Las camisetas del Atleti y la elegancia
  1. España
  2. Desde San Quirico
Leopoldo Abadía

Desde San Quirico

Por

Las camisetas del Atleti y la elegancia

España debería aprender del lema de las camisetas del equipo rojiblanco, ya que ser campeón no es una meta, sino una actitud. Así, quizá, aprendería a no emocionarse a la mínima mejora

Uno de mis yernos es del Atleti. Él y sus hijos pasean por San Quirico, muy orgullosos, con las camisetas de campeones de Liga. Son camisetas con mensaje.

En una pone queser campeón no es una meta:es una actitud.El mensaje de la otra camiseta dice quela historia se escribe latido a latido.

Mientras ellos van tan ufanos con sus camisetas, leo en un libro:a caminar se aprende poniendo un pie delante y luego, otro, y así sucesivamente.

Quizá porque estamos enverano y parece que todo va más lento (no es verdad en absoluto; que se lo digan a los infectados deébola; que se lo digan a los de Gaza; que se lo digan a los del avión de Malaysia Airlines;…), como me recomienda Artur, veo los males de eso que a algunos les ha dado por llamarcortoplacismo,que los ejecutivos agresivos traducen comoquiero que lo que te dije se haga ¡YA!,después de exigir quelo necesitanpara ayer -nadie se atreve a decirles que, si se les hubiera ocurrido encargarlo antes de ayer, lo podrían haber tenido, sin agobios, ayer-.

Esta epidemia, más bien manía, se extiende a todos los campos. Sigo a diario los avatares del Real Zaragoza. El mes de Julio ha sido una pesadilla. Un tal Agapito era el dueño del equipo. No se debió lucir mucho porque, solo con oír su nombre, a los zaragozanos se les ponen los pelos de punta. Durante este mes, han aparecido posibles compradores, opseudocompradores,de las acciones de ese señor.

Empezamos con un fondo de Dubai en el que nos dijeron que participaba la familia Cruyff; seguimos con un empresario germano-pakistaní. A la vez, nos hablaron de un grupo mexicano en el que había un chico con un nombre no común, o sea, no se llamaba Juan Pérez, que coincidía con el de un narcotraficante pero que no era el narcotraficante, según nos aseguraron cuando se descubrió la coincidencia.

Bueno, pues en vez de ponerle velas a la Virgen del Pilar, agradeciéndole que unos hayan llegado y otros se hayan ido, ya hay quien está nervioso porque no tenemos equipo. Pero ¿cómo lo vamos a tener, hombre, si salimos de la UCI la semana pasada? Y, además, nos quejamos de que en los partidos de pretemporada no hemos hecho un buen papel. ¡Pues claro!

Ahora, despacito, o sea, como dicen los delCholoSimeone, latido a latido,hay que intentar armar un equipo decentito, que se mantenga en segunda, que, con suerte, algún día juegue la promoción (play-off, se llama ahora) y, con más suerte, algún otro día, quizá consiga que subamos a primera.

En política pasa lo mismo. Yo le escribo una carta a Mariano y, como es la única que recibe y además es importantísima porque es mía, me quejo repetidamente de que no me contesta. Cuando me contesta, me quejo de que no ha puesto bien el sello, y cuando lo pone bien me quejo de que Correos funciona mal y exijo que funcione bien ¡YA!

No entiendo cómo loscortoplacistasse van de vacaciones, aunque sean cortas ¿No era todo tan urgente? Pues quédense en sus despachos.

Hemos salido en España de un atasco gordísimo. No sé quién fue el principal responsable, el Agapito de España. Bueno, sí que lo sé, pero sigo manteniendo lo de no hacer leña del árbol caído, que ya lo dije la semana pasada. Como aclaración -creo que innecesaria- el árbol del que hablaba entonces no era este.

Hace poquísimo la prima de riesgo estaba inaguantable. Ahora la tenemos muy bonita. Hoy ha subido a 136 y ya nos ponemos nerviosos. Se nos ha olvidado cuando pasaba de los 600, hace cuatro días.

Mariano dice que el crecimiento“ha venido para quedarse”y que la recuperación es“firme e intensa”.

Fenomenal. Pero a nuestro alrededor, sin salir de la UE, todavía pasan cosas feas. Italia, que está ahí al lado, ha entrado en recesión. Portugal, que está más al lado todavía, nervioso con el banco al que le han cambiado el nombre, porque con el anterior, que sonaba muy respetable, las cosas han ido mal. Putin, que es como es, amenazando con vetar el paso a los vuelos entre Europa y Asia, y, además, restringiendo las importaciones agroalimentarias de los que le han sancionado.

Todo esto no es para enfriar los ánimos al personal. Es para recordar la virtud de la prudencia, o sea, la cautela, la moderación, la sensatez, el buen juicio...

La empresa empieza a ir bien. Los números empiezan a cuadrar. Por favor, no queramos cobrar dividendos inmediatamente. Estamos en el buen camino. Pero todavía queda mucho por hacer. Mucho. Y las cosas se hacen poniendo un pie delante y otro detrás. Latido a latido.

Porque ser campeón -y no somos campeones- no es una meta. Es una actitud. Y no puede ser que, en cuanto metamos un gol, nos creamos que somos Cristiano Ronaldo. Porque, con ese enfoque, cuando nos lo meten, pobre Claudio Bravo, somos un desastre. No.Ni superhombres ni supermujeres ni superdesgraciados/as. Normalitos, que es mucho. Un día nos salen las cosas bien y otro, mal. Pero España ha conseguido no bajar administrativamente a 2ª B, como el Murcia.

Además, hay que hacer las cosas con elegancia. Hemos traído a un misionero desde Liberia contagiado deébola,en un avión medicalizado y con todas las precauciones necesarias para que él se salve y para que no contagie a nadie.

Inmediatamente, el gobierno ha anunciado que quiere cobrar el traslado a la Orden de San Juan de Dios, a la que pertenece este señor. No se puede ser más zafio ni entrenándose a fondo.

Hablaré con mi yerno, para que proponga una nueva camiseta, en la que pongan lo de la elegancia al lado de la actitud y los latidos.

Política Real Zaragoza Cristiano Ronaldo Recesión Portugal Importaciones Mariano Rajoy España