Mensaje urgente para Albano Dante

Las redes se han dividido automáticamente entre el ataque visceral y nauseabundo y el aplauso ensordecedor. Yo he decidido responder en voz baja

Foto:  El líder de Podem, Albano Dante Fachín. (EFE)
El líder de Podem, Albano Dante Fachín. (EFE)

Albano Dante ha subido a YouTube un vídeo que corre como la pólvora, donde explica por qué los indecisos deberíamos votar a un partido independentista el 21 de diciembre. Las redes se han dividido automáticamente entre el ataque visceral y nauseabundo y el aplauso ensordecedor (ya hablamos aquí de lo peligrosos que pueden llegar a ser los aplausos). Yo he decidido responder en voz baja.

Albano Dante no me parece ningún estúpido, y tampoco me parece un traidor. Aprecio su valentía por decir lo que piensa, especialmente cuando eso le ha enemistado con sus antiguos compañeros de partido, con sus amigos. Sin embargo, sus argumentos no me ha convencido. No votaré a un partido independentista y creo que es importante dejar claro por qué.

Dice Dante: “No soy independentista pero el 21-D votaré a un partido independentista porque creo que ahora mismo es el mayor zasca que se le puede dar a Rajoy (…). No se trata de ser independentista, se trata de ser demócrata. Hay que demostrar que el pueblo catalán ha derrotado a Rajoy”.

Es falso que el pueblo catalán sea eso que se enfrenta a Rajoy. No es menos pueblo catalán el votante de Albiol o el de Inés Arrimadas que el de Puigdemont. De hecho, Ciudadanos es un partido catalán surgido precisamente como respuesta al intento del nacionalismo de fagocitar al pueblo catalán. No deberíamos seguirle el rollo a esa postura, es una trampa identitaria.

Ciudadanos es una respuesta agraviada a un 'status quo' en Cataluña, como el independentismo lo es al 'status quo en Españ'a. Sí, la representación del PP en Cataluña es nimia, y los catalanes han tenido que soportar que el presidente gobierne utilizándolos como ariete para lograr votos en el resto de España. Pero apelar al pueblo como una masa con una postura definida significa imponerle al pueblo una identidad, y por lo tanto neutralizarlo.

Es falso que el pueblo catalán sea eso que se enfrenta a Rajoy. No es menos pueblo catalán el votante de Albiol o Arrimadas que el de JxCAT

Dice Dante: “Si no hay una mayoría independentista, el ganador de las elecciones será Rajoy y su partido corrupto. Pero no habrá derrotado al independentismo, sino también a las personas que en las plazas del 15-M exigíamos un cambio de régimen. El 1 de octubre quedó claro que a cualquiera, en Andalucía, Madrid, Galicia, que le plante cara a Rajoy, al bipartidismo corrupto y la monarquía impuesta por Franco, le apalean. Si eres independentista te apalean, pero si eres republicano también te apalearán. Hay que dar una respuesta contundente al Rajoy que apalea a quien lo desafía”.

Es falso que Rajoy apalee a quien lo desafía. La respuesta policial del 1 de octubre, una brutalidad que yo denuncié en estas páginas, no fue menor que la respuesta policial contra el 15-M, en este caso comandada por Artur Mas. Es falso que el Estado te apalee por lo que eres o lo que piensas. La policía reprimió a la gente porque recibió la orden de desalojar los colegios electorales, que el independentismo abrió en un acto de extrema irresponsabilidad. Hay una responsabilidad subsidiaria de esos palos en el Govern de JxSí. Expusieron a la ciudadanía catalana al peligro, los emborracharon de victoria, negaron la autoridad del otro, los engañaron. Contribuyeron a generalizar una sensación de impunidad que acabó pagando gente inocente.

Pero es radicalmente falso que se reprimieron unas ideas. Joan Coscubiela dejó muy clara la trapacería del Govern para sacar adelante sus leyes contrarias a la Constitución, y sus métodos autoritarios en el Parlament. En Andalucía, Galicia y Madrid hay una oposición a Rajoy que no es apaleada, como la hay en Cataluña. Concluir que quien se opone a Rajoy es apaleado significa negar que Podemos o el PSC se opongan a él. Es el poder, cualquier poder, el que puede apalear y reprimir cuando se siente amenazado. Esto explica por qué los Mossos d' Esquadra se cebaron con la gente que protestaba durante el 15-M en Barcelona.

Concluir que quien se opone a Rajoy es apaleado es negar que Podemos o el PSC se opongan a él

Dice Dante: “¿Cómo puede ser que los que veníamos de las plazas digamos ahora que hay que pasar página cuando centenares de miles de personas aquí en Cataluña, independentistas y no independentistas, protagonizaron el acto de dignidad colectiva y democrática más importante de las últimas décadas?”

En la hipérbole se pierde el sentido de la perspectiva. No niego la dignidad colectiva de quienes fueron a votar el 1 de octubre, pero recuerdo las protestas del no a la guerra de Irak, sin ir más lejos, donde se pedía no masacrar a una población inocente y lejana, o el propio 15-M, cuando una generación estafada y ninguneada salió a las calles para reclamar su lugar en el mundo, o las acciones de la Plataforma Antidesahucios, cuyos miembros se ponen en primera línea ante la policía y reciben palos, no para reclamar lo que consideran suyo, sino con el desprendimiento y la generosidad de quien está defendiendo la dignidad de los demás.

El cabeza de lista de los comunes, Xavier Domènech, con Ada Colau, Pablo Iglesias y Alberto Garzón. (EFE)
El cabeza de lista de los comunes, Xavier Domènech, con Ada Colau, Pablo Iglesias y Alberto Garzón. (EFE)

Dice Dante: “Cada voto a los comunes nos aleja de un referéndum pactado, porque sus votos serán contados como un no. Si no gana el independentismo, no solo Rajoy no se sentará a negociar, sino que se intensificará la represión que estamos viviendo. Yo quiero un referéndum pactado y por eso votaré independentista el 1 de octubre”.

Yo también quiero un referéndum pactado. He escrito sobre esto desde hace años, creo que desde antes de que Podemos convirtiera esa opción en su bandera. Para mí, un referéndum pactado, incluso una consulta pactada que no requeriría un cambio en la Constitución, habría evitado los hechos de los últimos meses: la violencia, la polarización, la cárcel. Pero para lograr un referéndum pactado no hay que fortalecer a los independentistas en Cataluña. Eso no ha funcionado, y a las pruebas me remito. Para lograr un referéndum pactado hay que desalojar a Rajoy del Gobierno, y todas las acciones del independentismo de los últimos meses los han hecho más fuertes. De nuevo, a las pruebas me remito.

La postura unilateral del independentismo ha alimentado al nacionalismo más reaccionario de España. Ha empeorado la relación entre Cataluña con el Estado, y ha dividido a la población a unos niveles que todavía son difíciles de calcular. Tenemos dos nacionalismos que se retroalimentan a costa de dividir a la población, de provocar conflictos irresolubles, de sentimentalizar la política. Así que la oposición a Rajoy que tú defiendes, Dante, es precisamente la que lo fortalece.

Crónicas desde la República cuántica
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios