Es noticia
Menú
Los 'yoquieros' en los PGE
  1. España
  2. Desde San Quirico
Leopoldo Abadía

Desde San Quirico

Por

Los 'yoquieros' en los PGE

Este Estado de las autonomías es insostenible y se malsostiene a duras penas con el esfuerzo inaudito de los de siempre

Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante la presentación en el Congreso de los Diputados del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018. (Reuters)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante la presentación en el Congreso de los Diputados del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018. (Reuters)

Lawrence G. Lovasik era un sacerdote católico norteamericano. Siglo XX. Leo su libro 'El poder oculto de la amabilidad'. Me tropiezo con una frase:

"Desde un punto de vista humano, tampoco tú eres tan importante: te irás y, dentro de un siglo, nadie se acordará de ti".

Yo ya sabía que no era tan importante. Yo ya sabía que, dentro de 100 años, habrá Abadías que no tendrán ni idea de quién era su tatarabuelo, que no sabrán qué era El Confidencial y, puestos a decir toda la verdad, que no sabrán quiénes eran muchos fantoches que pululan hoy por nuestras calles.

Tampoco sabrán quiénes eran muchos hombres y muchas mujeres no espectaculares, que se mataron a trabajar, a sacar su familia adelante, a sacar su empresa adelante, a luchar por sostener la parte de los PGE que les afectaba —los impuestos—, y que sabían que cuantas más cosas —necesarias e innecesarias— se ponen en la columna de 'gastos', más hay que poner en la columna 'ingresos' y que, como acabo de decir, esos ingresos son los impuestos, porque de algún lado hay que sacar los euros. (Perdón por la parrafada).

Cuantas más cosas se ponen en la columna de "gastos" más hay que poner en la columna "ingresos" y esos ingresos son los impuestos

Esos hombres y esas mujeres temblarán al oír que estos Presupuestos:

1. Son expansivos.

2. Suben la dotación para pensiones.

3. Suben la inversión pública, aunque son insuficientes para los constructores.

4. Suben los salarios de tres millones de funcionarios.

5. Bajan los impuestos para tres millones y medio de ciudadanos.

6. Son las cuentas más políticas de Rajoy.

7. Están llenos de guiños sociales.

8. Son Presupuestos de izquierdas.

9. O, por el contrario, son Presupuestos neoliberales y casi, casi, inhumanos.

Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante la presentación de los PGE en el Congreso (Reuters)

He dicho que esos hombres y esas mujeres temblarán porque, una vez visto todo lo anterior, que les puede liar, leerán el sumario de un artículo de Miquel Puig en 'La Vanguardia':

"Parece prudente prever que en una década la presión fiscal habrá subido cuatro o cinco puntos".

O sea,

1. ¿Qué queréis, majos?

2. Yo quiero... yo quiero... yo quiero...

3. Pues lo vais a pagar.

Foto: El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, durante la presentación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018. (Efe)

Mientras tanto, Bruselas nos recuerda que el déficit = gastos menos ingresos no puede ser mayor que el 2,2% del PIB, o sea, 22.000 millones con el redondeo que utilizo (PIB = un millón de millones de euros). Y nos recuerda también que la deuda pública no puede pasar del 60% del PIB (600.000 millones) y que ahora está en el 100%, y que los intereses presupuestados son de 31.000 millones, y que el día en que a Draghi se le ocurra dejar de prestar al 0%, la hemos fastidiado.

Por tanto, para equilibrar los 'yoquieros', algo habrá que hacer y ese algo puede ser una de tres cosas, o dos, o las tres a la vez:

1. Recortes.

2. Privatizaciones.

3. Impuestos.

Y a no quejarse, porque:

1. Descubriremos, una vez más, y van..., que cada 'yoquiero' no es gratis.

2. "Las tensiones territoriales exigirán dedicar más recursos a las comunidades autónomas". (El sentido común, en boca de Miquel Puig).

3. La presión fiscal todavía es más baja que la más habitual al norte de los Pirineos, en eso que se llama Europa, a la que pertenecemos. (Miquel Puig, otra vez).

Resumen: que muchos españoles ya son mayorcicos y saben lo que cuestan todos los 'yoquieros' y quién los paga.

Los de siempre.

Foto: Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, y el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, el pasado 11 de julio en el pleno. (EFE)

Martí Saballs, en 'Expansión', dice una frase que debería colgarse en todos los despachos y en todos los cuartos de estar de todas las casas de España:

"No hay más cera que la que arde".

Pues eso.

P.S.

Y si dentro de la cera que arde mirásemos cuántas comunidades autónomas sobran o cuántas comunidades autónomas están montadas como si fuéramos ricos, descubriríamos lo que ya sabemos: que este Estado de las autonomías es insostenible y que se malsostiene (¡?) a duras penas con el esfuerzo inaudito de los de siempre.

Lawrence G. Lovasik era un sacerdote católico norteamericano. Siglo XX. Leo su libro 'El poder oculto de la amabilidad'. Me tropiezo con una frase:

Presupuestos Generales del Estado