Otro paso hacia la nada

Los responsables de las cuatro diputaciones catalanas, en manos de CiU, han sido convocados para mañana por la Generalitat, a fin de conocer el proyecto de

Los responsables de las cuatro diputaciones catalanas, en manos de CiU, han sido convocados para mañana por la Generalitat, a fin de conocer el proyecto de la futura Agencia Tributaria de Cataluña. Un paso más hacia el martirologio de Artur Mas (se lo está currando a modo) y hacia la nada del sueño independentista, construido en esta ocasión con el asesoramiento técnico de dos funcionarios de la Hacienda Pública española, ex alto cargo de Aznar uno de ellos, como nos contaba ayer Antonio Fernández desde Barcelona.

Más teatro. Un módulo más en el andamiaje de cartón piedra que el nacionalismo gobernante califica de “estructuras de Estado”. Sin valor jurídico, aunque contantes y sonantes. Exactamente, 28,5 millones de euros, destinados para el ejercicio de 2014 a una virtual Agencia Tributaria de Cataluña que ya cuenta con 366 empleados.

Ahora se trata de escenificar la independencia fiscal de Cataluña como en su día (enero 2013) se representó la soberanía nacional de Cataluña (“sujeto jurídico y político soberano”, se decía). Lo tangible y lo intangible flotando en el vacío legal. Por mucho que el proyecto de Administración Tributaria propia tenga su partida en los Presupuestos de la Generalitat. Y por mucho que la declaración de soberanía fuese aprobada por una mayoría del Parlament. También han sido aprobadas por abrumadora mayoría del Congreso de los Diputados unas cuantas mociones contra el paro y ya me contarán ustedes cuál es el calibre jurídico de tan benemérito objetivo.

Lo de mañana, por tanto, encaja en la estrategia de Artur Mas, que consiste en seguir acumulando agravios, que no razones, para hacer sostenible su discurso victimistaLo de mañana, por tanto, encaja en la estrategia de Artur Mas, que consiste en seguir acumulando agravios, que no razones, para hacer sostenible su discurso victimista (la primera víctima será él, irremediablemente, cuando culmine su paciente y bien trabajado harakiri político). Además, nos vuelve a dar pistas sobre la deslealtad con la que está jugando el nacionalismo catalán, a pesar de haber sido parte fundacional de la Constitución de 1978.

Ahora actúa como si Cataluña, de hecho, ya fuese independiente. Algo así como la independencia descontada en la mente febril de Mas, Homs, Junqueras y compañía. Por eso se permiten construir un relato que pasa por desoír la cantadísima respuesta del Congreso de los Diputados, depositario de la soberanía nacional, a sus absurdas pretensiones de que el Estado colabore en su propia voladura.

Pero lo cierto es que, basándose en tan absurdas pretensiones, siguen dando pasos hacia la nada, que para ellos es el todo: la creación de un “Consejo de Transición Nacional”, el anuncio de un referéndum de soberanía con respaldo legal, la elaboración de un censo sin esperar a saber si tienen o no dicho respaldo…Y ahora, la presentación en sociedad de una Administración Tributaria propia porque, ignorando la falta de cobertura legal para llevarla a cabo, han descubierto “la importancia estratégica de disponer de una organización pública capacitada para gestionar los recursos fiscales de los contribuyentes catalanes”.

Por eso han decidido escribir esta nueva carta a los Reyes Magos.

Al Grano
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
82 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios