Sucesión de mentirijillas en el BBVA: Francisco González pasa el testigo a FG. Blogs de Caza Mayor

Sucesión de mentirijillas en el BBVA: Francisco González pasa el testigo a FG

Ficha a Caruana y señala como sucesor a Torres, la solución más continuista. También la más dúctil y accesible para FG. Se trata de que su sombra, una vez tome las de Villadiego, siga incólume

Foto: El presidente del BBVA, Francisco González, y el consejero delegado, Carlos Torres Vila, durante la presentación de resultados de 2017. (EFE)
El presidente del BBVA, Francisco González, y el consejero delegado, Carlos Torres Vila, durante la presentación de resultados de 2017. (EFE)

“Flaco favor nos ha hecho Francisco González. Justo ahora que estamos peleándonos a cara de perro con los sindicatos en la negociación de los nuevos convenios, nos desayunamos con que el presidente del BBVA se sube el sueldo un 18%. Con amigos como estos, quién quiere enemigos”, rezongaban la semana pasada en la patronal.

Frente a la subida salarial que la CEOE pretende poner sobre la mesa, del entorno del 2% más un 1% por productividad, el informe de gobierno corporativo remitido a la CNMV por el banco despachaba la retribución percibida por su presidente en 2017: 5,79 millones de euros, de los cuales 3,94 millones eran en metálico y 1,85, en concepto de acciones.

Si bien es cierto que los parámetros con que se fijan las retribuciones son públicos y afectan a toda la plantilla por igual y que Francisco González, más conocido como FG, viene de tener el sueldo congelado (el beneficio del banco en 2017 ha subido un 32% respecto al de 2015, mientras que la remuneración del presidente lo ha hecho en un 7,4% en este periodo), igual de cierto es que el horno del banco no está para muchos bollos y que, como la mujer del César, no solo hay que ser honesto sino también parecerlo.

Unos clichés que, sin embargo, parecen dar igual al mandamás de la entidad española. El de Chantada no se guía por convencionalismos ni por lo que le bisbiseen desde el Ministerio de Economía. FG es un ‘outsider’, y no solo no le molesta que le llamen así sino que presume de ello como rasgo diferencial respecto al resto del empresariado patrio. Basta recordar, entre otros gestos, la negativa a comercializar acciones de Bankia en su salida a bolsa y el plantón al Gobierno en la conformación del banco malo o Sareb.

El nuevo consejero del BBVA, Jaime Caruana, fue quien realmente salvó a Francisco González del intento de asalto al banco por parte de Del Rivero

En definitiva, si por algo se caracteriza FG es por haber hecho siempre lo que le ha venido en gana. Lo ha hecho en estos 18 años al frente de la entidad y lo está haciendo ahora que va a cumplir 75 años (en 2019) y debe dejar el testigo porque así lo exigen los estatutos.

Para aquilatar su sucesión al frente del segundo banco español, esto es, para dejar todo atado y bien atado, anunció la semana pasada la incorporación en el consejo de quien fuera gobernador del Banco de España Jaime Caruana.

Este fichaje ha llamado la atención no tanto por el pedigrí del seleccionado, con cualidades de sobra para formar parte del ‘board’ de cualquier gigante financiero, sino porque choca con el discurso de FG de una gestión independiente al margen de los dictados políticos.

Jaime Caruana (segundo por la derecha), junto a Carlos Solchaga, exministro; José Pérez, economista; Rodrigo Rato, exBankia, y Carlos Sebastián, coordinador de 'Luis Ángel Rojo: recuerdo y homenaje'. (EFE)
Jaime Caruana (segundo por la derecha), junto a Carlos Solchaga, exministro; José Pérez, economista; Rodrigo Rato, exBankia, y Carlos Sebastián, coordinador de 'Luis Ángel Rojo: recuerdo y homenaje'. (EFE)

Fue precisamente Jaime Caruana quien salvó a Francisco González del rocambolesco intento de asalto al banco protagonizado por Luis del Rivero, presidente entonces de Sacyr, por Miguel Sebastián, en aquel momento director de la Oficina Económica de Moncloa, y por buena parte del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Hagamos memoria: el 29 de septiembre de 2004, Sacyr enviaba a la CNMV un escrito comunicando que estudiaba tomar un paquete del 3,1% en BBVA y pedía oficialmente al Banco de España que se pronunciara sobre la operación. Caruana, gobernador en aquella época, señaló que tal pronunciamiento no resultaba pertinente porque una participación del 3% no era relevante. Del Rivero no se dio por vencido y el 18 de enero de 2005, tras una información de la Cadena SER, la CNMV iniciaba una investigación sobre la venta, años antes, de la sociedad FG Valores, propiedad de González.

Lejos de ahondar en el tema, la Comisión del Mercado de Valores dio carpetazo al expediente apenas tres días después y el Banco de España se encargó de trasladar discretamente a Luis del Rivero que con un 3% del banco no iba a poder remover del sillón a FG, entre otras cosas porque el nuevo presidente debía contar con la aprobación de la autoridad monetaria. El 15 de febrero, Sacyr arrojaba la toalla.

El Ibex 35 está inmerso en un proceso de destrucción de talento. Las sucesiones de las grandes compañías se hacen tarde y mal

Trece años después, Caruana pasa a formar parte del consejo del BBVA. Lo hace como independiente junto a Ana Peralta (exBankinter y Pastor) y Jan Verplancke (experto en tecnologías de la información). Como sucesor y primer ejecutivo, González sigue señalando a su consejero delegado, Carlos Torres (“tenemos un equipo francamente fabuloso y no va a haber sorpresas”), sin duda la solución más continuista. También la más dúctil y accesible. Se trata de que su sombra, una vez tome las de Villadiego, permanezca incólume.

En este proceso sucesorio, llama especialmente la atención la poca relevancia de los grandes accionistas del banco, sobre todo si se tiene en cuenta lo que se juegan en este envite y la discreta evolución en bolsa de la entidad. Actualmente, la capitalización asciende a 47.069 millones de euros, frente a los 90.605 de Santander. Ana Botín dobla a FG. Aunque llevan razón en el BBVA cuando defienden que su beneficio por acción es superior al de su principal rival, tampoco pueden obviar una realidad: se han quedado pequeños.

Diferencia en capitalización entre Santander y BBVA desde 1991.
Diferencia en capitalización entre Santander y BBVA desde 1991.

El Ibex 35 está inmerso en un preocupante proceso de destrucción de talento provocado por la incapacidad de sus gestores de dar un paso a un lado una vez llegado el momento. Las sucesiones de las grandes compañías en España se hacen tarde y mal.

El BBVA no ha escapado a esta maldición patria. Francisco González llegó a la copresidencia del banco, junto a Emilio Ybarra, tras la fusión de BBV y Argentaria. Lo hizo apadrinado por José María Aznar y Rodrigo Rato. Después de dejar fuera de la entidad a todos los directivos del antiguo Bilbao Vizcaya, algunos de los cuales ejercen hoy en Bankia, se quedó como presidente único. Tuvo dos consejeros delegados con aspiraciones, José Ignacio Goirigolzarri y Ángel Cano, y los dos fueron defenestrados.

Finalmente, el triunvirato elegido será el compuesto por Torres como primer ejecutivo flanqueado por Jaime Caruana y José Manuel González-Páramo como consejeros. Una sucesión dactilar que FG solo ha consultado con Francisco (F) y con González (G). La sucesión en el BBVA, como casi todas en España, no deja de ser una sucesión de mentirijillas.

Caza Mayor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios