El contradiós: servir al Estado con los enemigos del Estado
  1. España
  2. Al Grano
Antonio Casado

Al Grano

Por

El contradiós: servir al Estado con los enemigos del Estado

El tablero político se mueve en la cocina: el apoyo de Bildu y ERC a los PGE coincide con el llamamiento a incumplir una sentencia del Supremo o la reclamada supresión del título de rey

Foto: El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. (EFE/Javier Etxezarreta)
El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. (EFE/Javier Etxezarreta)

Cuenta Pedro J. Ramírez ('Palabra de director') que el ahora costalero de Sánchez Arnaldo Otegi vinculó el asesinato de José Luis López de Lacalle (7 de mayo de 2000), todavía con el cadáver insepulto del periodista, a una lógica reacción de ETA contra “los medios de comunicación que practican una estrategia informativa de manipulación y de guerra en el conflicto entre Euskal Herria y el Estado”.

Este dirigente, actual líder de la izquierda nacionalista vasca, es parte de la ecuación de gobernabilidad formada al servicio del Estado con declarados enemigos del Estado, mientras se acobarda el frente constitucional. Un verdadero contradiós de la política nacional, donde se simultanea el apoyo de Bildu y ERC a los PGE con el llamamiento a incumplir una sentencia del Supremo (uso del castellano en las escuelas catalanas), la pretensión de suprimir el título de rey, derogar la ley de amnistía de 1977 o anunciar movilizaciones masivas del independentismo que, según Otegi, “está más fuerte de lo que se piensa”.

Se vuelve a especular con el advenimiento de un tripartito en Cataluña, a semejanza del vigente en el Gobierno central

El recado de Otegi parece dedicado a quienes celebran el arrinconamiento de los frikis del nacionalismo (Puigdemont y CUP), tras los pactos presupuestarios de Pere Aragonès (ERC) con los podemitas de Ada Colau en la Generalitat y, como contrapartida, en el Ayuntamiento de Barcelona.

Con poco se vienen arriba los celebrantes atribuyendo a Sánchez el mérito de haber roto el frente de 'lo volveremos a hacer' mientras se asegura la mayoría parlamentaria para aprobar los PGE. No solo cantan la ruptura del bloque nacionalista del '52%' (la desprestigiada 'fake' de los 'indepes') y la cada vez más difícil convivencia de ERC con Junts, tras la foto de Aragonès con Albiach (ECP). También especulan con el advenimiento de un tripartito de izquierdas en Cataluña (ERC-PSC-ECP), a semejanza de la ecuación de la gobernabilidad en el Estado.

Gobierno y ERC cierran el acuerdo sobre los presupuestos

Sería la culminación del sueño republicano-nacionalista-de izquierdas de Oriol Junqueras, con la derechona aminorada y sometida (neoconvergentes de Puigdemont), al que le ha salido un imitador en Euskadi. El sueño de Otegi no es otro que repetir la experiencia catalana en el País Vasco por aminoración y sometimiento del PNV.

Los guiños a Bildu de Eneko Andueza, el nuevo líder del PSE, podrían convertir el PNV en el patito feo de la ecuación

El asunto deja en el aire político y mediático la apresurada pregunta de si, ya con el joven Eneko Andueza al frente del PSE, arropado por Moncloa en sus guiños a Bildu, se estará trabajando un Gobierno de la izquierda 'abertzale' con socialistas y Podemos para convertir el PNV, que gobierna la comunidad en coalición con el PSE, en el patito feo de la ecuación. Como ya ocurre a escala municipal en Irún y Eibar. Y como ERC quiere hacer con Junts en Cataluña con base en la incompatibilidad de estos con los neocomunistas de Podemos.

Foto: Eneko Andueza, secretario general del PSE. (EFE)

La polarización está servida porque, con el centro deshabitado, las próximas elecciones generales alumbrarán uno de los dos modelos de gobernabilidad en agria disputa. Una mayoría de izquierdas trufada de fuerzas políticas con aversión al Rey, el régimen del 78 y el principio mismo de soberanía nacional única e indivisible, que a sus adversarios (Casado, Abascal, Arrimadas) les da hecho el discurso del sometimiento a los separatistas y el blanqueamiento de los herederos de ETA. O una mayoría de derechas formada por la convergencia del PP y Vox, que a sus adversarios (Sánchez, Yolanda Díaz, Rufián, Otegi) les da hecho el discurso de la adhesión a la momia de Franco.

La gente siempre tendrá la oportunidad de comparar los ataques directos al vigente sistema con la inopinada presencia del líder del PP, Pablo Casado, en una misa por el alma del fallecido dictador.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Bildu Pedro Sánchez
El redactor recomienda