La web de Carmena y las vírgenes ofendidas

La web no incluye opiniones, sino “correcciones documentadas”. Pero lo verdaderamente relevante es que no obliga a nadie

Foto: La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)

No entiendo el papel de vírgenes ofendidas de mis colegas por la página digital del Ayuntamiento madrileño, cuya función consiste en desmentir, rectificar, matizar, completar noticias de los medios de comunicación que se consideren erróneas, parciales o falsas. O sea, lo de toda la vida en nombre del derecho de rectificación mediante las consabidas notas oficiales.

Notas de inserción obligatoria, si se utilizan los cauces legales. En este caso, ni esto, como explica la alcaldesa, Manuela Carmena. Lo cual es de agradecer, pues bastante agobiados están ya los juzgados como para endosarles además las diferencias que se producen a diario entre gobernante y mensajero.

La nueva ventana (“Versión Original”) nace como una sección de la página oficial del Consistorio. No incluye opiniones, sino “correcciones documentadas”. Pero lo verdaderamente relevante es que no obliga a nadie. Solo faltaba, dirán ustedes con razón. Pues eso, pero conviene saberlo. A ningún periodista, a ningún medio de comunicación público o privado se le conmina a recoger el desmentido, la aclaración o la rectificación documentada por la fuente original de la noticia: la alcaldía, el concejal de distrito o cualquier otro servicio municipal concernido por una información determinada.

Solo puede ofenderse quien de buena o mala fe (hay de todo) ha difundido una noticia falsa, incompleta, parcial o inexacta

No entro en las reacciones de los partidos políticos. Me centro solamente en las corporativas, donde se ha llegado a hablar de “web antiperiodistas”, “halo de censura”, “web de la verdad”, “caza de brujas”, “herramienta de presión y desprestigio hacia la prensa”, etc. Queridos colegas, me parece que hemos perdido la chaveta con este asunto.

A riesgo de cometer pecado de ingenuidad, no veo en la iniciativa del Ayuntamiento más allá de un servicio público. Una aportación al trabajo del informador que este debería agradecer, en vez de verlo –quien así lo vea– como una agresión al fuero del periodista. Solo puede ofenderse quien de buena o mala fe (hay de todo) ha difundido una noticia falsa, incompleta, parcial, inexacta, o que como periodista se siente depositario de la verdad revelada. No quien se obliga a ofrecer una información de calidad, con la mayor cantidad posible de datos objetivos y la mayor cantidad posible de elementos de juicio, a fin de que el ciudadano pueda formar criterio libremente.

Nunca deberíamos hacer ascos a los principios del contraste, la verificación y la consulta de fuentes diversas como herramientas clásicas de nuestro oficio. En nombre de la verdad, que siempre será poliédrica. Y en nombre de la pretensión de objetividad, que esa sí es exigible.

¿Estamos ante gente autoritaria e intolerante ante la crítica? Pues que se retraten

Dejo a un lado deliberadamente los procesos de intención política que se detectan tanto en las opiniones circulantes sobre el tema que nos ocupa como en la justificación argumental inspirada por el grupo gobernante del Ayuntamiento de Madrid. ¿Estamos ante gente autoritaria e intolerante ante la crítica? Pues que se retraten. El autoritarismo no tiene recorrido en un régimen de libérrima circulación de palabras, noticias, imágenes, ideas, chispazos digitales… Y el periodista tiene instrumentos más que suficientes para defenderse de tentaciones totalitarias.

Así que dejemos ese tipo de valoraciones porque la cosa va por barrios. Entrar al trapo me desviaría de la conclusión de fondo a la que quiero llegar y que es exclusivamente técnica. A saber: cuantas más a aportaciones al hecho noticiable, mejor. Se toman libremente las útiles y se desprecian libremente las contaminadas en origen. Ahora y siempre, compañeros.

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios