El PP no estará en los PGE de 2021

"No tenemos la menor intención de convertirnos en socio preferente del Gobierno", dicen fuentes próximas a la dirección de la calle Génova

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)

Los enemigos del Estado refuerzan a quienes apostamos por la estabilidad. Buena noticia. La política sanitaria de la desescalada salió adelante con las fuerzas políticas comprometidas con la Constitución. Y sin las desafectas al vigente orden institucional, contrariadas porque el Gobierno ha preferido ningunearlas y pactar con otros.

Sin embargo, el voto favorable del PP al decreto de la llamada "nueva normalidad" no anticipa el apoyo a los PGE para el ejercicio de 2021. Pierdan toda esperanza quienes hayan alimentado esa posibilidad a la vista de las recientes señales de acercamiento. A lo dicho sobre política sanitaria, sumemos la prórroga de los ERTE, el apoyo de la candidatura de Nadia Calviño a la presidencia del Eurogrupo y un muy probable acuerdo solo en las propuestas sanitarias de la comisión parlamentaria de reconstrucción.

Todo eso contribuirá a rebajar el clima de crispación reinante en la política nacional. Pero nada de concertación de Estado de los dos partidos de la centralidad. En fuentes seguras de la calle Génova, próximas a la dirección del partido, se descarta absolutamente que el principal partido de la oposición acabe apuntalando los que Moncloa espera que, con la ayuda de la UE, sean los "presupuestos de la reconstrucción".

Pierdan toda esperanza quienes hayan alimentado la posibilidad de un voto favorable del PP a los PGE a la vista de las recientes señales de acercamiento

No son de menor cuantía los motivos aducidos en medio de las reiteradas apelaciones a la unidad en el mundo empresarial, amén del salmo declamado por Sánchez para que "España se entienda con España". Empezando por el mal servicio que el PP le haría si la cuarta economía europea se quedase sin alternativa democrática a un Gobierno sostenido por fuerzas políticas de confesada aversión al vigente orden constitucional.

Apoyar las cuentas públicas que el Gobierno espera presentar en las Cortes Generales antes del reglamentario 1 de octubre de este año sería asumir la política económica de la coalición PSOE-UP como si fuera la única posible. Y me parece que las siderales distancias entre las propuestas fiscales del tándem Sánchez-Iglesias respecto a las del equipo económico del PP, tumban cualquier posibilidad de que Casado acabase uniendo su suerte política a la de Sánchez. Sería absurdo. Al PP no le mueva el menor interés por reforzar el Gobierno de Sánchez. Su apoyo al decreto de la nueva normalidad se explica por razones relacionadas con sus responsabilidades en los gobiernos autonómicos de media España, llamados a gestionar la detección precoz, los planes de contingencia ante posibles rebrotes, el refuerzo de sistema sanitario, etc.

Su apoyo al decreto de la nueva normalidad se explica por razones relacionadas con sus responsabilidades en los gobiernos autonómicos

Sin renunciar a su condición de partido alternativa de Gobierno, el apoyo a toda esa normativa, negociado por el ministro Illa y la exministra Ana Pastor, sintoniza con una demanda social reiteradamente expresada por el empresariado, en nombre de la estabilidad institucional y la seguridad jurídica necesarias en la reactivación económica. De todos modos, conviene reparar en otras derivadas de la cuestión, porque pueden marcar el tono de las relaciones políticas a partir de ahora. Por ejemplo, que los escaños de Vox y de los independentistas se amontonen en su compartido "no" al decreto de nueva normalidad. O el debilitamiento de la pedrada recurrente de Moncloa contra PP por su presunta tendencia a identificarse con la extrema derecha.

"El PP no tiene la menor intención de convertirse en socio preferente del PSOE", aseguran en Génova. Creen que el Gobierno caerá antes o después por sus propias contradicciones, no por una moción de censura de un PP que "no tiene ninguna prisa". Un alto dirigente de ese partido se muestra convencido de que incluso la muy probable entrada de Ciudadanos en el bloque de apoyo a los PGE pueda ser la cabeza de puente de Casado para ir forjando esa alternativa de centro derecha cuya inexistencia, por ahora, es mencionada por los finos analistas como la mejor garantía de pervivencia del Gobierno de coalición.

Al Grano
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios