Es noticia
Menú
El Día de Acción de Gracias
  1. España
  2. Desde San Quirico
Leopoldo Abadía

Desde San Quirico

Por

El Día de Acción de Gracias

Hoy intento recuperar la fecha y el agradecimiento sin prisas, con una semana de retraso, que no tiene demasiada importancia, porque el agradecimiento me tiene que durar hasta el año que viene

Foto: Un grupo de personas come durante una cena gratuita por el Día de Acción de Gracias. (EFE)
Un grupo de personas come durante una cena gratuita por el Día de Acción de Gracias. (EFE)

Con las prisas de mandar el artículo de El Confidencial los jueves, se me pasó que el jueves de la semana pasada se celebró en Estados Unidos el Día de Acción de Gracias. Lo sentí, porque en casa me enseñaron que "es de bien nacido el ser agradecido".

Hoy intento recuperar la fecha y el agradecimiento sin prisas, con una semana de retraso, que no tiene demasiada importancia, porque el agradecimiento me tiene que durar hasta el año que viene. O sea, que ahora empiezo, o, como aprendí cuando estudiaba latín, 'hodie, nunc coepi!'. Copio dos párrafos de mi último libro, porque con lo que me costó, me siento libre para copiar:

Un párrafo dice: "Hodie', porque, a lo largo de la vida, uno aprende que, o se empieza 'hoy' o no se empieza".

**Comentario. Empezar se puede hacer de dos maneras: a) empezando, o sea, arremangándose y poniéndose en el tajo; b) creando una comisión para que estudie el asunto; c) creando dos comisiones.

Me suelo fiar más de la posibilidad a).**

El otro párrafo: "Nunc', ahora, porque también a lo largo de la vida, uno aprende que cuando dices 'hoy' tienes que añadir 'ahora', para evitar ir retrasando, retrasando y llegar a las 12 de la noche, convirtiendo de este modo el 'hodie', hoy, en 'cras', mañana, o, peor aún, en 'perendie', pasado mañana, vocablos que he encontrado en un diccionario latino-español y español-latino de cuando yo iba al colegio".

Quizá porque lo de Dios no nos hace mucha gracia y para qué vamos a perder el tiempo agradeciéndole cosechas, nos hemos decantado por el Black Friday

Se acabó la copia y uno se pregunta a qué venía todo lo anterior. Pues venía a que hoy, ahora, tengo que empezar a dar las gracias, sin esperar a que se me olvide hasta el año que viene.

Vuelvo a copiar, ahora de internet. El Día de Acción de Gracias tuvo un origen religioso. Se trataba de dar gracias a Dios por la cosecha y otras bendiciones del año. Quizá porque llevamos una temporada en que lo de Dios no nos hace mucha gracia y por eso para qué vamos a perder el tiempo agradeciéndole cosechas, que tampoco hemos recogido, nos hemos decantado por el Black Friday, que es el día en que las cuentas de resultados de los negocios americanos se tiñen de negro, abandonando el rojo, que será muy bonito, pero que significa que estamos perdiendo dinero.

Sí que hemos visto que el teñirse de negro no era automático y que había que vender. Y hemos hecho descuentos y hemos hecho lo que hemos podido. Quizá las ventas del Black Friday pueden 'canibalizar' un poco las de Navidad, pero comprendo al comerciante que piensa que más vale pájaro en mano que 100 (hipotéticos) volando.

Foto: Campaña de recogida en Barcelona. (EFE)

Corto y pego: "El Día de Acción de Gracias es un buen momento para ser agradecido y apreciar lo que tienes".

Leo mis periódicos y mi 'Time'. Me parece que no estamos en condiciones psicológicas para dar las gracias. Pero en esos periódicos y en ese 'Time', hay noticias objetivas que me hacen dar las gracias.

1. En París pondrán una escultura de Jeff Koons que a algunos no les gustará, pero que alegrará la vista porque tiene muchos colorines.

2. Barcelona tendrá el superordenador más potente.

3. ESIC, una escuela de negocios, da la enhorabuena a los alumnos que se han graduado, a la madrina de la promoción, a los profesores y a mucha gente.

4. Se van a desclasificar secretos de Estado, con lo que podremos cotillear a pleno pulmón.

5. Hay muchas y muy buenas personas que cuidan a los que duermen en la calle.

6. Hay chistes.

7. Hay artículos muy buenos.

8. Hay noticias deportivas como siempre, buenas o malas, según.

9. ...

Y me he puesto a dar gracias. Porque también hay noticias menos buenas y algunas francamente malas.

Puede ser que me lo pase bien mientras voy cultivando la úlcera que me saldrá pronto en el estómago y voy estropeando la vida a los demás

Pero si no damos gracias por TODO, y nos amargamos refocilándonos en lo mal que están las cosas y en lo malos que son los demás y lo bueno que soy yo y cómo sufro y cómo voy a odiar a todo el que tenga la desgracia de cruzarse en mi camino; puede ser que me lo pase bien mientras voy cultivando la úlcera que me saldrá pronto en el estómago y voy estropeando la vida a los demás, que, comparados conmigo, no tienen derecho a nada.

'Hodie', 'nunc'. Hoy empiezo a dar gracias. Empiezo por dárselas a Dios, pero como habrá alguien que me dirá eso de que adónde vas, ignorante retrógrado, creyendo en Dios, que eso ya no se lleva; pues venga, vamos a dar las gracias a los que nos rodean, empezando por nuestra familia, siguiendo por los que trabajan con nosotros y, así, hasta el ayuntamiento de San Quirico, la Generalitat y el Gobierno central.

Como empecé el artículo ayer y hoy hay más noticias, leo que el botellón va a ser regulado por ley, para evitar que las niñas de 13 años se mueran de intoxicación etílica, como le ha ocurrido hace poco a una pobre cría.

Y el otro día, en la radio, me enteré de que vamos a conciliar por ley. Una de las razones es que en Europa los horarios son conciliadores.

Bajo mucho de nivel y llego al diputado al que, para llamar la atención y construir un personaje, se le ocurre una cuestión profunda: le pregunta a Rajoy si promueve con esmero el uso de preservativos. Pregunta cuyo planteamiento le ha debido costar neuronas y que nos indica que para ser diputado no hace falta ser el más avispado del barrio.

P.S. 1.

1. Pablo le ha acusado a Mariano de estar a las órdenes de Ángela, y Mariano le ha dicho que no ha recibido ni una y que si le ha dado órdenes a él, que lo diga "y le llamaré la atención".

2. Entiendo que dice que le llamará la atención a Ángela, cosa que, con todo respeto a Mariano, hace que me entre la risa y que esté a punto de poner el comentario que más abunda en nuestro chat familiar: jajajá, o jejejé.

3. Porque desde hace tiempo, TODOS sabemos que la que manda en España es Ángela. Y, además, TODOS sabemos que seguirá mandando. O sea, que cuando Pablo sea presidente y, para celebrarlo, se ponga esmoquin con pajarita y agarre una botella de cerveza para redondear la etiqueta, la que mandará será Ángela, cosa que sabemos TODOS, incluso Alexis, que lleva mucho tiempo obedeciendo en silencio, después de tantas idas y venidas, tantas vueltas y revueltas, sin ninguna utilidad, según la fábula de Iriarte.

4. Como decía Dante, a la entrada del infierno, 'lasciate ogni speranza voi ch'entrate'. Pues aquí, lo mismo: al entrar en la Unión Europea, 'lasciate ogni speranza' de que Merkel no salga elegida.

5. Porque yo, cuando digo Ángela, estoy diciendo Europa, entidad a la que, gracias a Dios, pertenecemos y a la que, gracias a Dios, obedecemos. Por tanto, si a alguien no le gusta personalizar en Ángela, porque no la encuentra suficientemente 'sexy', que cambie de canal y lea 'Europa'.

P.S. 2.

1. Día de Acción de Gracias. ¡A tantas personas y por tantas cosas!

2. A los que, llenos de buena voluntad, se creen que con leyes se resuelve todo: que los padres —únicos y exclusivos responsables de la educación de los hijos, incluido el botellón— cumplirán con su única y exclusiva responsabilidad; que los padres y las madres conciliaremos y nos ocuparemos 'full time' de la familia.

3. A Pablo, que con su intervención nos ha hecho mirar a Grecia, modelo de obediencia.

4. A Mariano, que con un poco de caradura, ha indicado a Pablo quién manda.

5. Y, para acabar, a Carmen Villar, a quien no conozco, que, en una carta al director de 'La Vanguardia', dice que "califica de inmoralidad el gasto desorbitado de las partidas presupuestarias destinadas al referéndum, a las numerosas y omnipresentes embajadas y a las estructuras de Estado" que se están montando en Cataluña y que Carmen ha descubierto que no son gratis y que eso lleva a "la situación en que se encuentra la sanidad pública catalana, en la que los facultativos y el resto del personal sanitario tienen que hacer malabarismos para atender, con la dignidad que se merecen, a todos sus pacientes".

6. ¡A ver si no necesitamos a Ángela y nos basta con que, en mitad del ruido, despliegue Carmen Villar su sentido común!

Con las prisas de mandar el artículo de El Confidencial los jueves, se me pasó que el jueves de la semana pasada se celebró en Estados Unidos el Día de Acción de Gracias. Lo sentí, porque en casa me enseñaron que "es de bien nacido el ser agradecido".