Garzón y los cinco millones de parados

La portada de este diario era ayer un poema o un relato de terror sobre las miserias de la situación española: “El desempleo supera la barrera

Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    La portada de este diario era ayer un poema o un relato de terror sobre las miserias de la situación española: “El desempleo supera la barrera del 20% y afecta ya a 4.612.700 personas”. “El dinero huye de la Bolsa española (-4,19%); “Algunas cajas fusionadas no podrán pagar el FROB y habrá que intervenirlas”; “Un anuncio tardío: las renovables pierden 2.670 millones en Bolsa”… Como las casualidades no existen y menos en política, habrá que concluir que un probo funcionario del Instituto Nacional de Estadística (INE) ha querido dar a conocer las cifras reales de la EPA antes de que el amanuense de turno, al servicio del Ejecutivo, las cocine para aliviar la brutalidad del dato: más del 20% de la población activa española ya está en paro. Querido José Luis [Rodríguez Zapatero]: vas a tener que convocar más, y más numerosas, manifestaciones de apoyo al juez Garzón para enmascarar la realidad de la situación española.

    Un país desarrollado cuya tasa de desempleo dobla la media de la UE es un país enfermo

    Hay quien sostiene que la cifra, con ser terrible, no recoge en torno a un millón de personas más que deberían engrosar aquel guarismo, y no lo hacen por trucos metodológicos o de otro orden. Me refiero a aquellos que durante la semana anterior a la realización de la Encuesta no pudieron demostrar haber hecho esfuerzos constatables para encontrar empleo (en torno al medio millón de personas), y a los empleados a tiempo parcial, contabilizados como parados antes del 2004 y que ahora no lo son (en torno a 600.000). Millón arriba o abajo, un país desarrollado cuya tasa de desempleo dobla la media de la UE es un país enfermo, aquejado por graves problemas estructurales y obligado a movilizarse para hacer frente a una situación que cualquier sociedad libre y no alienada calificaría de emergencia nacional. El Ejecutivo socialista, sin embargo, se dedica a movilizar a sus Coros y Danzas para cargar contra el Tribunal Constitucional, el Supremo, y la Iglesia católica. Querido José Luis [Rodríguez Zapatero]: vas a tener que convocar más, y más numerosas, manifestaciones de apoyo al juez Garzón para enmascarar la realidad de la situación española.

    Esto va a explotar antes del verano

    Vamos de forma inexorable camino de los cinco millones de parados, porque el balance de los datos macro que se van conociendo correspondientes al primer trimestre del año hablan de un estancamiento, cuando no franco retroceso, de la situación con respecto al último trimestre del año anterior. Seguimos cayendo, en el peor de los casos, o francamente parados, en el mejor, condenados a años de estancamiento (hasta el 2016, ha dicho el Fondo Monetario Internacional) económico y elevadas cifras de paro, una situación con un coste social inasumible incluso para una sociedad tan anestesiada como la española. Con todo, los nervios a flor de piel que ayer exhibían tantos españoles (gente muy caliente, muy cabreada, incluso en el PSOE) tienen más que ver con la sensación de que, si con 4,6 millones de parados podemos seguir tirando mal que bien, esto no va a aguantar, esto va a explotar antes del verano por la conjunción de crisis financiera (sector privado) más crisis de deuda (sector público). El fantasma de Grecia parece cada día más cerca. Mientras tanto, el Gobierno se dedica a calentar el ambiente con los problemas personales de un juez con más cara que espalda. Querido José Luis [Rodríguez Zapatero]: vas a tener que convocar más, y más numerosas, manifestaciones de apoyo al juez Garzón para enmascarar la realidad de la situación española.

    Zapatero nos ha metido en una crisis económica y en un lío institucional de tan alto coste como difícil remedio

    La mala suerte colectiva de España con su clase dirigente, de que hablaron nuestros clásicos. Problema viejo. Drama perennemente renovado por los petimetres a quienes elegimos para gobernar, dispuestos, además, a jugar alegremente a la confrontación entre españoles. Se ha escrito muchas veces y es hora hoy de reiterarlo: España tardará tiempo en recuperarse de los efectos de los ocho años de presidencia de Zapatero. El personaje nos ha metido en una crisis económica y en un lío institucional de tan alto coste como difícil remedio. La suma de ambos factores conduce al empobrecimiento colectivo y a riesgos hoy difícilmente cuantificables para la convivencia y la libertad. Zapatero ha dado la espalda a la reforma del sistema financiero (cajas a punto de estallar); no ha hecho ni hará el imprescindible ajuste fiscal, y tampoco acometerá la necesaria reforma laboral. Tiene bastante con sacar a sus masas a la calle para seguir entreteniendo al personal con la revisión de la España de 1936 y las tribulaciones de su juez de guardia. Me temo, querido José Luis [Rodríguez Zapatero], que vas a tener que convocar más, y más numerosas, manifestaciones de apoyo al juez Garzón para enmascarar la realidad de la situación española.

    Con Lupa
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    117 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios