Seguimos para bingo: lo que PSOE y Podemos quieren hacer con La Rioja

Al PSOE, por desgracia, se le está viendo la patita en la formación de los gobiernos autonómicos. El partido socialista tiene dos discursos: uno de Estado y otro el de sus barones

Foto: Vista de la papeleta de la votación en el PSOE riojano para aprobar el pacto. (EFE)
Vista de la papeleta de la votación en el PSOE riojano para aprobar el pacto. (EFE)

Después del baile de disfraces a cuenta de las investiduras regionales, y a falta de la más importante de todas, la de Pedro Sánchez, en La Fenice ibérica, partidos y cargos recién nombrados han empezado a desprenderse de máscaras y tocados y a mostrarse tal cual. Son las costuras de los gobiernos ‘frankenstein’.

Valgan de ejemplo las declaraciones a Onda Cero de la socialista Concha Andreu, que esta semana será investida presidenta de La Rioja. Al ser preguntada por su comunidad vecina, Navarra, y por el nuevo Ejecutivo constituido recientemente gracias a la abstención de Bildu, respondía:

“Lo que me da rabia es que la oposición radicalice su postura. Siempre están que si el independentismo y que si ETA. Esos argumentos no hacen más que ensuciar el desarrollo de la política y confundir. A mí me da pena que se vaya siempre a lo mismo para atacar, que se saque el terrorismo, que ya por fortuna desapareció… ¿Acaso los que hablan de esta manera se han leído el acuerdo punto por punto? ¿Qué hay de radical? No me gusta esta forma de hablar que, desgraciadamente, se ha instalado en Ciudadanos y el Partido Popular”.

Por lo que denotan sus palabras, Andreu forma parte de esa pléyade socialista cada vez más numerosa que trata de blanquear a formaciones antiespañolas, caso de ERC o Bildu, para convertirlas en aliadas naturales del PSOE en el mundo de la izquierda y gobernar con ellas. Son los mismos que jalean a Gabriel Rufián y lo señalan como un cuasi hombre de Estado.

Para muestra, un botón: lo sucedido en Huarte. Este fin de semana se ha sabido que el número dos socialista por esta localidad navarra renuncia a tomar posesión del cargo y su partido, el PSN, no sustituirá a dicho concejal, dejando la alcaldía en manos de Bildu. Fue lo que, 'grosso modo', exigió la portavoz de la formación abertzale durante el debate de investidura de María Chivite. Como dijo Otegi, la abstención no suponía un cheque en blanco. Se está viendo.

Arnaldo Otegi en la contracumbre del G-7. (EFE)
Arnaldo Otegi en la contracumbre del G-7. (EFE)

Frente a la actitud pusilánime y un tanto acomplejada con la que los partidos de centroderecha llegan al poder -no les vayan a tachar de fachas-, los ejecutivos de coalición comandados por el PSOE y con Podemos ejerciendo de Sancho Panza rezuman ideología por los cuatro costados.

Es el caso de La Rioja. Andreu podía haber elegido a Ciudadanos como compañero de aventura, pero prefirió a Podemos.

La noche del domingo del 26 de mayo, el ánimo de la formación naranja rozaba la euforia en aquella comunidad. Pensaban que, como en la Lotería de Navidad, les había caído la pedrea, que los socialistas contarían con ellos para gobernar, que se habían entendido muy bien en los años de oposición al PP y se fiaban más de ellos que de los morados.

La alegría les duró 24 horas, el tiempo que tardó Andreu en decir que con Cs ni agua. Ni siquiera se le pasó por la cabeza sentarse a negociar. ‘Rien de rien’.

Así, habrá un Ejecutivo de coalición en el que los morados tendrán la Consejería de Participación, Derechos Humanos y Cooperación al Desarrollo, sustentado en un acuerdo programático entre PSOE, Podemos-Equo e Izquierda Unida que exuda un marcado tufillo a sectarismo. Por ejemplo, en lo referido a la educación concertada.

El varapalo a estos colegios y a la Iglesia, que igual pone velas a Dios que se las pone inútilmente al diablo por eso de que siempre hay que llevarse bien con el poder, es notable.

La portavoz del Gobierno y ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá. (EFE)
La portavoz del Gobierno y ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá. (EFE)

Primero fue el aviso de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de que las cuotas a los colegios concertados no se podrán desgravar como donaciones en la renta, luego vino el proyecto de ley de Educación de la ministra Celáa y ahora está el acuerdo de las formaciones de izquierda para La Rioja. A saber:

Uno: “Aquellos centros sostenidos con fondos públicos que no cumplan con la función social para los que son financiados, centros que segregan a los alumnos por condición de sexo y centros que no escolarizan a alumnado socioeconómicamente desfavorecido, perderán el concierto educativo”.

Dos: “En el supuesto de que fuera necesario suprimir unidades en los centros educativos de La Rioja que se encuentren en la misma localidad, se realizarán en los centros privados sostenidos con fondos públicos”. La portavoz parlamentaria del Grupo Mixto, Henar Moreno (IU), ya ha avisado de la paulatina eliminación de los conciertos educativos en centros como el de Alcaste.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una foto de archivo de su encuentro en mayo en Moncloa. (Reuters)
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una foto de archivo de su encuentro en mayo en Moncloa. (Reuters)

Lo mismo con la Sanidad. Las formaciones de izquierda no han dudado en sacar la guadaña al tiempo que la hoz y el martillo. Así, prevén ir eliminando los conciertos, convenios y contratos con empresas sanitarias privadas. Del próximo sistema fiscal de La Rioja mejor ni hablamos.

Pero la cuestión no es ya La Rioja. Tampoco Navarra. Al menos, no solo. El tema mollar es el Gobierno de España, aún por decidir.

Al PSOE, por desgracia, se le está viendo la patita en la formación de los gobiernos autonómicos. El PSOE tiene dos discursos: uno de Estado, que es el que esgrime para no formar gobierno de coalición con Pablo Iglesias, y otro, el de sus barones, que es todo lo contrario, esto es, el de unos hombres y mujeres capaces de pactar hasta con el diablo para llegar al poder.

Esta por ver cuál le caerá a España.

Lo del PSOE, en definitiva, es digno de estudio. Como dice el profesor José Antonio Marina: “Si la inteligencia es nuestra salvación, la estupidez es nuestra gran amenaza. Por ello, merece ser investigada”. Lo de los socialistas en Navarra y La Rioja bien se merece una tesis.

Caza Mayor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios