Felipe VI y la memoria de Manuel Azaña
  1. España
  2. Al Grano
Antonio Casado

Al Grano

Por

Felipe VI y la memoria de Manuel Azaña

No es suceso menor que un rey honre la memoria de quien mejor representó y aún representa la malograda experiencia republicana, interrumpida por una sublevación militar.

placeholder Foto: El rey Felip VI, en la inauguración de la exposición dedicada al republicano Manuel Azaña. (EFE)
El rey Felip VI, en la inauguración de la exposición dedicada al republicano Manuel Azaña. (EFE)

"Una prueba de normalidad institucional". Así se valora en Zarzuela que Felipe VI inaugurase el jueves en la Biblioteca Nacional una exposición sobre Azaña, presidente de la Segunda República. A otros, sin embargo, nos parece un acontecimiento cargado de simbolismo en el aquí y ahora de la política nacional. Cuando vuelven a soplar los vientos de la ira entre las dos maneras de entender España, no es suceso menor que un rey honre la memoria de quien mejor representó y aún representa la malograda experiencia republicana (1931-1936), interrumpida por una sublevación militar.

Aun contando con los deméritos del emérito, la tensión entre monarquía y república cursa con decimales en las preocupaciones del ciudadano

Al menos sirve para percibir los acentos reaccionarios de la maliciosa campaña que aspira a desenterrar la confrontación entre seguidores de una u otra forma del Estado. Huele a naftalina la forzada pretensión del tridente 'republicano' y 'plurinacional' (Iglesias, Rufián, Otegi) porque el asunto, aun sin descontar los deméritos del emérito, cursa con decimales en el ranking de las verdaderas preocupaciones del ciudadano.

Los españoles no se van a la cama angustiados por la tensión entre monarquía y república, de resonancias guerracivilistas, una vez verificada la incorporación de los valores republicanos a la arquitectura constitucional coronada por un rey. Dicho sea sin épica, sin religión, sin magia, sin cuentos. "La cuna del hombre la mecen con cuentos", decía León Felipe.

Una de las primeras cosas que hizo Felipe VI fue rendir homenaje a los republicanos españoles ('La Nueve') que encabezaron la liberación de París

Felipe VI fue recibido el jueves pasado a los gritos de "¡Viva el rey!" mientras acudía a rendir homenaje a la figura de un patriota como Manuel Azaña en el 80º aniversario de su fallecimiento. Y no es la primera vez que, en el ejercicio de la "normalidad institucional", como me dicen en Zarzuela, apadrina el acceso de los ciudadanos a la memoria republicana.

Una de las primeras cosas que hizo tras su coronación fue rendir homenaje a los republicanos de 'La Nueve'. Así se llama ahora una rosaleda municipal de París donde encontramos la placa conmemorativa descubierta por el Rey en junio de 2015 que recuerda a los pioneros de la liberación de la capital francesa en 1944, tras la derrota militar de la Alemania nazi.

"Este jardín será símbolo de la libertad y la tolerancia, dos de las grandes señas de identidad de París que durante décadas han atraído a algunos de mis compatriotas más insignes", dijo entonces el Rey. Y es uno de los pocos testimonios disponibles en la narrativa oficial sobre el histórico momento, inmortalizado por la famosa Novena Compañía, mayoritariamente formada por españoles. Me consta la emoción que sintió Felipe VI cuando el hijo de uno de ellos le envió, no hace mucho, una fotografía con la tumba de su padre cubierta con la bandera constitucional por deseo expresado en vida como signo de reconciliación del soldado republicano con la España del 78.

Foto: Retrato del que fuera presidente de la II República, Manuel Azaña. (EFE) Opinión

La historia de 'La Nueve' (así, en castellano, se llamaba aquella unidad de la división Lecrec) es un agujero negro en el historial de nuestros gobiernos, tanto los del PSOE como los del PP. En la humareda de nuestra reciente historia también se han extraviado las sentidas palabras de la alcaldesa de Paris, Anne Hidalgo, socialista y republicana, elogiando la "amplitud de miras" y la "personalidad" de Felipe VI: "Usted es, junto a la reina Letizia, el rostro de la España joven y reconciliada, libre y unida, que ha pasado la página de sus horas más oscuras”. Para rematar así: “No solo lo dice la alcaldesa, sino la republicana educada en el recuerdo de los republicanos".

No sé si me explico. Por si acaso, y ante los guardianes de las esencias, me remito de nuevo a la lectura del profeta Daniel, uno de los cuatro grandes: "El hijo no llevará la iniquidad de su padre, porque el hijo hizo justicia y guardó mis ordenanzas".

Rey Felipe VI Monarquía Republicanos españoles Republicanismo
El redactor recomienda