Paso a los 'operativos' en el juicio al 'procés'

A partir de hoy se abre la caja negra de la trama sobre su carácter “democrático y pacífico”, según sus dirigentes, o “público y violento”, como aún sostiene la Fiscalía

Foto: Vista general de la Sala de Plenos del Tribunal Supremo. (EFE)
Vista general de la Sala de Plenos del Tribunal Supremo. (EFE)

En lunes en vez de martes, con prisas para alejarlo de la campaña electoral que se avecina, esta mañana se reanuda el 'judici' en el Tribunal Supremo. Aún en fase testifical, antes de entrar en la pericial y luego la documental. Ya sin políticos. Así que pasamos de las declamaciones a los hechos. De las frases oraculares a las verdades fácticas.

Vienen "los operativos", que diría el exministro Zoido. O sea, los responsables de las fuerzas policiales (autonómicas y centrales) implicadas en los hechos violentos que se produjeron por efecto del tan anunciado 'choque de trenes'. A un lado, el alzamiento para conseguir la separación de una parte del territorio nacional. Al otro, los guardianes de las instituciones democráticamente constituidas para defender al ciudadano frente a la arbitrariedad.

Pero, ay, ¿quién defiende a las instituciones?

En este punto, recurro al ensayo 'Sobre la tiranía', de Timothy Snyder (Galaxia Gutenberg, 2017), donde se nos previene de que las instituciones no se protegen solas: “Caen una tras otra a menos que cada una de ellas sea defendida desde el principio”. Y más adelante: “El error consiste en presuponer que los gobernantes que han accedido al poder a través de las instituciones no pueden modificarlas ni destruirlas, aunque eso sea exactamente lo que han anunciado que van a hacer”.

Eso es lo que nos jugamos cuando a partir de hoy se abre la caja negra de la doble trama política y civil de la conjura respecto a su carácter “democrático y pacífico”, como se han hartado de decir ante el tribunal sus dirigentes, o “público y violento”, según sostiene aún la Fiscalía del Estado a la luz del tipo descrito en el articulo 472 del Código Penal. El de rebelión.

Sobre la acusación de rebelión, que puede ser rechazada por el tribunal o retirada por la Fiscalía, cabalga toda la propaganda del independentismo

Sobre esa acusación, que puede ser rechazada por el tribunal o retirada por la Fiscalía en presentación de conclusiones finales, cabalgan los sofismas de la incansable factoría propagandística del independentismo. A saber: farsa, juicio político, presos políticos, votar no es delito, todo decidido de antemano, Estado franquista en el banquillo, porras contra urnas, democracia de baja calidad, etc., etc. Y, por si ustedes no lo saben, chanzas, mofas y cuchufletas contra magistrados, fiscales, la figura del Rey y el juicio mismo, en los medios públicos catalanes de adhesión ciega a la causa.

¿Puede haber influido esa máquina difamatoria en la acomplejada deposición testifical de los máximos representantes del Gobierno de la nación? Es una fundada sospecha, tras la comparecencia del presidente, la vicepresidenta y el ministro del Interior cuando se produjeron los hechos.

Fue lamentable la imagen de un presidente del Gobierno y un ministro del Interior que no se enteraban de nada en lo referido al uso de la fuerza

Sobre todo a preguntas de los abogados defensores, los tres se comportaron como si los acusados fueran ellos. Como si la cuestión nuclear del juicio fueran los supuestos excesos policiales en el cumplimiento de órdenes judiciales y gubernativas. Rajoy y Zoido se pusieron a la defensiva de forma vergonzante, en vez de defender el carácter institucional de la actuación del Gobierno y el Tribunal Constitucional, los jueces y los policías.

Fue lamentable la imagen de un presidente del Gobierno y un ministro del Interior que no se enteraban de nada en lo que se refiere al uso de la fuerza por parte de los Cuerpos de Seguridad del Estado. En vez de respaldarlo porque, con mayor o menor acierto, es lo que procedía, estuvieron sobrados de evasivas y medias palabras para eludir su responsabilidad, pero muy pobres en argumentos contra quienes violaron la legalidad.

Este capitulo de la violencia, la institucional y la sediciosa, tiene a partir de hoy su prolongación en las declaraciones de los entonces delegado del Gobierno, Enric Millo, y coordinador de las fuerzas policiales, coronel de la Guardia Civil Pérez de los Cobos. "Los operativos", que diría Zoido respecto a las decisiones sobre la actuación de los antidisturbios, de la que Rajoy se enteró por televisión. ¡Qué pena!

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios