'Indepes' que no cesan: termitas del Estado

Vagas alusiones de Sánchez al 'procés' ante la élite empresarial catalana. Y en corrillos, enésima apelación a la legalidad como límite del diálogo ofrecido

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, clausuró la XXXV Reunión del Círculo de Economía de Sitges. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, clausuró la XXXV Reunión del Círculo de Economía de Sitges. (EFE)

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, habló en Sitges ante la elite empresarial catalana enganchado a la doctrina Steiner: “Lo que no se nombra, no existe”. Solo una vaga alusión ante la que hasta Torra y Puigdemont pudieron hacerse de nuevas: “No hay que seguir encerrados en una rotonda, donde damos vueltas y vueltas una y otra vez a problemas del siglo XIX con respuestas del siglo XX”.

Lo que no dijo en el auditorio lo dijo en corrillos, antes de abandonar el evento anual del Círculo de Economía. Por un lado, enésima apelación a la legalidad como único limite del diálogo tantas veces ofrecido. Por otro, que mientras no haya sentencia del 'judici' y elecciones autonómicas en otoño, cualquier conjetura sobre la llamada 'cuestión catalana' será hablar por hablar. Y esa posición inicial transmitida previamente al presidente del Círculo, Juan José Brugera, explica la ausencia de preguntas de los empresarios sobre el estado de la cuestión. Las hubo, pero se quedaron por el camino.

No estaría mal como terapia desdramatizadora si cundiera el ejemplo. Serviría para ir consolidando entre catalanes adictos de buena fe a la causa independentista la irrebatible idea de que los planes políticos y civiles encaminados a crear una república catalana independiente han fracasado.

Mientras no haya sentencia del 'judici' y elecciones en otoño, cualquier conjetura sobre la 'cuestión catalana' será hablar por hablar, según Sánchez

El citado Brugera le había dicho unos días antes al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que menos dar la tabarra con el 'procés' y más ocuparse de “la política de las cosas”. Y Sánchez Llibre, el presidente de Foment, le emplazó a aparcar sus obsesiones y cumplir la ley.

Oídos sordos entre quienes aún creen que el mundo acabará siguiendo los pasos de Islas Feroe en el reconocimiento de esa república catalana que no existe, estúpido. “Termitas del Estado”, como dijo Maite Pagaza en un pleno del Parlamento Europeo. Siguen galopando el potro loco de la manipulación. Un argumentario reprobado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, cuyo peso y legitimidad han querido comparar con un grupo de trabajo de la ONU cuyo informe está plagado de errores de bulto, distorsiones de los hechos e imperdonables lagunas jurídicas.

El tribunal de Estrasburgo ha roto el espinazo al discurso secesionista. De su sentencia (respalda la suspensión dictada por el TC de un pleno del Parlament donde se iba a declarar la independencia) se desprende la inequívoca consideración de España como democracia consolidada y Estado de derecho en plenitud. También se desprende el reproche a los recurrentes (Puigdemont y 70 más) no por defender tales o cuales ideas, sino por tratar de imponerlas de forma ilegal.

El tribunal de Estrasburgo ha roto el espinazo del discurso 'indepe'. Pero se ha querido contraponer al informe de un grupo de trabajo de la ONU

¿Cuando se va a dar cuenta el independentismo de que todos los argumentos en defensa de sus ideas, los derechos humanos supuestamente atropellados por el Estado represor, el respeto a la nación catalana, etc., decaen, se desvanecen, se rompen, se vuelven inservibles a escala internacional si parten del incumplimiento de la legalidad vigente?

Y esto también vale para las batallas venideras. Tomen nota: el acatamiento constitucional de Junqueras no consta en el diario de sesiones (rumores, ruidos, pateos), la imposible europeización de Puigdemont sin pasar antes por el Congreso y el efecto de la suspensión provisional de los parlamentarios presos sobre la composición numérica de la Cámara (atención a la reunión de la Mesa de pasado mañana).

A medio plazo, anoten también la sentencia de los cabecillas del frustrado golpe de Estado (¿cómo puede calificarse la intentona de sustituir un Estado por otro en parte del territorio nacional?) y el tratamiento penitenciario de los probablemente condenados a penas de cárcel. Va a ser llamativa la batalla jurídica sobre la aplicación del artículo 100 del Reglamento Penitenciario catalán. Las tres derechas ya hablan de “indulto encubierto”.

Qué pesadez.

Al Grano
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios