Congreso de los Diputados: El calentón de sus señorías. Blogs de Al Grano

El calentón de sus señorías

No se entiende el postureo de quienes ven en la PPR un ataque a los principios reeducadores de nuestro sistema penal y penitenciario, sin perjuicio del próximo pronunciamiento del TC

Foto: El portavoz del grupo popular en el Congreso Rafael Hernando, en el pleno del Congreso durante el debate de las enmiendas presentadas a la PRR. (EFE)
El portavoz del grupo popular en el Congreso Rafael Hernando, en el pleno del Congreso durante el debate de las enmiendas presentadas a la PRR. (EFE)

Después de lo ocurrido el jueves pasado en el Congreso de los Diputados, ya sabemos en qué consiste eso de "legislar en caliente". No es, como creíamos, dejarse llevar por pasajeros sentimientos de venganza recalentados por la ira. No. Se refiere a las serias dificultades de nuestros representantes políticos para mantener la calma en medio del incendio.

Tan bronco fue el debate sobre la mal llamada prisión permanente revisable (lo uno o lo otro, oiga), que sus señorías se retrataron en su incapacidad de legislar desde la prudencia, la racionalidad, el sentido común y la sintonía con la gente de la calle. Tampoco se dieron la oportunidad de desmentirlo. El tiempo se les fue en argumentos de vuelo corto y un barriobajero intercambio de pedradas.

Todo parte de una singular alianza del PSOE y Podemos con los nacionalistas para suprimir la citada figura (prisión permanente revisable), implantada hace tres años en el Código Penal por el Gobierno de Rajoy a golpe de mayoría absoluta. La iniciativa la tomó el PNV con una proposición de ley que, una vez rechazadas las enmiendas de totalidad del PP y Ciudadanos, empieza ahora una larga tramitación.

Ese es el contexto reglamentario del asunto. Pero el estupor proviene de sus esquinas políticas y electorales. Por ejemplo, la oportunidad perdida por Pedro Sánchez y Pablo M. Iglesias, tan amigos de la democracia asamblearia, de no haber recurrido a sus respectivas bases para saber si son partidarios de eliminar la PPR. Tal vez por miedo a sentirse desautorizados.

El único caso de prisión permanente revisable que se ha producido en estos tres años es el del padre que mató a sus hijas con una motosierra

La división de la clase política no se corresponde con el mayoritario sentir de la opinión pública, avivado a raíz del asesinato del niño Gabriel Cruz y nunca desmentido a lo largo de los tres años transcurridos desde que la figura entró en el Código Penal.

No se entiende el postureo de quienes ven en la PPR un ataque a los principios reeducadores de nuestro sistema penal y penitenciario, sin perjuicio del próximo pronunciamiento del Tribunal Constitucional, que se está haciendo esperar demasiado.

Continuará. Hay debate para rato. En comisión y en pleno, en el Congreso y en el Senado, si es que antes no caduca esta incierta legislatura

A saber: entra en las generales de la ley que el nivel de la pena está en función del daño causado. La realidad nos enseña que la maldad humana no tiene límites. El único caso de PPR que se ha producido en estos tres años es el del padre que mató a sus hijas con una motosierra. En cambio, sí tiene dos limites muy claros el reproche penal. Uno es la pena de muerte, expresamente prohibida en la Constitución. Y otro es la cadena perpetua, implícitamente prohibida en el artículo 25 de la Carta Magna. Me parece una obviedad señalar que si la cadena perpetua aparece como "revisable" en el Código Penal, es que no es perpetua.

Continuará. Hay debate para rato. En comisión y en pleno, en el Congreso y en el Senado, si es que antes no caduca esta incierta legislatura, que va a seguir aquejada de continuos sobresaltos.

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios