La universidad del tomate

El ministro José Ignacio Wert, uno de los puntales del Gobierno de Mariano Rajoy, ya está recogiendo los primeros frutos de su revolucionaria política educativa. Sí,

Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    El ministro José Ignacio Wert, uno de los puntales del Gobierno de Mariano Rajoy, ya está recogiendo los primeros frutos de su revolucionaria política educativa. Sí, tan pronto. Ya sé que aún no ha comenzado el primer curso con la nueva Reforma, pero las brillantes ideas de este político que fuera tertuliano han calado de manera inmediata, y muy profundamente, en una sociedad, la española, que busca desesperadamente la excelencia en el estudio y la formación.

    Sin ir más lejos, el pasado lunes visitó la universidad, templo sagrado del conocimiento, nada menos que el presentador de televisión Jorge Javier Vázquez. Y no lo hizo para cambiar las papeleras o rellenar las máquinas de bebidas, no. Lo hizo en calidad de invitado al curso de verano ‘El futuro de la Comunicación: la especialización periodística’. Como se lo cuento.

    El centro que eligió a tan ilustre ponente, conductor de programas de televisión de la categoría, el prestigio y la "especialización periodística" de ‘Aquí hay tomate’ o ‘Sálvame’, fue la Fundación Universidad Rey Juan Carlos. Unos linces. El invitado, conocido en círculos profesionales como ‘Mermelada’, estuvo tan brillante como cabría esperar. "No aproveché la carrera", dijo de forma seguramente innecesaria para todos aquellos telespectadores que hayan visto alguno de sus programas. "No parábamos de vender humo, no sé cómo duramos tanto", aseguró del espacio que le llevó a la fama. Y terminó con una frase para la historia, una de esas sentencias por la que merece la pena asistir a los cursos de verano de las universidades: "Todo vale por la audiencia mientras sea legal".

    Este es el camino. De la educación en España, digo. Y de la comunicación y la especialización periodística, según aquellos que diseñaron el curso universitario. Menos profesores en las clases, menos intelectuales, menos listillos, en fin, y más showmans. Echemos a patadas de las aulas a Jesús Mosterín o Rafael ArgullolEste es el camino. De la educación en España, digo. Y de la comunicación y la especialización periodística, según aquellos que diseñaron el curso universitario. Menos profesores en las clases, menos intelectuales, menos listillos, en fin, y más showmans. Echemos a patadas de las aulas a Jesús Mosterín o Rafael Argullol. Unos aburridos pedantes. Nuestros estudiantes necesitan savia nueva, la frescura y el desparpajo de Coto Matamoros o Kiko Rivera. Así las cosas, donde impartió clases de ética un Savater, Fernando, ahora otra Sabater, Leticia, presentará semidesnuda su espectáculo ‘El mago de Oz’.

    ¿Leticia Sabater? Efectivamente, la artista del PP. Porque de la misma forma que hubo un músico antes conocido como Prince, la rubia y polifacética... digamos que presentadora, se autodenomina "la artista del PP" cuando quiere conseguir contratos veraniegos. Utiliza el nombre de Mariano Rajoy para que Diputaciones y Ayuntamientos afines contraten sus espectáculos infantiles.

    "Ya sabes que soy de los vuestros", le asegura Leticia al presidente de la diputación almeriense en un emotivo mail. Y es que, como decía Jorge Javier Vázquez en la memorable frase con que comenzaba este post, "todo vale por la audiencia mientras sea legal". Cuestión de educación, de aprender que vivimos en el país del todo vale. "Todo vale por la educación mientras sea legal", muy bien podría decir Wert. "Todo vale por la pasta mientras sea legal", cantaría Sabater. "Todo vale por permanecer al frente del Gobierno mientras sea legal", diría Mariano Rajoy tras negarse, por enésima vez, a pronunciar el nombre de Bárcenas.

    A Quemarropa
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    5 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios