Opereta en tres actos para acabar con Carles Puigdemont
  1. España
  2. Caza Mayor
Nacho Cardero

Caza Mayor

Por

Opereta en tres actos para acabar con Carles Puigdemont

Sánchez desconoce el alcance de los puentes que tiende con el independentismo, pero cree que le servirán para cimentar la figura de Illa en las próximas elecciones autonómicas

placeholder Foto: Junqueras y Puigdemont, en una imagen de archivo. (Reuters)
Junqueras y Puigdemont, en una imagen de archivo. (Reuters)

“Escúchame, por más que finja amarlo, odio a ese moro”, decía Yago en 'Otello'. Carles Puigdemont, el Otello del independentismo catalán, recibirá este miércoles a Oriol Junqueras, sabedor de que, como es público y notorio, el republicano hace tiempo que dejó de ser un aliado fiel para convertirse en personaje principal de esa representación en tres actos puesta en marcha por la Moncloa para acabar con el 'expresident', hacer hegemónica a ERC en Cataluña y blindar a Sánchez en Madrid.

Acto I.- Exterior del Palacio de Waterloo

Puigdemont espera a Junqueras con una sonrisa de tres dólares en la cara y un chaleco antibalas en el pecho después de que el líder de los republicanos anunciara en declaraciones a TV3 que visitaría esta semana en Bélgica al 'expresident', con quien mantiene una “relación muy buena” (sic), ya que han ido hablando y “compartiendo opiniones y criterios” cada vez que han tenido ocasión.

Lo cierto es que el de Waterloo no solo no se fía del de ERC, sino que no se cree ni una sola palabra que sale de su boca, pues bajo la celada de los indultos, la mesa de negociación y la solución multicultural, están su encamamiento con Sánchez, del que ejerce de enviado encubierto, y la propuesta de este para reformar el Estatut y plantear un federalismo asimétrico. Nada de declaración unilateral de independencia.

Foto: El secretario general de JxCAT, Jordi Sànchez. (EFE)

El presidente del Gobierno desconoce el alcance de estos puentes que tiende con el independentismo, pero entiende que le servirán para cimentar la figura de Salvador Illa como político pragmático y dialogante de cara a las próximas elecciones autonómicas, y luego, en un segundo estadio, gobernar, esta vez sí, con los de ERC, aprovechándose de que el mapa catalán no es plano sino poliédrico, donde no se habla de partidos sino de familias dentro de un mismo partido con distintos intereses.

Se trata, y Puigdemont lo sabe, del clásico divide y vencerás, esto es, de propiciar la atomización de Junts alimentando sus distintas facciones, ora el 'expresident', ora Jordi Sànchez, ora Laura Borràs, amén de sus hijos bastardos PDeCAT y PNC, lo cual debería permitir a ERC convertirse en la fuerza hegemónica del nacionalismo catalán.

Esa es la hoja de ruta de Pedro Sánchez: estrechar lazos con ERC, su socio imprescindible en el Congreso, y dejar correr el tiempo para llegar hasta el final de su mandato con una mesa de negociación. Si da los réditos esperados, miel sobre hojuelas; si no es el caso, pues se rompe la baraja y nos envolvemos en la bandera de España. No sería la primera vez.

placeholder El expresidente de CaixaBank Isidre Fainé. (EFE)
El expresidente de CaixaBank Isidre Fainé. (EFE)

Acto II.- Encerrona en el Cercle

El mundo del dinero es miedoso. Siempre lo ha sido, y no iba a dejar de serlo ahora. Es esa élite de la que hablaba Francesc de Carreras dispuesta a hacer lo que sea para seguir mandando, infiltrar a sus familiares y amigos en el poder, y arramplar con todas las subvenciones posibles que, en forma de fondos europeos, se van a repartir en este país.

Este segundo acto, el referido a la empresa, tuvo lugar en las jornadas organizadas por el Cercle d’Economia, donde se dio el espaldarazo definitivo a la estrategia del Ejecutivo para desinflamar la cosa catalana. Tal y como ha señalado Carlos Hernanz, se trataba de una puesta en escena ideada por Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment, para quien “los indultos no son la solución, pero no hay solución sin los indultos”, un mantra que ha calado en el magín empresarial. Eso Puigdemont también lo sabe.

Foto: Pedro Sánchez en el 'Cercle de Economía'. (EFE)

Entre los aliados de Moncloa, se encuentra el presidente de la Fundación la Caixa, Isidre Fainé, que ha hecho un favor al Ejecutivo elevando su participación en Naturgy y evitando así que una empresa estratégica española caiga en manos extranjeras con la opa de IFM. Es esa habilidad atávica de Fainé para hacer de la necesidad virtud y llevarse bien con el poder, siempre y cuando se respeten los principios y valores de la obra social. Eso ante todo.

Otro aliado coyuntural que ha encontrado el dúo Sánchez-Junqueras es Antonio Garamendi, que en un exceso verbal se mostró a favor de bajar el suflé, presionado por esa operación de debilitamiento consistente en lanzar Conpyme (Confederación Nacional de Pymes), tutelada por la vicepresidenta Yolanda Díaz y por la mujer del presidente del Gobierno, Begoña Gómez, para rivalizar con Cepyme, la asociación de pymes y autónomos integrada en la CEOE.

placeholder Pedro Sánchez, junto a Josep Sánchez Llibre y Javier Godó. (Pool Moncloa)
Pedro Sánchez, junto a Josep Sánchez Llibre y Javier Godó. (Pool Moncloa)


III Acto.- Éxtasis en el Liceo

La fotografía resumía el boato del acto y el éxtasis posterior: a la derecha de Pedro Sánchez se encontraba Sánchez Llibre; a la izquierda, el editor Javier Godó ('La Vanguardia'), y, unas butacas más allá, Javier Moll (Prensa Ibérica). El 'seny' catalán, rendido a sus pies en el Liceo. Por comulgar con su política de desinflamación y seguramente también por necesidad.

Fue, según algunos analistas, uno de los discursos mejor trenzados del presidente desde su llegada al poder, con citas a Martí i Pol y Marsé, es decir, a las dos Cataluñas.

Todos ellos, partidos, empresarios, editores, participan del repertorio de esa opereta en tres actos ideada por Moncloa para justificar los indultos y la desinflamación, que no es sino un trampantojo para ocultar el verdadero motivo de esta estrategia de 360 grados. A saber: aupar a su socio ERC, acabar con Puigdemont y mantenerse en el poder.

“Escúchame, por más que finja amarlo, odio a ese moro”, decía Yago en 'Otello'. Carles Puigdemont, el Otello del independentismo catalán, recibirá este miércoles a Oriol Junqueras, sabedor de que, como es público y notorio, el republicano hace tiempo que dejó de ser un aliado fiel para convertirse en personaje principal de esa representación en tres actos puesta en marcha por la Moncloa para acabar con el 'expresident', hacer hegemónica a ERC en Cataluña y blindar a Sánchez en Madrid.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Pedro Sánchez Catalán Oriol Junqueras