El independentismo celebra el grito de López Obrador

"Engullimos de un sorbo la verdad que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos ofende" (Diderot)

Foto: Quim Torra. (EFE)
Quim Torra. (EFE)

Desde mucho antes que Julián de Juderías lo utilizara como titulo de un libro publicado en 1914 (en realidad, cinco entregas sucesivas para 'La Ilustración Española y Americana'), la expresión 'leyenda negra' ya era equivalente a 'hispanofobia'. Venía a ser lo mismo.

Y lo sigue siendo, a la vista del temerario e injusto grito epistolar del presidente de México, López Obrador, en el quinto centenario de la batalla de Centla. Inmediatamente coreado, ay, por quienes aquí y ahora se suman a cualquier brote de propaganda antiespañola, venga de donde venga.

El presidente mexicano no parece conocer el excelente ensayo de María Elvira Roca sobre los orígenes de la hispanofóbica leyenda respecto a la conquista de América. La misma aversión que el mandatario vierte en su carta al Rey de España y al Papa de Roma, pidiéndoles un acto de contrición pública por los abusos cometidos por la alianza de la cruz y la espada durante la conquista de México (1519-1521).

De haber leído a fondo a la profesora Roca, seguramente se hubiera blindado ante la posibilidad de que algún académico le recordase que, si lo de Hernán Cortes contra los mayas fue un genocidio, el propio López Obrador está en la línea sucesoria de aquellos desalmados que, según cuenta Bartolomé de las Casas, “abrieron con sus espadas los cuerpos desnudos y delicados de los nobles de Montezuma”. Dicho sea por los apellidos del presidente mexicano, tal y como le ha recordado en las redes sociales el escritor Arturo Pérez-Reverte.

El injusto grito epistolar del presidente de México ha sido coreado por quienes aquí y ahora se suman a cualquier brote de propaganda antiespañola

Y, con las mismas, si los adictos a la causa del independentismo conocieran la huella histórica de los catalanes en los antiguos países del Imperio bizantino, unos 150 años antes del nacimiento de España como Estado moderno, tampoco se hubieran sumado tan alegremente a esa difamatoria pedrada del presidente mexicano. Y no solo por el hecho de la acreditadísima participación catalana en la llamada conquista de América, según veremos enseguida.

Pero como los enemigos de mis enemigos son mis amigos, tanto la carta de los 41 senadores franceses contra España de esta semana como la de López Obrador contra España de este lunes han supuesto un incontrolado chute de autoestima en los fervorosos seguidores del fino pensamiento de Torra.

Como le ocurre al presidente mexicano, seguramente también por ignorancia, no se han tomado la molestia de prevenirse ante la eventual evocación de la leyenda negra que les afecta. Habla de “venganza catalana”, “masacre de los genoveses” o matanza de monjes del monte Athos.

Son algunas de las hazañas endosadas a la Gran Compañía Catalana, cuyo enjuiciamiento a la luz de valores contemporáneos sería absurdo. O, peor aún, difamatorio, demagógico y malintencionado.

También sería absurdo ver la leyenda negra de los catalanes del siglo XIII (venganza, masacre de genoveses…) con criterios actuales

Carece de sentido desempolvar la hoja de servicios prestados a la Cataluña integrada en el Reino de Aragón por aquel caudillo con alma mercenaria llamado Roger de Flor (1266-1305). O utilizar demagógicamente la leyenda negra de los almogávares, que más de dos siglos antes del desembarco de Colón en América ya sembraban el pánico a orillas del Mediterráneo con la cruz y la espada. Un doble brazo armado al servicio de la tiranía.

Por cierto, ¿sabrán quienes corean la carta de López Obrador que a los niños albaneses todavía se les asusta con el 'katallán', un imaginario sacamantecas que volverá si no se portan bien?

Al Grano
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios