Chicas, deporte y el Colegio Estudio

La práctica del deporte en la infancia y la adolescencia es una fuente de innumerables ventajas en las etapas posteriores de la vida, especialmente para las mujeres

Foto: Acto promocional del deporte femenino en Toledo. (EFE)
Acto promocional del deporte femenino en Toledo. (EFE)

La semana pasada acudí a la fiesta de fin de curso de mi colegio, el Colegio Estudio, en Valdemarín, en Madrid. Cada año, este colegio prepara un conjunto muy elaborado de actuaciones, bailes, demostraciones gimnásticas, saltos y acrobacias. Tengo que decir que el resultado es espectacular y disfruté muchísimo durante las dos horas que duró el evento.

Creado en 1940, el Colegio Estudio fue el primer colegio de educación mixta en España. Sus fundadoras fueron tres aguerridas mujeres formadas en el Instituto Escuela, Jimena Menéndez-Pidal, Ángeles Gasset y Carmen García del Diestro, que se embarcaron en la aventura de crear un nuevo modelo de enseñanza en las duras condiciones de la posguerra, inspirándose en el sistema pedagógico de la Institución Libre de Enseñanza, fundada en 1876 por Francisco Giner de los Ríos.

Un adelantado a su tiempo, el Colegio Estudio promovió durante la dictadura valores democráticos, la libertad de conciencia y una educación activa por parte del alumno, con un ideario intelectual de corte liberal. Y uno de sus pilares fundamentales fue, y sigue siendo, la educación física y el deporte.

El Colegio Estudio fue fundado por Jimena Menéndez-Pidal, Ángeles Gasset y Carmen García del Diestro, inspiradas por el sistema de la ILE

Ya cuando íbamos a este colegio teníamos dos horas diarias de gimnasia, actividad que hoy día se mantiene con esta frecuencia. No conozco ningún otro colegio que dedique tanto tiempo al deporte. Las clases eran duras, intensas y de gran actividad. Las chicas llevábamos unos pololos muy cortos rojos y camiseta de manga corta, mientras que los chicos llevaban solo un pantalón blanco corto, a pecho descubierto, todos los días del año, así lloviera, tronara o nevara. Además de esta actividad, se practicaba en el Club Deportivo Estudio baloncesto, voleibol y judo (hoy día se practican muchos más). Los equipos de baloncesto han sido tradicionalmente muy destacados, ganando varios años los campeonatos de España, tanto el equipo femenino como el masculino. Hoy día, el colegio tiene 34 equipos federados en este deporte.

El énfasis del Colegio Estudio en el deporte ha sido por igual para los chicos que para las chicas. Correr esos largos 'crosses', subir cuerdas con nudos, arrastrar ruedas de coche, saltar aparatos con trampolín, practicar gimnasia rítmica y deportiva; competir, jugar, fortalecerse y entrenar, se han cultivado en ambos sexos prácticamente de la misma manera. En la fiesta de fin de curso que he comentado al principio, es espectacular ver cómo más de 100 chicos y chicas de Bachillerato realizan infinidad de saltos, acrobacias y piruetas con una destreza, agilidad y facilidad pasmosas. Merece la pena echar un vistazo a los vídeos que ya están disponibles en YouTube aquí y aquí.

Es impresionante, y quizá desconocida, la relevancia del impacto que el deporte tiene en las mujeres jóvenes. Numerosos estudios nos hablan de los efectos de practicar el deporte en las edades tempranas escolares en general y en las chicas en particular, y me gustaría destacar algunos muy interesantes:

  1. Una investigación de 2018 mediante encuesta a 10.000 chicas entre 10 y 18 años en Estados Unidos encontró un correlación positiva entre practicar deporte y mayor confianza personal, mejor imagen del cuerpo, mayor rendimiento académico y mejores relaciones personales ('Girls and Sports Impact Report', 2018, de la NGO Ruling Our Experiences). Este tema es muy relevante porque está comprobado que la confianza de las chicas cae de manera significativa en el paso a la adolescencia. Sin embargo, las chicas que practican deporte muestran una mayor confianza en sí mismas de varios puntos porcentuales más, están más contentas con su forma de ser hasta 11 puntos más y necesitan cambiar su imagen en menor medida, hasta 16 puntos menos. Además, las chicas que practican deporte tienen mejores relaciones con otras chicas, pues declaran tener 10 puntos más de confianza en otras chicas y siete puntos más en cuanto a llevarse bien con otras chicas.
  2. The Women’s Sports Foundation, creada en 1974 por la célebre tenista Billie Jean King, expone los numerosos beneficios de practicar deporte: las chicas que lo practican en Bachillerato tienen menor probabilidad de tener un embarazo no deseado, tienen mejores notas y tienen mayor probabilidad de terminar los estudios que aquellas que no lo practican. Las chicas y mujeres que practican deporte tienen mayores niveles de confianza, autoestima y menores niveles de depresión.

  3. Sigamos. Otro estudio encontró que los estudiantes que habían practicado deporte con asiduidad en el Bachillerato tienen carreras profesionales de mayor estatus e incluso ganan más sueldo que aquellos que no practican deporte, entre un 5% y un 15% más (Kniffin, Wansink & Shimizu, Cornell University, US, 2014).

  4. Un último dato. Uno de los aspectos que más tienen en común los CEO es que han practicado deporte cuando eran jóvenes o pequeños (A. Hess, 'If you want to be a CEO later, play sports now', MakeIt, 2017). Pero lo interesante es que, según un estudio de E&Y, es más común aún para las ejecutivas haber practicado deportes. En su encuesta a 821 altas ejecutivas, EY encontró que un 90% de estas mujeres había practicado deportes. Y si estas mujeres estaban en el comité de dirección, este porcentaje llegaba al 96%.

¿Cuál es el fundamento de estos hallazgos? Pues el hecho de que la práctica del deporte en equipo es uno de los entornos socio-culturales más importantes de aprendizaje de comportamientos, que después desarrollamos en el entorno de trabajo. Practicando deportes se aprende a trabajar en equipo, a ponerse objetivos, a desarrollar disciplina y esfuerzo y buscar la excelencia en el rendimiento, así como otros comportamientos orientados al logro, habilidades que son fundamentales después en el entorno de trabajo.

Con el deporte se aprende a trabajar en equipo, a ponerse objetivos, a desarrollar disciplina y a buscar la excelencia del redimiento y el esfuerzo

Competir en deporte ofrece la oportunidad de ser el dueño de la victoria, pero también de encajar la derrota. Competir, ganar y perder, permite generar confianza en uno mismo, pues se aprende que la victoria es posible y que hay que realizar un esfuerzo para ello, a la vez que entiendes que puedes perder, sin necesidad de recibir un golpe en tu autoestima, pues es lo natural. Y estas ideas hacen mucho bien, especialmente a las chicas más jóvenes.

Por esto animo a todas las chicas, así como a sus padres y tutores, a que practiquen deporte, y deporte en equipo, desde pequeñitas, y lo mantengan en el colegio, en la carrera y a ser posible el resto de sus vidas. Por mi parte, no puedo más que agradecer al Colegio Estudio la práctica y necesidad del deporte que inspiró en mí y que hemos transmitido a nuestros hijos.

Promising Women
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios