier otra moneda: euro, libra esterlina, yuan, yen, la conclusión es que a través del dinero pueden explicarse la prosperidad y la decadencia de los países.

Y más importante, si nos preguntamos sobre 'El futuro del dinero y cómo la revolución digital está transformando las monedas y las finanzas', aconsejo a los interesados leer el libro con este mismo título de Eswar S. Prasad, donde despeja toda duda sobre la importancia que he querido trasmitir desde el convencimiento de que son el dinero y los mercados financieros internacionales la clave de bóveda que sostiene la economía de libre mercado. ¿O no?

*Ramón Casilda Béjar. Profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB). Coautor de "Los mercados financieros internacionales". Jorge Malfeito Gaviro (coordinador, 2022): 'Introducción a la economía mundial'. Delta Publicaciones.

Todos, probablemente, estaríamos de acuerdo en reconocer el 'dinero' un medio, no un fin, sino más bien un instrumento útil, necesario y que no es bueno ni malo, sino susceptible de ser utilizado para bien o para mal, pero ante todo es un instrumento que vamos a tener que utilizar durante toda la vida.

Monedas
El redactor recomienda