Pablo Iglesias saldrá trasquilado del 4-M
  1. España
  2. Crónicas desde el frente viral
Pablo Pombo

Crónicas desde el frente viral

Por

Pablo Iglesias saldrá trasquilado del 4-M

El golpe de efecto de la candidatura de Iglesias se ha diluido en las encuestas a una velocidad inesperada y no dan con la tecla buena de campaña

placeholder Foto: El candidato de Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias. (EFE)
El candidato de Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias. (EFE)

Tiene que haber nervios en el cuartel electoral de Podemos. Miedo. El golpe de efecto de la candidatura de Iglesias se ha diluido en las encuestas a una velocidad inesperada y no dan con la tecla buena de campaña. El objetivo mayor –sobrepasar a Más Madrid– parece ya fuera de su alcance. Y, si son sensatos, deberían andar preocupados porque el objetivo de mínimos podría estar ya en zona de riesgo. Empieza a ser plausible que Podemos desparezca del mapa político de Madrid, siendo como es un partido esencialmente madrileño. Pueden quedarse por debajo del 5% necesario. Atentos.

A favor del partido morado juega el protagonismo que le están dando los medios, desproporcionado respecto al resultado anterior y a las expectativas del próximo. También un hecho objetivo: Iglesias es un buen competidor en campaña, casi siempre ha conseguido terminar mejor de lo que empezó. Probablemente, su equipo haya depositado bastante esperanza en el debate electoral. Seguramente, tenga menos peso del que consideran. Se celebrará demasiado lejos de las urnas.

Foto: Los candidatos Isabel Díaz Ayuso, Rocío Monasterio y Pablo Iglesias

Lo cierto es que van a tener cuesta arriba lo de recuperar terreno. Difícil porque es ahora cuando caen las dos facturas. Primero, la de haber convertido a su formación en un simulacro de organización política a base de genocidios encadenados. Y segundo, la de haberse convertido en un personaje público sin atractivo y, lo que puede ser decisivo, sin credibilidad.

El CIS pre electoral madrileño arroja unos números que son un espanto para Iglesias. Nadie recibe menos valoración que él. Quizá en el Ministerio de Igualdad llame la atención que las mujeres madrileñas le otorguen incluso menos nota que a la candidata de VOX. Es para mirárselo.

Mónica García, cartel de Más Madrid, supera al podemita en dos puntos y medio dentro del electorado femenino. No es casual. El partido de Errejón afronta estas urnas con un reconocido trabajo de oposición a Ayuso, con una organización que ha sabido capilarizar mejor la sociedad madrileña y con una candidata que, además de ser médica, es bastante más transversal que Iglesias. Así lo refleja también el CIS con los datos de valoración de líderes en función de la clase social. Nótese que en la siguiente tabla nos limitamos a las cifras de los candidatos progresistas.

El cuadro anterior nos deja dos pinceladas que pueden ser relevantes de cara a la noche del 4M. Los aprobados que Mónica García alcanza desde la clase media hasta la clase alta sirven para demostrar que su partido se ha convertido en una opción socialmente digerible para los madrileños, muy lejos del miedo y el rechazo que generan los morados. Transversalidad. Carne de voto para la izquierda disgustada con Sánchez. Los suspensos que obtiene Iglesias desde la clase trabajadora y proletaria hasta la baja demuestran la pérdida de tracción electoral en unas capas mucho más propicias a inclinar el voto hacia el PSOE o Más Madrid.

Si pasamos a observar la valoración bajo el prisma de los tramos de edad no tardaremos en llegar a una conclusión parecida.


Pongamos el zoom. Acerquemos la lupa para comparar la valoración que generan Iglesias y Mónica García en función del recuerdo de voto en las últimas elecciones madrileñas. Atención porque aquí hay un dato de los que encienden las luces de alarma en cualquier equipo de campaña. Increíble pero cierto: quienes votaron a Podemos en las autonómicas de 2019 dan mejor nota a la candidata de Más Madrid que a Pablo Iglesias.

Podemos también es el partido con menor lealtad de voto de las fuerzas progresistas madrileñas, menos de la mitad. Pronto descubriremos si Iglesias consigue movilizar a los suyos. Lo que hoy puede anticiparse al cruzar voto + simpatía con recuerdo de voto es que un tercio de los votantes del partido de Iglesias está pensando en migrar al partido de Errejón.

¿Qué puede hacer Podemos en las próximas tres semanas de campaña? El plan de presentarse como antagonista de Ayuso ha quedado desbaratado porque la líder del PP prefiere una polarización que le resulta más promisoria. Ella va a por Sánchez. Y como a los populares les conviene que VOX entre –yo creo que andarán cerca de repetir su resultado de autonómicas—, es Abascal quien más tiene que ganar en el juego madrileño de las polarizaciones cruzadas que se ha iniciado esta semana.

¿Por qué? Porque lo trascendente no está en que la izquierda pija haya quedado con la derecha pija para hacer turismo en Vallecas y jugar a la guerra civil. La clave está en que Iglesias le está insuflando vida a los de Abascal al regalarle la carta del victimismo que todo populista sabe siempre explotar. No en este caso para que Vox gane votos en los barrios humildes –donde lleva tiempo instalado– sino para generar la pequeña corriente de simpatía electoral que la extrema derecha necesita en el interior de la M30 para estar fuera de peligro.

Tres semanas electorales son tres mundos. La competición está muy abierta y conviene no descartar sorpresas. De momento, empieza a abrirse la más insospechada de todas. Puede que este mayo nos traiga, además del décimo aniversario del 15M, una derrota severa de Pablo Iglesias y una victoria de Errejón (en la sombra).

Tiene que haber nervios en el cuartel electoral de Podemos. Miedo. El golpe de efecto de la candidatura de Iglesias se ha diluido en las encuestas a una velocidad inesperada y no dan con la tecla buena de campaña. El objetivo mayor –sobrepasar a Más Madrid– parece ya fuera de su alcance. Y, si son sensatos, deberían andar preocupados porque el objetivo de mínimos podría estar ya en zona de riesgo. Empieza a ser plausible que Podemos desparezca del mapa político de Madrid, siendo como es un partido esencialmente madrileño. Pueden quedarse por debajo del 5% necesario. Atentos.

Más Madrid Pablo Iglesias Barómetro del CIS Vox Facturas PSOE Elecciones Madrid
El redactor recomienda