La Justicia rompe los planes del independentismo

Los independentistas tienen menos de 24 horas para votar a Jordi Turull como presidente de la Generalitat antes de que el elegido quede inhabilitado

Foto: Una estelada, ondeando frente al Tribunal Supremo. (EFE)
Una estelada, ondeando frente al Tribunal Supremo. (EFE)

Esta vez el reloj judicial corrió más deprisa que el fatigado reloj de la política catalana. Los contactos telefónicos de anoche entre los partidos independentistas y la apresurada ronda de consultas del presidente del Parlament, Roger Torrent, con los jefes de fila han recantado el nombre del aspirante.

Disponen de menos de 24 horas para votar a Jordi Turull como presidente de la Generalitat antes de que el elegido quede inhabilitado. El tiempo que va a mediar entre la celebración esta misma tarde del pleno de investidura (17:00) y las 10:30 de mañana viernes.

Demasiado poco para salvar los tres obstáculos que se interponen en los planes del independentismo. Uno, la acción implacable de la Justicia. Otro, los inasumibles llamamientos de la CUP a la reiteración delictiva como condición 'sine qua non' para apoyar dichos planes (sin la CUP, no hay mayoría). Y un tercero, la colisión de intereses entre ellos mismos.

Los tres conspiran contra una eventual fumata blanca por mayoría absoluta en primera votación. Y antes de ir a la segunda, por mayoría simple, con plazo tasado, los procesamientos del juez Pablo Llarena habrán desbaratado el guion que ayer pactaron por videoconferencia Puigdemont y los diputados de la 'lista del president', el farsante de Waterloo y sus costaleros.

De nuevo, el independentismo se estampa contra el muro de la vida real. A sus dirigentes les acaba de romper la cintura ese juez que los tiene enfilados por alzarse “contra el Estado español, contra la Constitución, contra el Estatuto de Autonomía y contra el resto del orden jurídico”, según doctrina del Tribunal Supremo (tomada del auto de la sala de apelaciones por recurso de Oriol Junqueras).

Como es sabido, el viernes por la mañana están convocadas en el Tribunal Supremo las partes personadas en la causa seguida contra 28 personas investigadas en relación con el 'procés', por presuntos delitos de rebelión, sedición, malversación de fondos y otros. La providencia dictada al efecto precisa que el objeto de la cita es la comunicación de los correspondientes autos de procesamiento. Procesamiento judicial equivale a inhabilitación política, si lleva consigo un auto de prisión y cursa en relación con uno de estos tres delitos: rebelión, terrorismo o pertenencia a banda criminal (artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal).

La providencia dictada al efecto precisa que el objeto de la cita es la comunicación de los correspondientes autos de procesamiento

En esta tacada no se cita a los seis dirigentes que en estos momentos se encuentran huidos (Puigdemont, Comín, Serret, Puig, Ponsati y Gabriel). pero sí a los seis que se encuentran en libertad provisional. Uno de ellos, Turull. Los otros cinco, Forcadell, Rull, Romeva, Dolors Bassa y Marta Rovira, sometidos al cumplimiento de diversas medidas cautelares, que se revisarán en la consabida 'vistilla'.

Si estos seis últimos salen en la lista de los procesados, las medidas revisadas podrían incluir la prisión provisional (imprescindible que la pida una de las partes, aunque el juez puede dictarla o no), que tendría efectos de inmediata inhabilitación para cargo público, incluido el de diputado, para los seis que están en libertad bajo fianza. Eso quiere decir que la mayoría independentista saltaría hecha añicos y habría que esperar a que corriera la lista. Y en cuanto a los huidos, el juez prolongará la instrucción antes de procesarles y dictar entonces las correspondientes órdenes de detención.

Una vez más se pone de manifiesto que la superación del 155, la recuperación del autogobierno y el retorno a la política de las cosas pasa por la designación de un candidato libre de cargas judiciales. Y eso no es violar el derecho a la participación política. En la misma lista de JxCAT hay diputados con el mismo apoyo en las urnas que Puigdemont, Sànchez o Turull pero en los que no se aprecian los riesgos colectivos que tratan de conjurarse con la más que probable inhabilitación de los candidatos propuestos hasta el momento. ¿Tal vez Elsa Artadi?

Tal vez.

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios