Junqueras ofrece pacifismo por excarcelación

Con su pacifismo y no con el respeto a la legalidad, el líder de ERC pretende convencer a los tres magistrados de que "no es verosímil la reiteración delictiva en un escenario de mayor tranquilidad"

Foto: Oriol Junqueras, en una imagen de archivo. (EFE)
Oriol Junqueras, en una imagen de archivo. (EFE)

El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, diputado electo tras las elecciones del 21-D, pedirá hoy su excarcelación. De no obtenerla, permiso para asistir a la sesión constitutiva del Parlament el 17 de enero. Pero lo tendrá difícil si los argumentos se limitan a su oferta de “negociación y diálogo” (la defenderá si, como parece, tiene la ultima palabra al final de la vista) o los que su defensor piensa utilizar, según ha anunciado.

[Actualización: el día 5 de enero, el Supremo confirma que seguirá en prisión]

La prenda ofrecida a la sala de apelaciones del Tribunal Supremo es su pacifismo. No su respeto a la legalidad. La única prueba de acatamiento al vigente marco legal que aparece es el derecho de participación política (artículo 23 de la Constitución española). El letrado, Andreu Van den Eyden, espera que el tribunal lo valore por tratarse de un diputado electo que no piensa renunciar al acta. Y luego se remite a “la voluntad pacífica” que han demostrado tanto ERC como su cliente durante la campaña.

Con esos argumentos pretende convencer a los tres magistrados (Colmenero, Monterde y Barreiro) de que “no es verosímil la reiteración delictiva en un escenario de mayor tranquilidad, como reconoce el Gobierno al retirar el dispositivo policial que había desplegado en Cataluña”.

Junqueras y su abogado ofrecerán hoy en el Tribunal Supremo pacifismo, diálogo y negociación, para salir de la cárcel de Estremera

Aparte del pacifismo que el letrado adjudica a Junqueras, el resto de los resortes argumentales no coincide con los escuchados y atendidos en su día por el juez instructor Pablo Llarena para no encarcelar cautelarmente a Carme Forcadell y otros miembros de la Mesa del Parlament. A saber: intención de abandonar la política y, en caso de seguir en ella, renunciando a “cualquier actuación futura fuera del marco constitucional”. Tampoco coinciden con los atendidos para excarcelar bajo fianza a los 'exconsellers' Rull, Turull, Romeva, Bassa, Borrás y Mundó. A saber: voluntad de actuar en el futuro mediante “mecanismos pacíficos y respetuosos con el orden legal”.

Es verdad que, en el caso de Junqueras, Forn, Cuixart y Sànchez , los dos 'políticos' y los dos 'civiles' hermanados en el mismo proyecto separatista, la razón principal de su encarcelamiento fue el peligro de reiteración delictiva por nuevos comportamientos “violentos” y ““agresivos” capitaneados, inspirados o consentidos de uno y otro modo por estos cuatro encausados (asedio a una comisión judicial en la Consejería de Economía). “Unos hechos violentos a los que acudió el propio Oriol Junqueras i Vies”, según el auto de 4 de diciembre.

La defensa de Junqueras no incluye un compromiso inequívoco de acatamiento del orden legal, como hicieron antes los ‘exconsellers’ excarcelados

También es verdad que Llarena sugería la posibilidad de “rebajar la intensidad de la medida cautelar” cuando se constate que ha desaparecido la posibilidad de “nuevos ataques” o que “se vaya confirmado que el cambio de voluntad es verdadero y real”. Pero a los magistrados no les va a bastar con el compromiso de actuar por vías pacíficas a partir de ahora si, escribía el juez, “el riesgo de reiteración delictiva va unido a las responsabilidades públicas a las que aspiran” (tres son diputados electos).

Se echa de menos un compromiso inequívoco de ser “respetuosos con el orden legal”. No puede olvidarse que la ERC de Junqueras se comprometió en campaña a avanzar en la construcción de la república independiente de Cataluña. Eso pasa por el despliegue total de una Agencia Tributaria y una Seguridad Social propias, la reapertura de las 'embajadas' en el extranjero y la restitución de ciertos artículos del Estatuto en su día suspendidos por el Tribunal Constitucional.

Por si había dudas sobre el cantable elaborado de cara al 21-D, convocado por Moncloa en virtud del artículo 155, se desvanecen con la lectura del siguiente párrafo: “Todos estos avances, impensables hace dos años, responden a la voluntad de servir mejor a los ciudadanos y de reforzar las políticas públicas propias de una república con vocación social”.

No puede olvidarse que ERC se comprometió en la campaña electoral a avanzar en la construcción de la república independiente de Cataluña

Así que no me sorprende que se haya instalado en los circuitos informativos de las últimas horas la impresión de que hoy la sala de apelaciones del Tribunal Supremo se alineará con la posición de la Fiscalía, contraria a la excarcelación. A balón pasado, también con la que mantuvo el juez instructor al confirmar la prisión de los cuatro, porque con la formal afirmación de ser pacíficos en adelante “no desaparece el peligro de que puedan reproducirse actos con graves, inmediatas e irreparables consecuencias para la comunidad”.

Todo lo cual no permite descartar que la sala de apelaciones sea sensible a las razones de Junqueras y decida su puesta en libertad eludible bajo fianza. Atentos a la pantalla.

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios