Es noticia
Menú
El Mundial, a vista de inversor
  1. Economía
  2. Tribuna
Tribuna EC10

Tribuna

Por

El Mundial, a vista de inversor

¿En qué debemos fijarnos y qué lecturas podemos sacar los inversores del Mundial de Fútbol de Qatar 2022?

Foto: Inauguración del mundial de fútbol Qatar 2022. (EFE/Esteban Biba)
Inauguración del mundial de fútbol Qatar 2022. (EFE/Esteban Biba)

Después de no poca polémica, por fin ha echado a rodar el balón en los terrenos de juego en Qatar. Los amantes del deporte rey pasaremos bastante tiempo en las próximas semanas atentos a las pantallas, disfrutando del que probablemente es sea el mayor espectáculo del mundo. Sin embargo, si algo nos caracteriza a los gestores de fondos de inversión es el hábito (que puede resultar tanto virtud como defecto) de intentar buscar en nuestra actividad cotidiana posibles oportunidades que mejoren la rentabilidad de nuestras carteras.

En mi caso particular, dado que me dedico a la gestión de un fondo en el que cerca del 25% está invertido en empresas deportivas, siendo casi la mitad clubes de fútbol cotizados, esta costumbre se vuelve en estos días casi un ejercicio de reflexión obligatorio. ¿En qué debemos fijarnos y qué lecturas podemos sacar los inversores del Mundial de Fútbol de Qatar 2022? Aquí van algunas ideas que pueden servir como guía.

Foto: Aficionados qataríes se hacen pasar por hinchas españoles. (Reuters/Suhaib Salem)

La llegada de nuevos inversores. Quizás la conclusión más evidente que nos llevaremos tras estas semanas de competición es que el fútbol continúa siendo el producto de contenido audiovisual más potente que existe a nivel global. Esto no resulta ninguna novedad, pero, combinado con la llegada en los últimos años de mejores controles financieros y de equipos gestores cada vez más preparados, está haciendo que nuevos inversores hayan aterrizado (o planeen hacerlo) en un sector que hace bien poco estaba vetado. Sobre todo, si se pretendía gestionar de manera racional nuestro patrimonio. Precisamente, la mayor parte de los compradores que están llegando al mundo del fútbol provienen de la región que organiza el presente Mundial (Oriente Medio) o de la que se encargará de la próxima cita dentro de cuatro años (Norteamérica).

La lucha sobre el modelo de negocio. Este aterrizaje masivo de nuevos inversores a un mercado en el que la oferta es casi totalmente inelástica (es prácticamente imposible crear nuevos clubes de fútbol de la nada…), está haciendo que los precios de estos activos se incrementen. Y probablemente esta tendencia pueda ir a más. Ese flujo de dinero, en nuestra opinión, debería de aportar rentabilidades atractivas a los que logren anticiparse y elegir los activos adecuados. Sin embargo, como ya estamos viendo en otros deportes, como el golf o el pádel, no resulta indiferente el perfil de inversor que acabe siendo el dominante, ya que está en juego la sostenibilidad financiera del sector a largo plazo. La buena noticia es que parece que los organismos reguladores, con medidas restrictivas como el endurecimiento del control económico, tienen clara la dirección que quieren tomar para que el crecimiento sea ordenado.

La inversión con impacto social. Si por algo se han caracterizado los meses y semanas previas a este Mundial de Qatar ha sido por la polémica sobre las implicaciones morales y sociales de la elección de esta sede, con la sombra de la sospecha sobre los posibles fallos de gobernanza en la FIFA en el momento de la designación del país organizador. El deporte (y, en concreto, el fútbol) es, probablemente, el mejor lugar común del que disponemos a nivel global para poder generar un impacto positivo en la sociedad a través de la integración, para probar e instaurar tecnologías que mejoren el cuidado del medio ambiente y para promover una gobernanza sana de las instituciones. Es por eso que sorprende la poca atención que, de momento, ha puesto la inversión ESG sobre este sector en particular.

Foto: mapa-estadios-mundial-lavado-cara-qatar

Las infraestructuras como vía de ingresos. Otra cosa que llamará nuestra atención en las próximas semanas será probablemente la enorme inversión en faraónicos estadios construidos específicamente para la cita mundialista. Con una alta probabilidad, muchas de estos lujosos activos quedarán sin uso y desaparecerán después del pitido final del último partido. Muy al contrario, la tendencia en Europa pasa por intentar aprovechar las infraestructuras deportivas de una manera cada vez más continua, eficiente y sostenible. Si se dispone de un espacio capacitado para recibir eventos de empresas, congresos, conciertos o eventos de otros deportes, ¿por qué iban los clubes a limitarse a explotarlos comercialmente solo una vez cada quince días? De esta manera, se abre una vía, ya probada con enorme éxito en Estados Unidos, para aumentar los ingresos a la vez que se diversifica la actividad empresarial del club y se deja de depender en exclusiva de los resultados dentro del terreno de juego.

El ruido contra los fundamentales. Por último, si hay algo que caracteriza a los campeonatos mundiales de fútbol es el enorme ruido mediático, de todo tipo, que generan. Este estruendo alcanza también a los clubes de fútbol cuyas acciones cotizan en bolsa. ¿Se lesionará alguno de sus jugadores más relevantes compitiendo con su selección? ¿O, por el contrario, tendrá una actuación destacada que hará posible venderlo por una jugosa cantidad? Para el inversor a largo plazo, como es nuestro caso, el impacto de estas noticias debería de ser bastante limitado. Sin embargo, puede ser que la cotización de sus acciones experimente a corto plazo movimientos extremos, ya sea al alza o a la baja. El ruido es el gran enemigo del inversor, pudiendo nublar su conocimiento y despistarle de la información realmente importante. Pero también es el gran aliado de aquellos que logran controlar las emociones e imponer la racionalidad en sus análisis, ya que pone sobre la mesa oportunidades extraordinarias que solo se dan cuando el mercado pierde temporalmente la cordura.

*Luis García Álvarez es Gestor del Mapfre AM Behavioral Fund

Después de no poca polémica, por fin ha echado a rodar el balón en los terrenos de juego en Qatar. Los amantes del deporte rey pasaremos bastante tiempo en las próximas semanas atentos a las pantallas, disfrutando del que probablemente es sea el mayor espectáculo del mundo. Sin embargo, si algo nos caracteriza a los gestores de fondos de inversión es el hábito (que puede resultar tanto virtud como defecto) de intentar buscar en nuestra actividad cotidiana posibles oportunidades que mejoren la rentabilidad de nuestras carteras.

Inversores Fondos de Inversión Mundial de Qatar 2022
El redactor recomienda