Bienvenido al Museo del Coronavirus

¿Qué sorprenderá más a las generaciones futuras? ¿Cómo vivimos la crisis durante el Covid-19? ¿O cómo vivíamos antes de ella?

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Los museos del mundo han cerrado por la pandemia, pero el Covid-19 ya está entrando en ellos y parece que es para quedarse. Varios museos han enviado historiadores a documentar la vida cotidiana de la gente en medio de la pandemia. Observan desde las cuarentenas domésticas a los negocios cerrados en las calles desiertas, convencidos de que la primavera de 2020 ocupará un lugar importante de la historia.

Explica en su web el Museo de Vesthimmerland, de Dinamarca, que su deber es documentar los hechos históricos, y como esta crisis sin duda lo es, han pedido a los daneses que les envíen fotos y objetos cotidianos que reflejen cómo están viviendo la crisis del Covid-19. Ya han recibido desde horarios caseros para los deberes de los niños a poemas y carteles de negocios recién clausurados. De momento, solo aceptan 'e-mails', los objetos tendrán que esperar a que manipularlos sea seguro y termine el confinamiento, porque este museo, como casi todo lo demás en Europa, también está cerrado.

¿Qué objetos representarían mejor el momento histórico del coronavirus detrás de una vitrina?

También el Museo Nacional de Finlandia ha enviado varios especialistas para documentar en Helsinki cómo el Covid-19 está cambiando las costumbres mientras la capital ha sido aislada del resto del país para evitar la expansión del virus. Hacen fotografías de las calles desiertas y de los vecinos confinados en las fachadas, al menos, a dos metros de distancia. En Reino Unido, Suiza y Eslovenia hay iniciativas parecidas que ya están recopilando testimonios de primera mano.

¿Qué objetos representarían mejor el momento histórico del coronavirus detrás de una vitrina? Esa es la pregunta que tendrán que hacerse los historiadores una vez que reúnan todo el material. Será útil todo aquello que les ayude a explicar a las próximas generaciones cómo vivimos esta pandemia, que podría convertirse en uno de los acontecimientos más relevantes del siglo XXI. La respuesta más obvia sería imaginarse vitrinas que expongan torres de papel higiénico y mascarillas protectoras. Tal vez también una de esas señales que marcan en las farmacias dónde esperar el turno dejando un metro y medio de distancia. Pero eso es lo que elegiríamos con la mirada de 2020, no necesariamente lo que pasará a la Historia.

¿Qué sorprenderá más a las generaciones futuras? ¿Cómo vivimos la crisis durante el Covid-19? ¿O cómo vivíamos antes de ella? Depende de cuántas cosas cambien con la pandemia y cuánto se parezca lo que en el futuro llamemos normalidad a la vida cotidiana de antes del coronavirus, que es con lo que comparamos estos días tan extraños que vivimos. Tal vez dentro de unas décadas no sea ver fotos de gente con mascarilla en el supermercado lo que más llame la atención, sino que antes hubiera gente que aún salía de casa sin ellas. ¿Hacer gimnasia en casa y asistir a conciertos virtuales tendrá algún interés documental o resultará demasiado familiar en el futuro? Es muy pronto para saberlo.

Parece precipitado tratar de capturar la dimensión histórica de un momento que en realidad tal vez no haya hecho más que empezar. Pero tiene sus ventajas congelar algunas escenas y pensamientos antes de que tengamos perspectiva sobre ellos. Algunos museos prefieren recopilar la información mientras todo sucede porque “una vez que termina luego la gente lo recuerda de manera diferente”, explica en una entrevista Maria Hargstrup, una de las responsables de documentar el coronavirus en el Museo Vesthimmerland.

Tal vez en unas décadas no sea ver fotos de gente con mascarilla en el súper lo que llame la atención, sino que antes hubiera gente que salía sin ellas

Otros historiadores, sin embargo, piensan que puede ser precipitado empezar ya esa recopilación porque aún no tenemos perspectiva de lo que está pasando realmente. Junto a su colección de cuernos de oro y los barcos vikingos de la antigüedad, en el Museo Nacional de Copenhague no descartan que vayan a crear un apartado dedicado al coronavirus. Han puesto en marcha un formulario 'online' para que todo el que quiera explique su vida cotidiana durante el Covid-19 para la posteridad. Aunque Christian Sune Pedersen, jefe de Investigación de Culturas Recientes y Mundiales, reconocía en 'JP' que "a veces es buena idea dejar pasar algo de tiempo, porque en solo cuatro meses podemos tener una visión más clara de qué realmente fue lo más central".

El Museo Victoria & Albert de Londres tiene una galería dedicada a la adquisición de objetos “de respuesta rápida” para representar momentos relevantes de la Historia contemporánea. Ahí lo mismo se expone una pistola creada por una impresora 3D que el paraguas que usaban los manifestantes de Hong Kong o unas pestañas postizas de la marca Katy Perry.

Parece precipitado tratar de capturar la dimensión histórica de un momento que en realidad tal vez no haya hecho más que empezar

Corinna Gardner, su curadora principal, cuenta en 'The New York Times' que en este museo londinense ya están buscando objetos representativos del Covid-19 y, de momento, le ha llamado la atención una especie de asa que se coloca en las puertas para poder abrirlas enganchando el brazo en vez de tocarlas con las manos, lo que permite prevenir contagios. Es un diseño sencillo que sus creadores han puesto 'online' para que sea gratis descargarlo e imprimirlo en 3D desde cualquier parte del mundo. Un símbolo de la interconexión que nos hace vulnerables en tiempos de pandemias pero también más fuertes gracias a la colaboración ciudadana, que ayuda a crear entornos más seguros. De lo que estamos viviendo también es muy representativo que haya miles de ingenieros y creativos compartiendo sus diseños de mascarillas, ventiladores y todo tipo de material que nada más empezar la cuarentena ya escaseaban en la mayoría de países occidentales.

Antes de que llegara el nuevo coronavirus, estos museos recibían a diario millones de visitantes. Que ahora estén cerrados es también un acontecimiento que en el futuro servirá para explicar estas semanas de parálisis mundial, que la ONU ha calificado como la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. Habría que remontarse hasta entonces (o la Guerra Civil en España) para encontrar la última vez que los museos más importantes del mundo tuvieron que cerrar sus puertas sin fecha conocida de apertura. Aunque los museos cierren, la Historia continúa.

Cronicavirus
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios