PP y PSOE, secuestrados por sus líderes

La sociedad española está cambiando. A pesar de todo, tanto el PP como el PSOE podrían adaptarse

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), y el líder del PSOE, Pedro Sánchez (i), el pasado octubre en Moncloa. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), y el líder del PSOE, Pedro Sánchez (i), el pasado octubre en Moncloa. (EFE)

No todo son malas noticias, basta con ver lo que le ocurre al PP. Viven los populares días difíciles. Comienzan a asumir la entrada en el peor trance de su historia. Miran a su alrededor y se ven rodeados de motivos para la depresión, el miedo o la desesperación. Sin embargo, han escuchado un mensaje de aliento. Alguien les ha dicho que no es para tanto, que no están tan mal. ¿Su presidente? ¿Alguien que aspire a la sucesión? ¿Un referente histórico o territorial? No. La sesión de 'coaching' a la militancia de la derecha vino del líder de la oposición.

La frase de Sánchez —“el PP no está tan mal, se le subestima como al PSOE”— forma parte de la teoría de la conspiración que pretenden difundir desde Ferraz. Según parece, todas las casas de encuestas se han conjurado para ocultar la envidiable credibilidad del líder socialista y las robustas perspectivas electorales de su partido. Por eso van por las esquinas filtrando encuestas con datos menos fiables que la viagra del 'top manta'.

Ese argumento tiene una intención: mantener un despacho. Busca convertir al PSOE en un partido disecado. Primero se extrajo la memoria, después se procedió al vaciado de órganos y ahora toca rellenar el cuerpo con cifras infladas y selfis prefabricados.

La frase de Sánchez —“el PP no está tan mal, se le subestima como al PSOE”— forma parte de la teoría de la conspiración que quieren difundir en Ferraz

A su vez, el planteamiento de la conjura contra el bipartidismo responde a un descubrimiento estratégico tardío y contrario a la evidencia actual. Al principio de la crisis del sistema de partidos, el PP y el PSOE se necesitaban mutuamente, ambos podían recuperar terreno si el sistema era capaz de resolver las crisis que no ha resuelto todavía. Ya no estamos en esa etapa. El bloqueo del 'no es no' acabó con esa oportunidad.

El antagonismo entre los dos grandes partidos ya no basta para explicar la política española. Bastante más de la mitad de la población reacciona igual a la pregunta “¿es usted del PSOE o del PP?”. La respuesta mayoritaria es “de ninguno de los dos”.

Hubo una época en que el país entero contenía la respiración cuando socialistas y populares se retaban. Eran los años de 'western' en la tele, después de la comida. Ahora las pantallas son otras y el público ha perdido interés en esa película. No solo porque el género de la vieja política está en decadencia, también y sobre todo porque falta verdad en el desafío. Ambos simulan el clásico duelo del oeste, pero representan algo grotesco. Acordes de Morricone bajo un sol abrasador. Primeros planos. Los dos desenfundan al mismo tiempo. Rajoy dispara contra los de su banda y caen cuatro del PP. Sánchez se pone a pegar tiros al aire como un descosido. De golpe, cae una cigüeña de goma en mitad de OK Corral. Cuesta tomárselo en serio.

Mariano Rajoy y Cristina Cifuentes, en la convención nacional del PP de Sevilla. (EFE)
Mariano Rajoy y Cristina Cifuentes, en la convención nacional del PP de Sevilla. (EFE)

Parece que no habrá cambio de programación a corto plazo. Para el Partido Popular, el mes comienza en Madrid con un abanico naranja de encuestas para la región, y sin Gallardón, sin Aguirre, sin Ignacio González ni Cifuentes en el día de la comunidad. También sin solución a la vista, aunque siguen buscando y rebuscando. Andan inmersos en una tarea que, por lo visto, resulta más compleja que dar con la aguja en el pajar. Tardan en encontrar alguien que esté limpio y pueda asumir la presidencia del primer bastión de su partido. Es sintomático.

Para el PSOE, mayo terminará con los fastos del primer aniversario de la victoria de Sánchez en las primarias. Seguro que lo habrá. Las fechas redondas, ya se sabe, son propicias a las celebraciones y a las evaluaciones. Son estos días adecuados para poner en orden lo mucho que ha hecho su líder por España, y lo muchísimo que han mejorado las perspectivas electorales de su organización. Son jornadas idóneas para medir cuánto ha ganado el partido en musculatura ideológica, y hasta qué altura astral ha llegado el impulso a la militancia. Son semanas ideales para editar un 'greatest hits' con lo mejor de Margarita Robles en el Parlamento, quizá sea la manera más contundente de rebatir la idea de que todo ha ido a peor en el Partido Socialista.

Hay algo en la frase de Sánchez —“el PP no está tan mal, se le subestima como al PSOE”— que recuerda a esos boxeadores que se abrazan porque están exhaustos, vacíos de claridad mental y de fuerza para pelear. Dos sonados enlazados por el instinto de que ambos caerán si cualquiera de los dos se suelta. Me pregunto si el baile del bipartidismo nos ha traído esta coreografía torpe y primitiva.

El mes comienza en Madrid con un abanico naranja de encuestas, y sin Gallardón, sin Aguirre, sin González ni Cifuentes en el día de la comunidad

Me pregunto, también, si las cosas podrían haber ocurrido de otra manera. Antes apuntaba que el bloqueo político condenó la posibilidad de que los dos grandes partidos obtuviesen la redención social. Pero hay más.

La suma de errores no forzados que viene exhibiendo el PP no tiene su explicación en la Ley de Murphy, sino en el sometimiento que Rajoy ejerce sobre los suyos. Y lo mismo puede decirse de la acumulación de volantazos de Sánchez, en ambos casos nos encontramos ante líderes que mantienen inmovilizados a sus partidos por una cuestión de supervivencia personal. Los dos demuestran desinterés hacia la política —el bien del país, incluso el interés de sus respectivos partidos— y un afán patológico por atornillarse en el poder. Un poder que no se conjuga, que no es productivo. Un poder que no tiene más utilidad que la de ser ostentado con furia o con desdén, ni más sentido que el de ser preservado a cualquier precio.

La sociedad española está cambiando. A pesar de todo, tanto el PP como el PSOE podrían adaptarse. Los dos sufren grandes problemas, pero contienen grandes potencialidades. Vienen cayendo en las encuestas porque son víctimas de sus pesos muertos. Por eso son siglas que no pueden retomar el vuelo. La diferencia, eso sí, está en las vanidades. Rajoy podría marcharse para evitar una derrota humillante. Sánchez parece feliz presumiendo de fracasos.

Crónicas desde el frente viral
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios