Es noticia
Menú
Como lágrimas en la lluvia
  1. España
  2. Andalucía
Fernando Matres

El Zaguán

Por

Como lágrimas en la lluvia

Los programas electorales para el 19-J ofrecen propuestas serias, primeras decisiones de gobierno, decálogos tan huecos que hacen eco, recordatorio de logros, medidas "en defensa propia" y hasta erratas

Foto: Juan Espadas, en la presentación del programa electoral socialista. (EFE/Julio Muñoz)
Juan Espadas, en la presentación del programa electoral socialista. (EFE/Julio Muñoz)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Decía John McCarthy que solo hay una cosa peor que un político que olvida sus promesas electorales, y es uno que se empeña en cumplirlas. Y es que hay medidas en los programas que más que alicientes para reclamar el voto parecen una amenaza. A este trámite necesario de plasmar las propuestas por escrito, unos partidos le dedican más tiempo que otros, tal vez pensando que quién va a querer leer el modelo de política fiscal de un candidato pudiendo verle hacerse el moderno en TikTok.

Foto: Ilustración: Laura Martín.

No nos engañemos, quienes realmente escudriñan el programa electoral son los periodistas buscando un tema que echarse a la boca o los adversarios para encontrar alguna incoherencia sobre la que construir el próximo "zasca". La inmensa mayoría de los electores prefiere guiarse más por su corazón que por la cabeza. O por sus entrañas, siempre se vota contra algo. Y tampoco estamos para censurarlo, bastante esfuerzo es ya sobrevivir a esta campaña perpetua en la que vivimos instalados.

Para ahorrar ese esfuerzo de conocer los diferentes compromisos con los que unos y otros comparecen el 19-J al votante responsable, en estas líneas los repasaremos con ojos curiosos, aunque no exhaustivos. No busquen aquí un análisis sesudo, ni una comparación detallada. Dios no lo permita.

placeholder Juanma Moreno, junto al autobús de la campaña. (EFE/José Manuel Vidal)
Juanma Moreno, junto al autobús de la campaña. (EFE/José Manuel Vidal)

Lo primero que llama la atención del programa del PP es lo cuantitativo, más allá de lo cualitativo. 426 folios de logros y propuestas bajo el lema de "Andalucía Avanza, Juanma Presidente". Podríamos decir que la larga espera hasta que el líder popular confirmó el adelanto electoral era porque estaban terminando de redactarlo. En la presentación, que firma el propio Juanma Moreno, se dice que contiene "propuestas serias, responsables y realistas, alejadas de planteamientos simples y populistas, buscando siempre mejorar la vida económica, social, política y cultural de todos los andaluces". "Populistas" y "todos los andaluces". A Macarena Olona le están pitando los oídos.

Si fuera una serie de televisión, este documento no sería solo el tráiler de lo que está por venir, sino sobre todo el necesario resumen de la última temporada para recordar dónde la dejamos. Juanma Moreno no solo hace promesas, se encarga de recordar lo que ya ha hecho como ordalía para probar lo que hará.

En el PSOE son más escuetos, 95 folios, aunque a cambio también más precisos: Juan Espadas especifica cuáles serían sus primeras diez decisiones si fuera presidente de la Junta de Andalucía. Y la primera, no sean malos, no sería pellizcarse para ver si es un sueño.

placeholder Juan Espadas, en un acto electoral en la localidad sevillana de La Algaba. (EFE/Raúl Caro)
Juan Espadas, en un acto electoral en la localidad sevillana de La Algaba. (EFE/Raúl Caro)

La medida estrella se la ha tomado prestada a su padrino, Pedro Sánchez: elaborar un Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de Andalucía, para lo que convocará "a los agentes económicos y sociales, a las corporaciones locales andaluzas y a los grupos políticos con presencia en el Parlamento de Andalucía y que defienden el Estatuto de Autonomía". Sí, Vox, solo a los que defienden el Estatuto. El resto es un "grandes éxitos" de acuerdos y pactos tan ambicioso como irreal. Prometer un máximo de 48 horas para la atención primaria suena necesario, pero falso en boca del partido que sufrió una "marea blanca sanitaria" que Susana Díaz fue incapaz de surfear.

Vox es más prudente, bueno, o más desahogado. En lugar de con un programa electoral desarrollado, se presenta con diez medidas. Si prometo menos cosas, seguro que no incumplo tantas, pensarán. Como el mal estudiante que solo se estudia los temas justos confiando en la buena suerte para sacar el cinco. Todo resumido bajo la idea de "El cambio real", según afirma en el documento Macarena Olona, que viene a ser "desterrar las políticas socialistas"… tres años y medio después de que el PSOE ya no gobierne.

Foto: Macarena Olona, candidata de Vox para las elecciones de Andalucía 2022. Foto: EFE /Álvaro Cabrera

Poco parece importarles además que algunas de las propuestas sean irrealizables desde las competencias autonómicas y otras estén tan huecas que hasta hacen eco. Como eliminar Canal Sur, cuando el canal televisivo no sólo vertebra el territorio y transmite la voz andaluza, sino que el artículo 210 del Estatuto de Autonomía blinda su carácter público, o eliminar las subvenciones a los partidos, cuando ellos mismos reciben casi tres millones de euros del Parlamento Andaluz y la Ley Electoral Andaluza que podrían haber devuelto.

Por Andalucía, en cambio, aporta un amplio y bien argumentado programa de gobierno dividido en diez bloques, lo que tiene muchísimo mérito. Con lo que les costó ponerse de acuerdo para designar a Inmaculada Nieto como candidata e inscribirse a tiempo, es de imaginar que consensuar todas estas medidas habrá sido una misión casi tan imposible como que la izquierda se presente unida a las elecciones.

placeholder Inmaculada Nieto, candidata de Por Andalucía, atiende a la prensa. (EFE/Salas)
Inmaculada Nieto, candidata de Por Andalucía, atiende a la prensa. (EFE/Salas)

De entre las trabajadas propuestas que componen su 'Agenda para transformar Andalucía', a uno le llaman la atención dos curiosidades: la heterogeneidad de formatos, como si cada una de las seis formaciones que integran la plataforma hubiera elaborado una parte a su manera, y que el bloque IV se llame "Feminismos", así en plural. Y, anecdóticamente, dos erratas: "Mejores servicios públicos para una mejor democrácia" (sí, con tilde) y "Trancisión (SIC) ecológica frente a la emergencia climática". Qué quieren, cada uno arrastra sus taras.

Como Ciudadanos no puede asegurar el futuro, prefiere destacar el pasado para poder seguir estando presente. Como si fuera un Trabajo de Fin de Grado. Así, pone el centro en los logros conseguidos durante la legislatura con la promesa de darles continuidad. Porque, asegura, son "garantía de una Andalucía próspera y barrera contra el extremismo".

El partido de Juan Marín apuesta por la originalidad e incluye un mapa con un listado de hitos conseguidos en cada provincia. Algunos son locales e individuales; otros, comunes y muy reveladores: "Hemos bajado los impuestos y apostado por las políticas sociales" o "no ha habido ni un caso de corrupción ni un político imputado".

Y si Adelante Andalucía reeditara la popular máxima de José Luis Rodríguez Zapatero en 2007 de "a cada insulto, una propuesta" a Teresa Rodríguez le van a dar más caña que a su compañero Kichi en el Falla. Hasta 1.648 medidas recoge su programa, agrupadas bajo una frase “Andalucía, en defensa propia”, que parece el título de un 'thriller' rodado por Los Compadres.

Promesas que, en la mayoría de los casos, como "lágrimas en la lluvia se irán", porque nadie ofrece tanto como el que sabe que no va a cumplir, que dejó escrito Quevedo. Por eso, como reza la sabiduría, recuerden: más vale un toma que dos te daré.

Decía John McCarthy que solo hay una cosa peor que un político que olvida sus promesas electorales, y es uno que se empeña en cumplirlas. Y es que hay medidas en los programas que más que alicientes para reclamar el voto parecen una amenaza. A este trámite necesario de plasmar las propuestas por escrito, unos partidos le dedican más tiempo que otros, tal vez pensando que quién va a querer leer el modelo de política fiscal de un candidato pudiendo verle hacerse el moderno en TikTok.

Elecciones Andalucía PSOE Partido Popular (PP) Vox Adelante Andalucía