Presupuestos Generales del Estado: Rajoy vuelve a las quinielas con la Pascua

Rajoy vuelve a las quinielas con la Pascua

El presidente ni confirma ni desmiente lo que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha dicho a su gente. Que da por hecha la retirada de Rajoy en las próximas elecciones generales

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

El veto del PNV a los Presupuestos Generales si el 155 sigue vivo en Cataluña, el subidón de Ciudadanos en las encuestas y la tradicional sequía informativa de la Pascua florida confiscaron los circuitos del fin de semana a favor de la quiniela sobre el futuro político de Mariano Rajoy.

El estado mayor del presidente del Gobierno y líder del PP ni confirma ni desmiente lo que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha dicho a su gente. Que da por hecha la retirada de Rajoy en las próximas elecciones generales y trabaja con la hipótesis de que el candidato del centro-derecha será Alberto Núñez Feijóo, único presidente autonómico que gobierna con mayoría absoluta.

Más atrevido sería suponer que Feijóo trabaja con la misma hipótesis que Sánchez. Sin embargo, está bien documentado que sus discursos más recientes desbordan el perímetro de la política gallega. La utiliza como resorte nacionalizador de sus mensajes sobre Cataluña. Habla de “narcisismo de la diferencia” frente al desafío secesionista, hoy por hoy el principal quebradero de cabeza del Estado español.

En el PSOE se trabaja con la hipótesis de que el candidato del PP será Núñez Feijóo, único presidente autonómico con mayoría absoluta

El elogio de Galicia y del carácter gallego le sirve como recetario para “superar las siglas de los partidos, el individualismo de los líderes y la política de las trincheras”. Más preciso aún fue en su último paso por Madrid hace dos meses: “Frente a la radicalidad de los extremos propongo el 'depende' de los gallegos, que invita a explorar el punto medio donde otros hacen proclamaciones categóricas y sin matices”.

De gallego a gallego y tiro porque me toca. Eso se rumia en escalones intermedios del PP. El columnista recurre a la punta de la pirámide, donde habita el primer círculo de proximidad al jefe, en busca de pistas sobre las verdaderas intenciones de Rajoy: “Solo él lo sabe. Creo que ya ha tomado una decisión, pero lo anunciará cuando crea conveniente haciéndonos creer que lo acaba de decidir. Ya lo verás”.

"Creo que Rajoy ya ha tomado una decisión, pero cuando lo anuncie nos hará creer que lo acaba de decidir", dice un alto dirigente del PP

'Marianismo' en estado puro, sí señor.

Sobre la irresistible ascensión de Ciudadanos a costa del PP, se reconoce en Génova que “tenemos conciencia de pérdida, porque las encuestas marcan tendencia y la tendencia no nos favorece, pero no vamos a tirarnos por la ventana”, comentaba otro dirigente próximo a Rajoy después de la última filípica del jefe. Básicamente: tomar la iniciativa, jugar con blancas, 'saber perder' sin dejar de competir y preferir siempre la propuesta antes que la descalificación del adversario.

Ahora que Rajoy apuesta claramente por la supervivencia del bipartidismo y reniega de la fragmentación, el adversario es Ciudadanos. La explicación de su crecimiento encaja en una doctrina de amplia circulación en las filas del PP. Se constata el avance de los 'movimientos' y el retroceso de los 'partidos', aunque el fenómeno encuentra en España más resistencia que en otros países, como Francia e Italia.

El PP va a teatralizar su “rearme programático” el próximo fin de semana en Sevilla. Confían en que sea el punto de inflexión de la remontada

“Ciudadanos sube por la misma razón que Macron gana sin partido y que Trump gana en contra de los principales medios de comunicación de los Estados Unidos”, dice mi interlocutor, convencido de que, en estricta adhesión a las recomendaciones de Rajoy, “el futuro del PP no depende de Ciudadanos sino de nosotros mismos”. La coda resume el espíritu de quienes, en las alturas del partido, creen que Mariano Rajoy tiene siete vidas: “Nuestros votantes están deseando que les demos excusas para volver a votarnos”.

Una doctrina que se va a teatralizar el próximo fin de semana en Sevilla. En vísperas de la Feria de Abril, todo el Gobierno y todo el partido (unos 3.500 asistentes) están convocados al “rearme programático” del PP. Una convención nacional a la que confían el punto de inflexión de la remontada. Con nombres de candidatos para las elecciones territoriales y europeas de 2019, asuntos de la actualidad política repartidos en cuatro mesas de trabajo (empleo, seguridad, marca España y política social) y anuncios que Rajoy se guarda bajo la manga. Uno de ellos, que el rechazo a los PGE no será causa de disolución prematura de la legislatura.

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios