Noticias de Cataluña: Otro paso en la internacionalización del ridículo. Blogs de Al Grano

Otro paso en la internacionalización del ridículo

Los ritos de apareamiento de Iceta (PSC) y las apelaciones a la transversalidad de Xavi Domènech (comunes) abren el camino a un Govern no monocolor

Foto: Los diputados del bloque independentista aplauden en pie en recuerdo de los diputados encarcelados. (EFE)
Los diputados del bloque independentista aplauden en pie en recuerdo de los diputados encarcelados. (EFE)

El jueves fue la CUP con su abstención en el Parlament. El viernes fue el juez Llarena, con su auto de procesamiento y los subsiguientes encarcelamientos. El brazo de la ley y los activistas del desacato, unidos en el golpe de gracia al independentismo. Por la espalda, claro, según expliqué en mi último comentario. Un golpe simultáneo, pero no concertado, cuyo desenlace ha sido el descabezamiento del 'procés'.

Sus guías principales ya están todos en la cárcel. Tanto los de la trama política como los de la trama civil. “Con la conciencia muy tranquila”, decía Turull, como si la tranquilidad de conciencia fuera un atenuante judicial. No lo es. Con la conciencia más o menos tranquila, los capitanes de la causa quedaban este fin de semana fuera de juego, incluidos sus malogrados candidatos a la presidencia de la Generalitat, mientras los soldados se entregaban ayer tarde a una 'primaveral' movilización callejera contra la 'represión' del Estado español.

Huevos y bengalas contra los 'mossos'. Un entorno coral abonado a la reiteración delictiva no mejora el horizonte penal de los 13 procesados por rebelión

Un entorno coral abonado a la reiteración delictiva que no mejora, sino todo lo contrario, el horizonte penal de los 13 procesados por rebelión. Lanzar bengalas o huevos a los 'mossos' pregonando la desobediencia civil, como ocurrió ayer tarde en distintos puntos de Cataluña, no les hace ningún favor. Tampoco se lo ha hecho el presidente del Parlament, Roger Torrent, al apadrinar desde su puesto institucional un mitin a favor de la independencia cerrado con el grito de "¡viva la república catalana!", como ocurrió en el 'simbólico' acto del sábado pasado con familiares de dirigentes encarcelados por orden del juez.

Pero hoy la estrella vuelve a ser Puigdemont. Un número uno monitorizado por el CNI, pernoctando en una prisión alemana a la espera de comparecer hoy ante un tribunal del 'land' de Schleswig Holstein. De ser el 'puto amo' en el arte de chasquear las órdenes de detención, según un fogonazo digital de Pilar Rahola, a sumar puntos en la internacionalización del ridículo.

De gran bocazas contra la “democracia enferma” de España a conseguir que España saboree el honor de compartir con Alemania la condición de Estado represor. Con un tipo penal de 'alta traición' muy similar al español (ataque al Estado, a la Constitución y al orden jurídico vigente), el país de Merkel nos refrescará la memoria sobre la pertenencia a un espacio común de cooperación policial y judicial. Un detalle que parecía olvidado mientras el fantasma de Waterloo se materializaba impunemente en Bélgica, Dinamarca y Finlandia.

Carles pasa de ser el bocazas contra la "democracia enferma" a lograr que España alardee de compartir con Alemania la condición de Estado represor

Todo ello ha ocurrido en muy pocas horas. Las que han terminado de confirmar la retirada del independentismo al rincón de pensar. Con dos caminos abiertos. Uno conduce a la repetición de elecciones. Y otro, a la formación de un Govern que desactive el 155 y vuelva a la política de las cosas.

El primero no parece quererlo nadie. El segundo exige un 'president' libre de cargas judiciales y contempla la posibilidad de que no sea monocolor, ahora que se puede actuar sin mirar a Waterloo. Por ahí iban los ritos de apareamiento de Miquel Iceta (PSC) en el debate de la investidura fallida de Jordi Turull y las apelaciones a la transversalidad de Xavi Domènech (comunes). Pueden progresar si los independentistas sin mochila judicial entran en razón. Es decir, si empiezan a practicar en público lo que dicen en privado sobre el baño de realidad que la sociedad catalana está pidiendo a gritos.

De momento, hacen más ruido los partidarios del “frente antirrepresivo” sugerido por Torrent y venteado por Rufián, que los que ahogan en silencio la sed de normalidad.

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios