La cifra que sueña Casado: 100 + 40 + 30

Tras este 27-O el PSOE mantiene el perfil bajo y el PP se llena de optimismo. Su objetivo: 100 diputados del PP, más 40 de Vox y 30 de Cs, un escenario impensable hace unas semanas

Foto: Manifestación en Barcelona para decir basta al 'procés'. (EFE)
Manifestación en Barcelona para decir "basta" al 'procés'. (EFE)

El PSOE está bajo de serotonina. Se vio ayer en la Ciudad Condal. Caras largas y perfil bajo en los representantes enviados por el Gobierno Central, Josep Borrell y José Luis Ábalos. No tanto por los altercados, con los independentistas cortando los accesos para que los manifestantes no llegaran a destino y la fallida toma de la estación de Sants, como por los números que les están dando las encuestas. Faltan menos de quince días para acudir a las urnas y el PSOE continúa estancado, con tendencia a la baja, mientras el PP recorta distancias.

También Miquel Iceta estuvo en un discreto segundo plano. La imagen de este domingo dista mucho de la fotografía de hace dos años en Urquinaona, con el líder del PSC sonriente y fundido en abrazos con tres tenores del PP: Millo, Montserrat y Albiol. En esta ocasión, no quiso hacer un acto político ni llevarlo a la lucha partidista y evitó la ‘foto de la mezcla’.

Quizá porque la manifestación de ayer no se parece en nada a la de entonces, quizá porque el hartazgo se distribuye equitativamente por bandos y hay cierto malestar con que la cosa catalana se utilice electoralmente, la cita organizada por Sociedad Civil Catalana congregó a poco más (o menos) de 100.000 manifestantes, una cifra inferior a la prevista. Los constitucionalistas pueden dar las gracias a los radicales independentistas que andaban por allí que, con sus tics autoritarios y sus sabotajes de medio pelo, dieron notoriedad a una manifestación que de otra forma hubiera pasado más inadvertida.

Tan inadvertido como Iceta, que habló poco y no se dejó ver en la zona Vip de los mítines. Parece claro que al líder del PSC, tan contundente en unas ocasiones como contemporizador en otras, le gustan más los juegos florentinos, esto es, aquellos que se dan bajo el radar.

Tampoco parece mostrarse cómodo con el giro estratégico dado por Pedro Sánchez respecto a Cataluña para estas generales. A pesar de erigirse en uno de sus asesores áulicos, no se le vio acompañando al presidente del Gobierno en el reciente viaje de este último a Barcelona para visitar a los agentes heridos en los disturbios. Tampoco se vio a Collboni. Sintomático.

Enric Millo (i); Miquel Iceta (2i); Dolors Montserrat (2d), y Xavier García Albiol (d).
Enric Millo (i); Miquel Iceta (2i); Dolors Montserrat (2d), y Xavier García Albiol (d).

El presidente del Gobierno se ha puesto a cabalgar a lomos del 155 sin ningún rubor, como manifestó en su entrevista a El Confidencial (“Contemplo todos los escenarios: desde la Ley de Seguridad Nacional hasta el 155”), lo cual podría dar sus réditos electorales en algunas comunidades –lo que tampoco está del todo claro– pero podría hacerle un agujero en Cataluña. Y si el PSC pincha, Sánchez tendrá dificultades para mantenerse en La Moncloa.

Es por ello que los barones reconocen ‘sotto voce’ que no han medido bien sus fuerzas, que se le ha complicado en demasía esta campaña y que, por mucha resurrección catódica de Franco que saquen del bombín, su estrategia de repetición electoral está haciendo agua. Además del giro copernicano dado en Cataluña, a los socialistas les lastra esa sensación de que el principal responsable de que no haya ya un gobierno progresista es Sánchez, amén de la desmovilización del electorado y la atomización en la izquierda con la llegada de Errejón.

Pedro Sánchez, junto a Marlaska en su visita a Barcelona.(Reuters)
Pedro Sánchez, junto a Marlaska en su visita a Barcelona.(Reuters)

A todo ello hay que sumar la cascada de los datos negativos que están sacudiendo a la economía española y una recta final de campaña un tanto anodina, con el debate del 4 de noviembre como cita de mayor interés, debates que, por cierto, nunca han terminado de dársele del todo bien al actual presidente del Gobierno en funciones, quien siempre se ha caracterizado por empezar las campañas electorales mejor de lo que luego las termina.

Y aunque las termine bien, es decir, en primera posición y de forma holgada, las posibilidades de formar gobierno van a ser más complicadas que hace tres meses. Poco viaje y muchas alforjas. No suman con nadie y rezan para que San Pablo Casado se caiga del caballo camino a Damasco y se dé cuenta de las bondades de facilitar un gobierno socialista.

Pablo Casado, junto a otros dirigentes del PP en la manifestación de este domingo. (EFE)
Pablo Casado, junto a otros dirigentes del PP en la manifestación de este domingo. (EFE)

“Sería bueno que Pedro Sánchez dijera dónde está: si está en las calles de Barcelona hoy, con los constitucionalistas o manteniendo acuerdos con los independentistas”, preguntaba ayer Casado. Efectivamente. Por muchas sugerencias/presiones que reciba de los empresarios del Ibex y de algunos entornos mediáticos, el popular no está pensando tanto en dar a Sánchez las llaves de Moncloa como en tres números. A saber: 100 + 40 + 30.

Cien diputados del Partido Popular, más 40 de Vox y 30 de Ciudadanos que le situarían al borde de la mayoría absoluta, un escenario impensable hace unas semanas pero que ahora empieza a resultar verosímil. Son muchos en Génova los que se restriegan los ojos. Cuesta creerlo tras la debacle sufrida en las generales del 28 de abril. Para que se diera esta carambola, eso sí, tendrían que acompañar los resultados de Vox y Ciudadanos.

Los de la formación de Santiago Abascal parece que no solo aguantan el tipo sino que se encuentran cerca de situarse terceros en el ranking de intención de voto. A diferencia de los anteriores comicios, en los que se inflaron artificialmente sus expectativas, en esta ocasión hay consenso en las posibilidades de la formación de extrema derecha.

Más dudas hay respecto a Ciudadanos. En abril sacaron 57 diputados, pero ahora la realidad se ha vuelto azul oscura casi negra para los de Rivera. Los sondeos dan a la formación naranja 20 escaños y cerca del 10% de los votos. Cs descarta tales previsiones, espera no caer de los 40 y sitúa su suelo en los 32 que logró en junio de 2016. En caso de caer por debajo de esta última cifra, será el principio del fin de Rivera. Si logra mantenerla, miel sobre hojuelas para Casado.

“Y dicen por ahí de abstenernos para facilitar un Gobierno de Sánchez. Con nosotros en los 100 diputados y Vox subiendo en escaños… ¡Que se olviden!”.

Caza Mayor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
57 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios