Es noticia
Menú
Lo que esconde el culebrón de RTVE
  1. España
  2. Al Grano
Antonio Casado

Al Grano

Por

Lo que esconde el culebrón de RTVE

La interinidad en la presidencia de RTVE es un regalo para la causa electoral de Pedro Sánchez

Foto: José Manuel Pérez Tornero. (EFE/Mariscal)
José Manuel Pérez Tornero. (EFE/Mariscal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Volvemos a las andadas porque, por encima o al margen del modelo legal (sucesivas actualizaciones de la Ley 17/2006 de la radio y la televisión de titularidad estatal), RTVE funciona de hecho como un brazo del poder político. Una herramienta más al servicio del Gobierno de turno. Como el BOE, el CNI, el CIS, el CGPJ, etc.

De modo que los enunciados de “autonomía”, “imparcialidad” o “servicio público”, orientados a “promover el pluralismo, la participación y los demás valores constitucionales”, cursan como una pura fórmula declarativa. No reconocerlo de entrada sería fomentar el pensamiento confuso que hoy por hoy domina en la banalizada política nacional.

Foto: El presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero. (EFE/Marcial Guillén)

Con esas dos premisas formuladas a título preventivo (lo que RTVE es y lo que el BOE dice que es), recomiendo a mis lectores que vayan a la pieza firmada hace ocho meses en nuestro periódico por Fernando Valls (“Sánchez da a Hernando el área de Estrategia de Moncloa y refuerza la comunicación”).

A partir de ahí, entenderemos el trasfondo de la situación que ha desencadenado la renuncia del presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero, tras un mandato de solo 18 meses. Y, sobre todo, entenderemos mejor el desamparo de Tornero, un científico, un estudioso exento de fanatismos ideológicos y urgencias partidistas, tras su reciente visita a la Moncloa para advertir de que renunciaría al cargo si los teóricamente suyos no le dejaban trabajar. La respuesta fue el silencio.

Los enunciados legales que hablan de "imparcialidad" o "servicio público" son un puro formulismo declarativo

El profesor entendió el mensaje. Y aunque nadie puede cesarle legalmente, ha preferido inmolarse porque el 'consenso transversal' que le aupó en concurso público por abrumadora mayoría parlamentaria en febrero de 2021 (PP-PSOE-Podemos) ha saltado por los aires en el consejo de administración (cuatro del PSOE, tres del PP, dos de Podemos y uno del PNV). Ahora se había quedado en minoría como víctima colateral de la lucha por el poder entre el partido que gobierna y el que espera gobernar.

Hemos de excluir el justo reconocimiento a los profesionales. Y no me refiero tanto a las dichosas tertulias de TVE (no siempre modélicas en orden a la exigible imparcialidad de un medio público que sí percibo en las de RNE), sino a excelentes compañeros de la información diaria. Son ejemplares las coberturas que RTVE viene haciendo a escala nacional e internacional de la actualidad.

Foto: La periodista Elena Sánchez Caballero, nueva presidenta interina de RTVE. (EFE/Archivo/Paco Torrente)

Repito: ejemplares y magníficas. Lo demás es un puro culebrón, que no da para ocultar el nerviosismo del Gobierno por su declinante tendencia en vísperas de las elecciones territoriales de mayo. Eso ya sería suficiente para explicar la caída de Tornero, que nada tiene que ver con los índices de audiencia.

La Moncloa respondió con el silencio cuando Tornero advirtió de que se iría si los suyos no le dejaban trabajar

Pero sí da para rebatir las absurdas acusaciones de que Tornero se había entregado al PP, pregonadas por dos consejeras del PSOE (dos de cuatro) y los dos consejeros de Unidas Podemos. Y para señalar que se habían declarado en rebeldía los dos principales colaboradores del presidente. Uno en el área de informativos (Pep Vilar). Otro en la de contenidos generales (José Pablo López). Dos nombramientos apadrinados desde la Moncloa y de los que receló el PP desde el principio.

El culebrón también da, por supuesto, para denunciar que, a diferencia de lo que ocurre con la renovación pendiente del CGPJ, la interinidad en el control de TVE es un regalo a la causa electoral de Pedro Sánchez y sus aliados.

Volvemos a las andadas porque, por encima o al margen del modelo legal (sucesivas actualizaciones de la Ley 17/2006 de la radio y la televisión de titularidad estatal), RTVE funciona de hecho como un brazo del poder político. Una herramienta más al servicio del Gobierno de turno. Como el BOE, el CNI, el CIS, el CGPJ, etc.

RTVE
El redactor recomienda