Es noticia
Monos con metralletas
  1. España
  2. Caza Mayor
Nacho Cardero

Caza Mayor

Por

Monos con metralletas

Las invectivas de Manuel Conthe contra la UDEF, Elvira Rodríguez y la prensa, eximiéndose él de cualquier responsabilidad en la denominada 'Operación Parqué', ha destapado la caja de los truenos

Foto: Imagen: PLL
Imagen: PLL

Sus invectivas han levantado ronchas en la UDEF. Los mandos policiales entienden que los comentarios depuestos por el personaje van más allá de la crítica sañuda, siempre permitida e incluso saludable en un Estado de Derecho, y se adentran en el terreno del exabrupto, atentando de esta forma contra el honor y la buena imagen de la institución. La Policía está estudiando iniciar acciones legales contra él. Les escuece sobremanera eso de que les haya llamado “monos con metralletas”, a todas luces una analogía inadmisible en zoología. De tener que elegir un animal, ellos hubieran preferido el pitbull.

“Alguien está intoxicando a la UDEF con la historia de una trama de corrupción”, “la palabra ‘trama corrupta’ parece tener aquí un sentido parecido al de ‘eje del mal’ (axis of evil) que acuñó el presidente Bush para inventarse una conexión entre Al Qaeda y Saddam Hussein, y poder invadir Irak”, se trata de “una nueva manifestación del fenómeno periodístico que en otras ocasiones he llamado de los ‘monos con metralleta’ (monkeys with machine guns, como dicen en USA)”, invito a la UDEF “a que me llame a declarar para que les cuente mi versión. Si no lo han hecho ya, que investiguen todo lo que quieran mi patrimonio”.

No, amigo lector, estos retales vocingleros, que son los que han movido a los altos mandos policiales a preparar la querella, no han sido extraídos de la reciente intervención de Artur Mas en la Diputación permanente del Parlament, momento que aprovechó para acusar al Estado de hacerle la guerra sucia y negar cualquier tipo de relación con los seis casos de corrupción en los que está inmerso CDC o con el hecho de que la Policía encontrara a su extesorero triturando papeles. Nada de eso. Si estaba pensando en Artur Mas, se equivoca.

Estos entrecomillados pertenecen a Manuel Conthe, responsable máximo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de octubre de 2004 a mayo de 2007, que se defendía así en su blog de las informaciones aparecidas sobre la Operación Parqué, una investigación puesta en marcha por la Policía sobre una supuesta trama de corrupción en el seno de la CNMV que habría estado funcionando durante su mandato. El artículo es una auténtica joya, ya que permite descodificar la personalidad de ciertos 'rasputines' de la intelectualidad económica y llegar a la conclusión de que, si los policías y periodistas nos hemos llegado a transmutar en monos con metralletas, lo de la CNMV en la égida socialista fue algo así como El planeta de los Simios.

Los mandos policiales están preparando una querella contra Conthe. Si ellos son 'monos', lo de la CNMV en la égida socialista fue como 'El planeta de los Simios'

La UDEF investiga si la Comisión ejerció de chamarilero concediendo y quitando licencias de forma arbitraria para operar en el mercado de valores. Una de las víctimas de la supuesta trama, Vetusta Wealth Management, gestora de carteras perteneciente a un grupo domiciliado en Irlanda, fue cerrada ‘provisionalmente’ por la CNMV en 2007. En su blog, Conthe, por aquellas fechas presidente, explica la decisión: “Aunque Vetusta había cometido varias infracciones, el caso constituyó probablemente una ‘falsa alarma’, de esas que los estadísticos llaman ‘error de tipo I’ (…) Es un riesgo inevitable para todo supervisor diligente que, siguiendo el llamado ‘principio de precaución’, trate de actuar temprano, aunque sea con información limitada, para evitar un riesgo que puede resultar catastrófico”.

Cuando Guillermo Menéndez Escandón, principal accionista y gestor de Vetusta, un avezado joven cuyo principal pecado fue poner en marcha una gestora con ínfulas internacionales demasiado compleja para la pacata mentalidad de la CNMV, que tuvo que ‘exiliarse’ e hipotecar todos sus bienes -y prácticamente su vida- después de que le obligaran a bajar la persiana, que le mancharon los apellidos con la duda, que vio cómo de repente sus amigos y competidores en el mercado se cambiaban de acera a su paso, cuando Guillermo Menéndez, insisto, leyó del puño y letra de Conthe que lo suyo había sido un daño colateral, un fallo estadístico, un simple error, peor aún, un ‘error de tipo I’ provocado por el exceso de celo tras el escándalo Gescartera, casi rompió a llorar.

Manuel Conthe también dedica unas palabras gruesas a la actual presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez. En este caso no la llama ‘mono con bombas’, pero sí la tilda de ‘comisaria política’, lo cual no deja de tener su aquél viniendo de quien viene. Carga contra ella por haber emitido un comunicado a raíz de la Operación Parqué con el que, en su opinión, lo único que pretendía era “salvaguardar su buen nombre y el de su partido (todo se remonta a 2005 y 2011)”, dejándole a él a los pies de los caballos. Luego añadía que una institución como la CNMV debería estar dirigida por un profesional independiente y no por la tal Elvira.

Lo de la independencia tiene su gracia porque el propio Conthe, antes de recalar en la Comisión Nacional del Mercado de Valores, fue director general de Transacciones Exteriores (1986-1987), director general del Tesoro y Política Financiera (1988-1995) y secretario de Estado de Economía (1995-1996) durante los gobiernos socialistas. Después, ya presidente de la CNMV y con Carlos Arenillas de número dos -ese señor al que tanto gustaban los vinos caros-, tuvo que manejar con desigual fortuna el escandaloso asalto de Sacyr al BBVA y la guerra de OPAs en torno a Endesa, dos operaciones que más que operaciones corporativas eran políticas y al servicio del partido entonces en el poder, es decir, del PSOE de Zapatero.

Elvira Rodríguez carece del perfil idóneo para comandar el organismo supervisor de los mercados, pero no es Conthe -consejos vendo que para mí no tengo- la persona más indicada para hacerlo notar, sobre todo ahora que gusta pasearse por los escenarios políticos de la mano de Ciudadanos. Lo seguro es que Elvira Rodríguez no repetirá al frente de la CNMV. Bien porque la casa huele a chamusquina y prefiere probar en el sector privado, bien porque llega el PSOE, bien porque gana el PP pero de la mano de Ciudadanos... Y ya se sabe que si Albert Rivera pretende exigir la cabeza de Rajoy para que el PP vuelva a ocupar La Moncloa, con más gracejo exigirá aún la de Rodríguez.

Operación Parqué Manuel Conthe CNMV