La infanta Cristina quiere 'jubilar' a Roca

La Infanta tiene la impresión de que Roca hace tiempo que no se encuentra cómodo con la causa. Malicia que defender sus intereses y querer llevarse bien con Felipe VI son dos cosas incompatibles

Foto: Ilustración: PLL.
Ilustración: PLL.

Miquel Roca se enteró por la prensa. El conocido abogado ha pasado a engrosar la nómina de distinguidos personajes de la vida pública española que se enteran por la prensa, en este caso por un teletipo de la agencia EFE, de los asuntos de gran relevancia que afectan a su persona o a la de sus defendidos, véase la infanta Cristina. La publicación del auto del que daba cuenta EFE le pilló por sorpresa. Lo esperaba para el lunes o martes de la semana siguiente y se lo merendó el viernes. En el auto, las magistradas del caso Nóos Samantha Romero, Eleonor Moyá y Rocío Martín avalaban la legitimidad del sindicato Manos Limpias para mantener en solitario la acusación popular contra la hermana del Rey por dos delitos contra la Hacienda Pública.

La Infanta lo llamó en caliente desde la India, donde se encontraba en esos momentos en labores humanitarias. A Roca le faltaban las palabras. No tenía más información que la que en esos momentos circulaba por las redes. El abogado se mostró poco expresivo y se justificaba con palabras vagas: que si es un auto derivado de la presión social y de la situación política, que si va contra derecho, que si la Justicia española es muy garantista, que si al final es una cuestión de tiempo para que se resuelva favorablemente…

A la Infanta no le satisficieron en modo alguno tales explicaciones. No solo no se había enterado de la fecha del auto y del sentido del mismo, sino que tampoco parecía contar con un ‘plan b’ para semejante revés judicial. Su argumentario se limitaba a un simple “presentaremos una protesta formal”.

La infanta Cristina quiere 'jubilar' a Roca

La Infanta tiene la impresión de que Roca hace tiempo que no se encuentra cómodo con la causa. Tampoco cree que esté todo lo implicado que el asunto requiere. Le había asegurado que no se tendría que sentar en el banquillo. Le había dicho, erróneamente, al igual que otros muchos juristas de prestigio, que le aplicarían la doctrina Botín, argumentando que un tribunal inferior, como el de Palma de Mallorca, que decidiera apartarse de la Jurisprudencia del Tribunal Supremo o del Constitucional, incurriría en prevaricación y que las magistradas no se iban a arriesgar a ser sancionadas administrativa o disciplinariamente. La estrategia mediática, tratando de seducirla para que concediera una entrevista a una publicación hostil a la Monarquía pero afín a los intereses del letrado, tampoco ha sido bien interpretada por la hermana del Rey.

[¿Qué es la doctrina Botín?]

La Infanta quiere jubilar a Roca. Ella quiere retirarlo, él quiere retirarse, pero ni la una ni el otro saben cómo hacerlo. El abogado se irá progresivamente echando a un lado para traspasar el grueso de la responsabilidad a su codefensor, el penalista Jesús María Silva, socio de Molins-Silva, con el que el despacho Roca Junyent tiene un acuerdo para que se haga cargo de las causas penales. Además de estos dos abogados, otros tres de Barcelona y uno de Palma se turnarán en el caso Nóos, según comunicado enviado este fin de semana al tribunal. Se trata de Pablo Molins, Jorge Navarro, Juan Segarra y Jaume Riutord. Más abogados, muchos apellidos y cada vez menos ‘Roca’. El objetivo se muestra claro: diluir su imagen entre un maremagno de letrados.

El letrado no se encuentra cómodo defendiendo a la Infanta en el caso Nóos. Ella quiere retirarlo, él quiere retirarse, pero ni ella ni él saben cómo hacerlo

Fue el rey Juan Carlos quien, allá por abril de 2013, acudió a Miquel Roca Junyent (Burdeos, 1940) para que defendiera a su hija. El abogado pasaba por ser la navaja multiusos suiza de la que se valía la institución para desatrancar determinadas cuestiones de Estado. Siempre ha mantenido buenas relaciones con el Rey. Con el de antes y con el de ahora. Felipe VI acude a él recurrentemente para recabar opinión sobre la cuestión catalana.

Sin embargo, como es de sobra conocido, el actual Monarca ha roto relaciones con su hermana, ruptura que ha escenificado con un buen muestrario de gestos y decisiones. Decidió volar todos los puentes a raíz del escándalo Urdangarin y la obstinación de su hermana de no renunciar a los derechos dinásticos. Así que lo que antes era una cuestión de Estado para Roca, esto es, defender a la lnfanta, ahora se ha convertido en un problema.

El abogado no quiere llevarse mal con Felipe VI, pero entiende que los intereses del Rey no están alineados con los de su hermana y que algunas decisiones para llevar a cabo la estrategia de defensa, como el hecho de tratar de evitar que se sentara en el banquillo, pueden no gustar en Zarzuela. El abogado ha llegado a la conclusión de que, haga lo que haga, siempre pierde.

Además de alma máter del bufete Roca Junyent, es 'lobista' de muy variados temas y asesor de empresas como ACS y Endesa. Desde el mundo empresarial, también le llegan mensajes para que se vaya desvinculando de la causa. Ellos tampoco quieren ponerse a malas con el Rey.

Las juezas del caso Nóos.
Las juezas del caso Nóos.

Mañana, el polígono industrial de Son Rossinyol de Palma se alfombrará para recibir a un ramillete de insignes imputados. Va a ser tal la retahíla de vips que va a desfilar por el juicio del caso Nóos, que es muy posible que algunos confundan a los fotógrafos apostados a la entrada del tribunal con el 'photocall' de los Premios Goya de este fin de semana. Los acusados empezarán a prestar declaración mañana y terminarán el 26 de febrero. La infanta Cristina será la última en hacerlo en la sala de vistas habilitada especialmente para este juicio en la Escuela Balear de la Administración Pública (EBAP), situada en el citado polígono industrial.

[Estas son las tres magistradas que juzgarán a la Infanta]

A partir de marzo, empezarán a declarar los testigos. Están citados, entre otros, el exministro de Economía Rodrigo Rato, el exalcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón, los exjefes de la Casa Real Alberto Aza y Fernando Almansa, el exsecretario de Estado para el Deporte Jaime Lissavetzky, el que fuera secretario de las infantas Carlos García Revenga, el exasesor jurídico de la Casa Real José Manuel Romero, conde de Fontao, Francisco Camps, Rita Barberá, etcétera. Así hasta casi 400. Lo dicho: más famosos que en los Goya.

Caza Mayor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios