Iceta y Ternera impulsan la campaña del PSOE

Sánchez renueva el "eterno compromiso de los socialistas en la lucha contra el terrorismo" y refuta la presunción de un Gobierno claudicante ante los independentistas

Foto: Miquel Iceta en el pleno del Parlament de Cataluña. (EFE)
Miquel Iceta en el pleno del Parlament de Cataluña. (EFE)

Lluvia milagrosa para fertilizar el terreno que en vísperas del 26-M pisan los candidatos autonómicos y municipales del PSOE. Hablo de la detención de Josu Ternera (Bruno Martí, al ser detenido). Permite a Sánchez renovar el "eterno compromiso de los socialistas en la lucha contra el terrorismo". Y hablo del veto independentista a Iceta, malogrado aspirante a la presidencia del Senado. Refuta la presunción de un Gobierno claudicante ante las exigencias de quienes quieren romper España.

Pura descripción de las consecuencias. Efectos secundarios, si se prefiere. Verificables sin necesidad de insinuar un cálculo previo, aunque algunos lo hacen. El exetarra Arnaldo Otegi ve a Sánchez tras el operativo de la Guardia Civil contra "Ternera", mientras PP y Ciudadanos, que no apoyaron la propuesta de Iceta como representante autonómico en el Senado, acusan al Gobierno de romper la unidad del constitucionalismo.

Los barones reticentes con la política catalana de Sánchez ya disponen de argumentos contra quienes le acusan de dejarse querer por Bildu y ERC

Viento en popa para un PSOE renacido en las urnas. En el tramo final de la campaña, los barones reticentes con la política catalana de Sánchez ya disponen de formidables elementos de prueba contra quienes acusan de dejarse querer por Bildu y ERC de cara a la investidura.

Los Lamban, Page, Caballero, Fernández Vara, Gabilondo, ya podrán llenarse la boca pregonando en sus mítines que no puede haber perdón para quienes confiscaron tantas vidas humanas en prenda de sus sueños tribales. El susodicho se dedicó a ese macabro oficio durante los casi cincuenta años de su relación con la banda terrorista. Como simple pistolero, responsable de comandos y máximo dirigente. En los años del plomo y en los años de la rendición más o menos negociada.

A la hora de violar el primer mandamiento divino y humano (No matarás) José Antonio Urrutikoetxea nunca tuvo freno ni medida. Ejecutó, inspiró y ordenó diversos atentados. El más cruel, contra la casa-cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza en 1987 (11 muertos, cuatro de ellos menores de siete años). Ya se acabó su "paradero desconocido" (no siempre, pues participó en las conversaciones con el Gobierno en 2005-2006). Pero era ofensivo para las víctimas haber estado burlando el cerco policial desde su espantada de España en 2002.

Vetar a Iceta ha sido vetar el posibilismo de Moncloa. Tampoco el posibilismo de ERC es creíble porque prefiere confrontar con el Estado "represor"

En cuanto al veto del independentismo a Iceta como futuro presidente del Senado, ya digerido con la nominación de Manuel Cruz, el senador catalán más votado en las recientes elecciones generales, es el enésimo efecto del masivo atropello a la razón, al sentido común y a esa silenciosa mitad de catalanes con aversión a una república que "no existe, imbécil", según la frase de la ira fraguada en el pecho del mosso d’esquadra interpelado por un seguidor de Torra.

Vetar a Iceta ha sido vetar el posibilismo de Sánchez. También se infiere, en buena lógica, que el aireado posibilismo de Junqueras no es creíble. Tal vez prefiere un 155 bravo, como el propuesto por PP y Cs. Sería la prueba decepcionante de que a Junqueras y Torra les va mejor confrontar con el Estado represor y huir de salidas dialogadas dentro del marco constitucional.

Hasta última hora intentó Andoni Ortúzar persuadir a la dirección de ERC sobre el apoyo a Iceta. ¿Se habrá pasado el PNV al bando del Estado represor?

Hasta última hora intentó Andoni Ortúzar, presidente del PNV, persuadir a la dirección de ERC sobre la conveniencia de apoyar la apuesta de Iceta por soluciones dialogadas. ¿Se habrá pasado el nacionalismo vasco al bando del Estado represor?

Estamos ante el enésimo ataque a las apuestas de Sánchez por el diálogo. Los independentistas lo endosan al "juego de sillas", mientras la derecha detectó un imaginario "pacto secreto con los separatistas" (Dolors Montserrat, del PP). La resultante en todo caso es un inesperado regalo electoral para los candidatos del PSOE en las elecciones europeas, autonómicas y municipales.

Al Grano
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios