El independentismo reabre el cuento de la España represora

Puigdemont y compañía quieren venderle al mundo el mismo cuento. Pero hasta el principal adversario político de Rajoy sale en defensa de lo que representa en un sistema democrático

Foto: Los diputados de Unidos Podemos muestran carteles pidiendo la libertad de los responsables de las organizaciones ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. (EFE)
Los diputados de Unidos Podemos muestran carteles pidiendo la libertad de los responsables de las organizaciones ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. (EFE)

El bloque soberanista quiere hacer con el encarcelamiento de 'los Jordis' lo que hizo con los porrazos de la Policía. O sea, regalarse otro subidón con cargo al Estado-represor-autoritario y centralizador que desprecia-la-identidad-catalana.

Puigdemont y compañía quieren venderle al mundo el mismo cuento. Pero hasta el principal adversario político de Rajoy, Pedro Sánchez, sale en defensa no de Rajoy sino de lo que representa en un sistema democrático. El líder del PSOE ha viajado a Bruselas a desmentir las maledicencias que tan rentables fueron en su día para la causa separatista. Y, de paso, a recordar que las previsiones del artículo 155 de la Constitución son “homologables en cualquier democracia europa”

Presentar al Reino de España como un incorregible depredador de libertades fundamentales, con el inestimable apoyo de Arnaldo Otegi, Ana Colau, Iglesias Turrión, Nicolás Maduro y por ahí, no funciona. Y menos cuando nuestro país acaba de convertirse en miembro de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

Presentar al Reino de España como un incorregible depredador de libertades fundamentales, con apoyo de Otegi, Colau, Iglesias y Maduro, no funciona

No puede funcionar con un 'procés' malherido por el aislamiento internacional, la fuga de las empresas, la mal disimulada fractura en el bando independentista y el rearme del bloque constitucional. Por muchas velas encendidas, muchos carteles concertados en el Congreso (independentistas y Podemos) y muchos lazos amarillos que salgan a la calle en honor de dos presos “políticos”, según Iglesias y su cómplice catalana, Ada Colau, más preocupados por el encarcelamiento de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart que por los muertos en los incendios de Galicia.

Los patéticos esfuerzos del líder de Podemos por hacerse visible le llevan a solidarizarse con 'los Jordis', cuyos vicepresidentes, Alcoberro (ANC) y Mauri (OC), han declarado que sus respectivos jefes son “rehenes del Estado español” mientras piden que se vayan de Cataluña las “fuerzas de ocupación". Tal cual.

Es el tono de la cita que han convocado para el sábado por la tarde en Barcelona. La consigna en el entorno de Puigdemont es la de “ni un paso atrás” en el inalcanzable objetivo de la independencia. Con un triple 'leit motiv': contra el Estado represivo, por la libertad de los detenidos y como rechazo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

El Estado se negaría a sí mismo si no reaccionase ante el golpe recibido y el que aún puede recibir si se declara en sede parlamentaria la independencia

¿Oxígeno para una causa tambaleante, como sostienen algunos analistas? No tanto como para mantener el ensueño y hacer verosímil la ruptura con España. Los golpes de realidad han echado a perder el proyecto y el terreno ha quedado más practicable para la acción del Estado. La ya iniciada del poder judicial y la que prepara el poder ejecutivo a partir de hoy, a tiempo de impedir que el nacionalismo convierta a Cataluña en un erial, con la muy probable intervención de ciertas consejerías de la Generalitat.

No puede ser de otro modo. El Estado se negaría a sí mismo si no reaccionase ante el golpe recibido y el que aún puede recibir si se declara en sede parlamentaria (sería una 'declamación' sin efectos prácticos) la independencia de Cataluña, como quiere la CUP. Y no puede ser de otro modo cuando una amplísima mayoría parlamentaría apoya el restablecimiento de la legalidad y la Unión Europea sostiene que la detención de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart responde a un "procedimiento judicial en curso dentro del orden constitucional” (declaración oficial de la Comisión Europea).

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios